Deseos de Cosas Imposibles

on martes, agosto 29, 2006


Todos los Sábados aprovecho para hacer limpieza general en mi casa y tengo la costumbre de poner un disco o escuchar la radio mientras lo hago. A veces desde que me levanto, ya tengo la idea de cual disco pondré mientras realizo mis actividades del día y otras, simplemente elijo uno al azar.

El fin de semana que acaba de pasar, le tocó el turno a “Lo Que te Conté Mientras te Hacías la Dormida” de La Oreja de Van Gogh (un grupo de pop que me fascina incluso desde mucho antes de que fueran famosos), y ese disco, a parte de ser uno de los que más me gustan de la discografía de ellos, contiene una canción que se titula: “Deseos de Cosas Imposibles”, que si bien me gusta mucho, porque pienso que en un futuro no muy lejano a mi me podría pasar lo que describe la letra, esta vez me hizo pensar no en lo que dice la canción y en que yo me identifico con ella, la cuestión se fue por otro lado y creo que fue la primera vez que las 4 palabras que integran el título de la canción me llevaron a alucinar y a pensar más en cosas materiales.

Todos a lo largo de nuestra vida, siempre anhelamos tener “objetos”, “cosas”. La lista puede variar conforme vamos creciendo con la edad, pero el caso es que siempre y a pesar de que la vida nos puede dar la oportunidad de alcanzar algunas de ellas, siempre seguimos deseando tener “algo” y en ese sentido estoy segura que todos, en mayor o menor medida hemos “fantaseado” cuando alguien nos pregunta: ¿qué harías tú si un día te sacaras la lotería?

Ese fue el cuestionamiento que me vino a la mente, el Sábado que estaba escuchando a “La Oreja de Van Gogh”. La verdad yo nunca he sido una mujer que aspire a tener dinero o a poseer grandes cosas, puesto que me gustaría más llegar a ser alguien que a base de trabajo va encontrando los medios para ir logrando sus metas; pero volviendo a la canción me quedé pensando en que si de “Objetos Materiales” se tratara, en este momento de mi vida, esta sería mi lista de “Deseos de Cosas Imposibles”:

1. Un Vocho: Recién acabo de aprender a manejar, y aunque el carro que tengo ahorita es muy cómodo, siempre he soñado con tener un VW y si es convertible, mucho mejor.

2. Una cámara digital: Yo odio salir en fotografías, pero de 3 años a la fecha, y también a raíz de tener el blog, tomé conciencia de que una buena cámara fotográfica sería una magnífica “aliada” para contar en imágenes todas esas historias que tengo pendientes por compartir y también para “atrapar” momentos, trocitos del tiempo que también cada día tengo mucho más presente, no espera ni se detiene por nadie.

3. Un par de boletos de avión (viaje redondo para conocer Europa e Italia): Ese es mi sueño más anhelado (conocer algunas ciudades de Europa y todo Italia de “Mochilazo”), y serían 2 boletos porque sigo deseando con todo el corazón hacerlo en compañía de la única persona que de verdad he amado en mi vida, y aunque la realidad me indica que ese viaje lo haré completamente sola, hace poco estaba pensando en que sin importar si es así o de plano no existe en ningún lugar de este mundo la persona que de verdad será el amor de mi vida, ese viaje yo lo haré, así sea dentro de diez años… Esa es la única ilusión que me mantiene ahorita y el día que lo haga para mi será el logro más grande que consiga en mi vida.

4. Una guitarra: Este es quizá el sueño más inalcanzable, porque a pesar de que ya tengo una guitarra muy bonita y que valoro mucho (no sólo porque en ella he aprendido lo “poquitito” que se de música, sino porque me regalaron mis papás hace como 3 años), la guitarra que deseo ahora no es una guitarra cualquiera, es nada más y nada menos que LA GUITARRA DE SORAYA que está en la foto.

Soraya tenía una gran colección de guitarras, pero desde la primera vez que la ví cantando con la que aparece en la foto, me quedé embobada. Obvio que de todas las cosas que deseo, esta es la única que realmente es un imposible, porque me imagino que sus instrumentos difícilmente quedarían en manos de alguien externo a su familia… Pero sería padrísimo si existiera la posibilidad al menos de tener esa guitarra aunque fuera prestada, tocar alguna canción en ella y sobre todo, que honor y que vibra tan especial tendría hacerlo en una guitarra como esa.

Esas 4 cosas son lo único que yo pediría o lo único que trataría de conseguir para mí si llegara a tener dinero, con lo que me sentiría profundamente feliz, aunque creo que “la felicidad” que te da el poseer objetos materiales dista mucho de la plenitud total que experimentas a través de cosas que no son tangibles y la vida te va regalando casi a diario o en determinados momentos de tu vida…

¿Y tú tienes deseo de cosas imposibles?

Soraya: "Con Las Cuerdas Rotas"

on domingo, agosto 27, 2006


Han pasado ya casi 4 meses desde que Soraya falleció… Parece mucho tiempo cuando se hace referencia a la velocidad con que transcurre el tiempo y parece tan poco, cuando se piensa en que era una mujer muy joven, muy hermosa, súper talentosa, llena de vida y la que (por más que se intente “hacerse a la idea”) de que su vida cumplió con un objetivo y terminó justo cuando Dios determinó que así fuera, para todos los que la admiramos y la tenemos presente a diario, es difícil entenderlo, porque sabemos que aún le faltaban muchas cosas por hacer.

A pesar de que ya no está físicamente, en todo este tiempo, no han dejado de surgir noticias sobre ella. Las dos compañías disqueras a las que perteneció han editado hasta la fecha 2 ó 3 discos que recopilan algunos de sus éxitos y que para los que somos fans y tenemos la discografía completa, son interesantes sólo por las fotos incluidas en los “booklets” (el librito que acompaña a los CD´s originales) y porque incluyen algunos de los videos de Soraya (que no son tan fáciles de conseguir); pero de todo el material póstumo que ha surgido, (más el que está por salir –incluídas las composiciones que realizó para otros cantantes-), quizá lo más valioso y lo que todos estamos esperando con “ansia loca” es el libro autobiográfico que se titula: “Con Las Cuerdas Rotas”.

Aún no se ha confirmado la fecha oficial para la salida de este libro, pero la semana pasada, a través de los chavos del foro oficial, me enteré que la revista “People” en español, publicó en la edición de Agosto un extracto del libro y por eso quise compartir la transcripción de esa nota en el blog, pensando también en aquellos fans que como yo no pudieron conseguir la revista.

A mi en lo personal, leer esto me puso “la carnita de gallina”, porque si ya desde siempre la había admirado como persona y como artista, entre más descubro detalles de Soraya, más la admiro y reafirmo que no me equivoqué al percibirla como una persona que a pesar de que en apariencia era tan normal como cualquier otra persona (con defectos y virtudes), logró darle un sentido a su vida a través de la música y más aún: convertirse en un ejemplo de vida para muchos de nosotros.

Aquí la nota de la revista “People” y espero que los haga reflexionar tanto como a mi.

Esperemos que el libro se edite en México y ojalá se publique antes de que termine este año.

****************************************************

“SORAYA ADIOS”
Por: Armando Correa


La cantante colombiana, en un arranque de valentía, dejó antes de morir sus memorias, “Con Las Cuerdas Rotas”.
People en Español publica en exclusiva unos fragmentos.

Poco antes de morir y tal vez conciente de que el final se acercaba, la cantante colombiana dejó una carta a sus fans.
“Mi jornada hoy día no es fácil, pero quiero que sepan que su apoyo incondicional ha estado siempre en mi corazón”. Dictó con cierto pesar.

Por suerte, no sólo fue una carta lo que Soraya dejó. Junto con sus canciones, Soraya, de 37 años, pudo escribir “Con Las Cuerdas Rotas”, sus memorias, algunos de cuyos fragmentos les ofrecemos en exclusiva.

Su muerte, sorpresiva para muchos, fue el final de una batalla contra el cáncer de seno que le fue diagnosticado cuando sólo tenía 31 años.
Su madre, su abuela y una tía, también murieron de esa enfermedad.

Desde el primer momento Soraya hizo pública su batalla y se convirtió en un estandarte para las mujeres hispanas, así como una de las portavoces de la fundación de cáncer de seno Susan G. Komen.
Su objetivo, educar sobre la importancia de la detección temprana de este mal.

Así fueron sus últimos años. Mientras libraba su propia batalla, componía y cantaba, Soraya se fue apagando rodeada de sus familiares y amigos. Tres semanas antes de morir, por su casa en Miami, Fl. desfilaron los más cercanos y los que eran músicos cantaron para ella.

Un día soleado de primavera, al comienzo de la mañana, Soraya se despidió.
Eran las 8:15 am del 10 de Mayo. Su representante: Joyce Fleming, y su publicista, Róndine Alcalá, aclaran que el dolor estaba bajo control y que Soraya “estaba lúcida y despierta hasta el último momento” e insistió en “permanecer hasta el final a cargo de todas las decisiones”.

Esta fue una de ellas, dejar a su público sus memorias:

“Aunque estar viva se ha vuelto mucho más complicado, vivir se ha vuelto más simple en cada minuto. No es fácil organizar tu vida en torno a citas médicas, horarios de tratamientos, pruebas y efectos secundarios. No es fácil tratar de hallar la forma de hacer lo que quieres y debes hacer, por encima de las limitaciones que intentan retenerte.

No es fácil oír a tu médico decir que otro medicamento ha fallado para controlar el cáncer. Pero se ha vuelto fácil reír con un amigo, disfrutar de una comida deliciosa, bailar, tomarse de la mano, sentir el césped bajo los pies descalzos y caminar en él. Esos son los momentos más valiosos. Momentos para ser, simplemente ser. Esos intérvalos de tiempo se han convertido en lo que más atesoro.

Posibilidades, Esperanzas. Son las que hacen que esto sea llevadero y me permiten creer. Acaricio la posibilidad de poderme recuperar. Me regocijo con la posibilidad de que toda esa mezcla que hay en mi me haga evolucionar para ser una mejor persona de lo que era hace unos minutos.

Existe la posibilidad de que todo cuanto he vivido, lo hermoso y lo difícil, hayan sido bloques de construcción y que ninguna experiencia ni ningún momento de mi vida en este mundo hayan sido en vano. Y la esperanza. Bueno, ¿Qué queda cuando se termina la esperanza? Sin esperanza nada tiene un propósito. Incluso cuando se tiene una buena vida colmada de felicidad y realización, la esperanza es la que nos empuja para hacer que todo esto dure lo máximo posible.

La esperanza es la que nos hace continuar luego de haberse roto el equilibrio perfecto, permitiéndonos creer que quizá volveremos a reposar en él.

A medida que mi cuerpo se desgasta más y más, y que mis acciones requieren mayor revisión, mis pensamientos se vuelven más vivos y me parece entender todo mejor.
Cuanto más dolor físico enfrento, más debo adentrarme hacia mi misma para hallar la forma de manejarlo y no simplemente rendirme.

Al mismo tiempo, a medida que aumenta el número de mis actividades habituales que ya no puedo hacer, parece como si hallara otras igualmente agradables o incluso más satisfactorias. ¿Qué más da entonces si ya no puedo correr tres millas? Puedo nadar, puedo hacer estiramientos. Y si ya no puedo ir a un gimnasio a levantar pesas, puedo en cambio alzar a un bebé y sostenerlo en mis brazos.

Pero a veces es mucho lo que hay que soportar. Las lágrimas caen de mis ojos cansados porque el dolor dificulta hasta la respiración. Detesto la idea de tomar medicamentos para el dolor. Así que a veces soporto más de lo debido. A veces simplemente grito a todo pulmón. Grito, doy puñetazos y hago ruidos, como un eco de ira sin sentido que se agita en mi interior. Gruño hasta hallar alivio para este monstruo.

Lo que se siente es espectacular. Siempre he sido tranquila, y hallar esa voz que grita ha sido un verdadero progreso. Cada día encuentro la forma de liberarme más y más del molesto peso de mi cuerpo físico. Al mismo tiempo me aferro a mi propia alma, puesto que ella se ha convertido en mi única verdad.

Cuando estoy allí no siento restricciones. Es la liberación de todas las liberaciones.
¿Qué temor puedes albergar cuando has hallado tu camino hacia lo que será tu máximo estado?
Ahora estoy viviendo desde lo interno. No importan las opiniones de los demás. Mientras esté de acuerdo con mi voz interna, todo está bien. Ya no soy quien creí ser, pero diariamente estoy más cerca de ser la mujer que creo poder ser.

Tras haber sido una persona realizadora durante toda mi vida, he tenido que aprender y reaprender muchas cosas. La más importante es que la vida tiene sus propios planes y que depende de nosotros estar a tono con ellos.

Las metas y los logros son en su mayor parte creaciones artificiales inventadas para organizar nuestro tiempo y energía.

Vivir en aras de la vida misma es la máxima realización posible. No por eso soy ingenua. Por supuesto que sé que hay que ganar dinero, pero he visto una y otra vez que lo que irradies, esa energía, ese amor que proyectes, regresarán a ti. Te convertirás en la persona que crees poder ser, no en la que supones que deberías ser”.


-Soraya Lamilla-
People en Español
Edic. Agosto, 2006.

Experiencias Espirituales

on jueves, agosto 24, 2006

En las últimas semanas he leído más cosas que las que por voluntad propia he escrito y supongo que más allá de la costumbre arraigada desde hace tiempo de estar leyendo siempre algo, es también el hecho de que leer cualquier cosa que encuentre, acerca de lo que sea y sin importar si es bueno o es malo, sirve al menos durante las últimas horas del día para olvidarme y dejar de pensar solamente en mi.

De dos años atrás a la fecha, varios han sido los libros que me han acompañado durante “los ratos muertos” (cuando casi no hay trabajo) y durante las madrugadas le han robado horas a mi sueño (de por si nunca me duermo temprano), todos han llegado hasta mis manos ya sea porque alguien se ofrece sin que yo lo pida a prestármelos, algunos me los envían por correo electrónico, otros los he encontrado en internet, pero el caso es que siempre cuando apenas estoy a punto de terminar un libro, o lo termino, como por arte de magia uno nuevo por leer aparece para “sumarse” a la lista.

Hace un rato estaba pensando en que no se si será simple casualidad o que de verdad es cierto eso que dicen relacionado con la idea de que nada te llega al azar y que hay cosas que recibes justo en el momento en que las necesitas, pero curiosamente en las últimas semanas y más en específico en los días posteriores al sueño del Angelvarios de esos libros que me han llegado, están muy relacionados con temas de espiritualidad, meditación, la interiorización personal, reiki, sobre los ángeles, tanatología, etc. y lo más sorprendente es que me “Reencontré” así como si nada con 2 libros que en particular había buscado hasta por debajo de las piedras y de pronto, así de la nada y de la forma más simple llegaron hasta mi.

Yo siempre he pensado –acerca de mi misma- que no soy una persona “mala”, pero tampoco soy una persona “buena”, porque nunca he hecho nada en mi vida que pueda beneficiar a alguien. No lo niego tampoco y toda esa información que recibo, reconozco me ha ayudado muchísimo (sobre todo en los días ordinarios cuando las dudas me abruman y no le encuentro mucho sentido a mi vida).

También en ese lapso llegó hasta mi blogger una persona y a través de un grupo de yahoo he mantenido contacto “cibernético” con otra más -que al igual que la primera que mencioné- sabe mucho más acerca de esos temas. Ayer en particular, terminé de leer el libro que una de ellas me hizo llegar y yo creo que he estado pensando lo suficiente en el tema, que hará cuestión de una hora me acordé de pronto de las únicas 2 experiencias “espirituales” que he tenido en mi vida.

No sé si sea lo adecuado llamarlas así, primero porque sé que ese tipo de cosas le suceden únicamente a las personas que tienen cierto grado de espiritualidad, han pasado por años de preparación y son más receptivas a ese tipo de manifestaciones; pero algunas cosas de las que he leído me hicieron recordar de pronto esas dos experiencias que sin importar si son “espirituales” o no, para mi fueron significativas, primero, porque nunca más en mi vida me ha vuelto a pasar algo semejante y porque las emociones que experimenté en esas dos ocasiones, tampoco las volví a sentir jamás.

La primera de ellas sucedió hace ya varios años, (yo creo que tendría yo como unos 22 ó 23 años), todavía estaba en la universidad y en ese entonces a Miriam (quien es una de mis mejores amigas todavía) se le ocurrió que nos metiéramos al curso de confirmaciones. Ya 1 año antes habíamos intentado recibir ese sacramento, pero en aquella ocasión la intención más bien era meternos al grupo de jóvenes de la iglesia, porque uno de los coordinadores era José Luis, el chavo que me gustaba desde que yo era niña y con el cual me volví a encontrar en la época de la prepa, (pero bueno, ya estoy divagando y esa es otra historia)… El caso es que no terminamos el curso y casi más de un año después a Miriam se le volvió a meter en la cabeza la idea de que entráramos al curso de confirmación y pues aunque yo fui prácticamente a “rastras” a inscribirme con ella, la experiencia resultó muy enriquecedora..

No recuerdo la verdad cuanto duró el curso, sólo sé que me marcó y me hizo comprobar que “Dios” de verdad existe, fue la experiencia que yo en lo personal viví en el retiro que se organizó como actividad final del curso de confirmaciones y que fue precisamente un fin de semana antes a la fecha de la confirmación.

Para los que han estado en un grupo de jóvenes en la iglesia (independientemente de la religión), saben que ese tipo de cursos por lo regular duran todo un día (o varios días) y casi siempre se llevan a cabo en lugares fuera de la ciudad o por lo menos en un lugar aislado.

En nuestro caso fue sólo un día entero de curso y en un lugar muy grande dentro de la misma ciudad y pues la intención del “Retiro” como su mismo nombre lo indica, es permanecer aislado y sin distracciones previo a la preparación para recibir el sacramento de la confirmación.

Tal vez sonará aburrido o mucha gente se imagina que en ese tipo de cursos te la pasas todo el día rezando, pero no, la verdad es que estuvo muy padre, el curso lo dieron jóvenes y consistió en diferentes pláticas acerca de cosas que vives en el mundo real como chavo, y que poco a poco te van haciendo darte cuenta de que la presencia de Dios puede ir más allá de la imagen de un cristo crucificado, el hombre que hacía milagros en los pasajes bíblicos y que pude ser un personaje más real y mucho más cercano a tu vida.

Eso fue lo que yo aprendí en ese curso, y lo que en concreto me hizo confirmar la existencia de un ser superior fue que justo un día antes de que el retiro se llevara a cabo y estando yo en mi casa ya acostada, pero todavía sin dormirme (puesto que aún no era muy tarde), de pronto algo me hizo cambiar mi posición habitual de permanecer acostada de lado y de frente a la pared, porque a pesar de que la habitación estaba oscura, mi visibilidad en medio de la penumbra era bastante buena y “sentí” claramente como “algo” o “alguien” se inclinó similar a cuando a tu cuarto llega a visitarte alguien cuando ya estás acostado y como sólo está ahí momentáneamente, en lugar de buscar una silla o un lugar para sentarse arriba de tu misma cama, se apoya en cunclillas para quedar a la misma altura que tú y platicar así contigo.

Sea lo que haya sido que llegó a mi cuarto en esa ocasión, eso fue lo que hizo. Yo lo sentía muy, muy cerca, sabía que estábamos prácticamente cara a cara y aunque él o ella (no sé que era) se quedó mucho rato mirándome (similar a como cuando ves dormir a un niño), yo no sentí en ningún momento miedo.
Al contrario, me sentía súper tranquila y hasta contenta, porque a pesar de que en ningún momento pude verlo, algo en mi interior me hacía saber que esa persona me estaba sonriendo.

Permanecimos así durante algunos minutos, prácticamente viéndonos a los ojos y luego sentí perfectamente como pasó a sentarse en la orilla de mi cama y aunque yo me dormí al poco rato, casi estaba segura que ahí iba a permanecer hasta que el amaneciera otra vez.

Obvio que al despertar no la vi, pero fue una sensación extraña y hermosa al mismo tiempo, cuando sabes que a pesar de que se haya ido, alguien estuvo ahí velando tu sueño (eso yo solamente lo he hecho por una persona y quizá sea que ese tipo de detalles desde niña para mi sean importantes e invaluables), no sé si era un ángel, no se si era Dios, no se si era lo que los metafísicos llaman “guía espiritual”, pero de lo que si estoy segura es de que fue la primera vez en toda mi vida que experimenté una tranquilidad y una paz inmensa y no fue un sueño o una alucinación porque sucedió cuando yo aún estaba despierta.

La segunda experiencia me pasó exactamente al siguiente día, en la parte final del curso de confirmación, hubo un ejercicio muy fuerte de oración. Yo estaba al igual que todos los otros chavos que tomamos el curso, en un salón muy grande y la dinámica consistía en que tenías que concentrarte para hacer una oración final en silencio.

No sé que me pasó, pero en el transcurso de ese ejercicio y a pesar de que escuchaba todo lo que estaba diciendo la persona que estaba dando las indicaciones caí en una especie de sueño profundo. Tal vez me relajé demasiado, pero me sentía demasiado tranquila, no estaba pensando en nada, me olvidé de todo, perdí la noción del tiempo; lo único que recuerdo es que escuchaba a los chavos del coro de la iglesia que estaban tocando (lo cual me hizo suponer que el ejercicio ya había terminado), y de pronto sentí que alguien posó sus manos sobre mis hombros.

Cuando eso sucedió, supuse que era la chava que era la coordinadora del grupo donde yo estaba, y como varios de los ejercicios de los grupos de confirmación me tocó realizarlos con ella, supuse que en esa ocasión tal vez los coordinadores les habían pedido que nos acompañaran en esa última dinámica y por esa razón ni siquiera me esforcé en abrir los ojos para cerciorarme de que era ella. Me bastó con sentirme “acompañada” y nada más.

Al terminar el ejercicio, y sintiendo aún las manos puestas sobre mis hombros yo ya estaba más conciente, así que cuando el chavo que estaba dando las indicaciones nos pidió que nos incorporáramos para pasar a la última parte del curso de confirmaciones, lo primero que hice fue abrir los ojos y voltear hacia atrás para darle las gracias a mi coordinadora por haberme acompañado en ese ejercicio y grande fue mi sorpresa que al hacerlo, descubrí que atrás de mi no estaba ABSOLUTAMENTE NADIE y fuera del extremo izquierdo y a unos cuantos metros de distancia de la silla que yo ocupaba, solamente estaban los chavos del coro…

No se lo dije a nadie (y en todo este tiempo creo que tampoco se lo había contado a nadie), y aunque han pasado ya muchos años desde entonces, en todo este tiempo y sobre todo en los momentos difíciles, acordarme de eso y de las sensaciones y sentimientos que experimenté en esas dos ocasiones, me hace pensar que -como ya dije- eso fue lo que me hizo comprobar que de verdad Dios existe y que aunque con frecuencia me siento perdida y tengo aún muchas dudas respecto al rumbo que está tomando mi vida, siempre que pienso en eso, algo me hace saber que a pesar de que todo es tan incierto, las cosas en verdad van a estar bien.

A lo mejor alucino y no era Dios, a lo mejor tampoco era un ángel, quizá fue sólo que en el tiempo que duró el curso de confirmaciones estuve muy receptiva a nivel emocional y que la oración, (y sobre todo si se hace en forma colectiva) al final no es más que la energía de muchas personas enfocada a una misma cosa y eso trae como reacción consecuente experimentar o materializar a nivel físico algo como el sentir apoyadas las manos de alguien sobre ti.

Yo no soy nadie para afirmarlo o desmentirlo, sólo sé que la sensación de irme a dormir con el “corazón lleno” solamente la he experimentado al estar enamorada y por primera vez cuando eso me sucedió.

Ahora mismo, en este momento de mi vida, me encantaría volver a sentir eso, vivir como en esos días en que mucha gente me llegó a decir que notaba en mi algo diferente, que parecía otra persona, porque aunque en la actualidad sigo creyendo en Dios, y la religión la veo como una de las herencias más importantes que me han dado mis padres, gracias a que eso ha contribuído mucho a mi formación como persona, siento también que me hace falta hacer algo para que mi fe sea mucho más grande, como si necesitara “nutrirme” para poder crecer más a nivel espiritual.

Yo creo que eso es lo que de modo inconsciente busco en todos esos libros que he estado leyendo, que nada es casualidad y quizá toda esa información que me ha estado llegando no sea más que una señal inequívoca de que necesito realizar un cambio radical en mi vida… Igual alucino y no es nada más que coincidencia, pero bueno, sea como sea, hoy me acordé de eso y no lo niego, aunque sé que Dios está presente en muchas de las cosas que me rodean, veces me gusta imaginar, pero sobre todo me gustaría mucho más sentir que Dios es un personaje menos “celestial” y si mucho más real en mi vida.

Cosas Que Duelen

on jueves, agosto 17, 2006


La niña de la foto se llama Joseline, tiene 4 años de edad y desde la semana pasada (sobre todo el Domingo) he estado pensando muchísimo en ella.

Joseline se perdió la semana pasada, su foto apareció en todos los medios de comunicación locales y conmovió a la comunidad juarense (recordemos que aunque ya ha pasado poco más de 1 año el caso de Airis Estrella nos ha dejado a todos consternados para siempre), y en el caso de Joseline, a la par de la preocupación por su desaparición, fue triste enterarse de que ella, al igual que sus otros 4 hermanos de 7, 5, 2 y dos meses de edad respectivamente, por tratarse de una familia humilde, estaban viviendo en condiciones muy precarias en la colonia Rancho Anapra.

La mamá de Joseline, tiene 22 años, trabaja en la barra de un bar de la zona centro de esta ciudad y hasta antes de la desaparición de la niña, salía a trabajar durante la mayor parte del día dejando a todos sus hijos al cuidado del mayor de todos que tiene apenas ¡7 años!

Durante casi toda la semana pasada, las autoridades estuvieron buscando a Joseline, -como siempre pasa en estos casos-, había varias versiones relacionadas con la desaparición. Estaba el testimonio de un vecino que decía que la había visto caminando sola en la calle, otros que la habían visto salir durante la madrugada en compañía de uno de sus hermanos a la letrina, y no sé si debido a algunas contradicciones en las que incurrió la mamá de Joseline luego de reportarla como desaparecida, uno de los falsos rumores y que tristemente demostró la falta de preparación y la ineptitud de las autoridades locales que decidieron seguir como una de las líneas de investigación el rumor relacionado con la idea de ir a escarbar en su casa (porque hace algún tiempo a un niño extraviado lo encontraron después de varios meses después enterrado en su propia casa).

Gracias a Dios, el caso de Joseline no fue ese y tras 5 días de intensa búsqueda y en la que la Procuraduría de Defensa contra el Menor se llevó a los demás hermanos de Joseline a un albergue.
El Domingo, poco después de las 2 de la tarde, en un canal de televisión local interrumpieron la programación para informar que Joseline fue localizada con vida.

Yo estaba en mi casa viendo una serie, y en una de esas que estaba cambiando de canal mientras pasaban los comerciales, se me estrujó el corazón cuando el reportero de Televisa Juárez estaba transmitiendo en vivo desde una “zona muerta” de la ciudad, bastante alejada, donde ya no hay nada de casas y a la cual solamente hay acceso a través de vehículos todo terreno o bicicletas.


Ahí estaba Joseline, la encontró uno de los trabajadores que ayudaban en las tareas de limpieza y acondicionamiento de la zona para la tradicional carrera ciclista “Chupacabras”, y que cuando lo entrevistaron dijo con la niña en brazos que la vio desnuda caminando en medio de la maleza.

Él la rescató de inmediato y recurrió al grupo de ciclistas, quienes le brindaron los primeros auxilios a la niña que durante más de 36 horas estuvo en ese lugar sola, sin comer, expuesta durante el día a las intensas temperaturas del desierto, al posible riesgo de picaduras de insectos o víboras, y tal y como la misma niña lo describió: durmiendo sobre en una piedra arriba de un cerro, cubriéndose durante la noche con el mismo vestido que llevaba puesto y de la intensa lluvia que cayó durante la madrugada del Sábado.

Escuchar eso de una niña de 4 años le duele hasta la persona con el alma más dura. Para mi fue impresionante ver como la niña se aferraba a los brazos de la persona que la rescató.
En los primeros minutos después de ser localizada, fue llevada a la casa de una familia muy humilde (que es la única cercana y se encuentra a 45 minutos caminando desde el lugar donde Joseline estaba), ahí le prestaron ropa y ella se quedó profundamente dormida mientras los ciclistas del grupo “Chupacabras” intentaron por todos los medios de establecer contacto con alguna ambulancia, porque irónicamente en esa zona la falta de señal de los celulares dificultó la comunicación.


¿Cómo llegó hasta ahí Joseline?. La niña dice que “Papá José” la llevo hasta esa zona en un auto, luego, (me imagino que cuando el vehículo ya no pudo continuar), ambos se bajaron para seguir el camino a pie, versión que fue confirmada por algunos lugareños quienes afirmaron que la noche del viernes vieron pasar a un hombre con una niña en brazos que además de haber dicho ser el padre de la niña, expresó que ambos se encontraban dando un paseo por el lugar…. ¿Paseo, en una zona inaccesible y deshabitada?

Sea como sea, Joseline se quedó ahí, ella dice también que “Papá José” le dijo que lo esperara mientras él iba a conseguir comida, pero ya no volvió.

Hasta ahora no se ha podido localizar ni se sabe tampoco si el tipejo que dejó ahí abandonada a la niña, de verdad era su padre. Gracias a Dios, los ciclistas pasaron por ahí el Domingo, Joseline pudo ser rescatada y tras un par de días de estar internada en el hospital general se determinó que no sufrió ningún tipo de abuso sexual y se recuperó de la deshidratación, la desnutrición, los piquetes de mosco y las quemaduras de primer grado que le ocasionó el haber estado expuesta al sol durante tantas horas.

A casi una semana de haber sido encontrada, Joseline salió ya del hospital y en este momento al igual que sus hermanos se encuentra en el albergue del DIF, y aunque la madre de los niños aún no ha perdido la patria potestad de sus hijos, tendrá que someterse a terapias (puesto que al parecer no quiere reconocer la gravedad del caso ni el daño físico y mental que sufrieron los niños durante todo el tiempo que permanecieron solos); hecho que está propiciando que la Procuraduría de la Defensa del Menor planee ya interponer una demanda con el propósito de retirarle legalmente la patria potestad bajo el cargo de omisión de cuidados.

Es triste reconocer que casos como el de Joseline son más comúnes de lo que pudiera pensarse. En esta ocasión podemos decir que fue un verdadero milagro que la niña fuera encontrada y sobre todo con vida, así como también, el que situaciones como esta se estén presentando con mayor frecuencia cada vez, es algo que preocupa y duele de verdad.

Yo en lo personal he estado pensando en esa niña durante casi toda la semana, porque a pesar de que afortunadamente ella está bien, me preocupa mucho el hecho de tomar conciencia que ella tiene exactamente la misma edad de mi sobrina Evelyn y por esa razón sé exactamente como son los niños en esa etapa: (ya hablan perfectamente, se dan cuenta de todo y son como “pequeñas personitas” ya con una personalidad bien definida que te inspiran una ternura impresionante y te sorprenden con las cosas que te dicen) y más que nada por eso no me cabe en la cabeza como pueden existir personas que sean capaces de hacerle daño a una criatura tan frágil, que todo, absolutamente todo lo que hagas –sea bueno o malo- lo absorbe como si fuera una “esponjita”.

Sé que nada justifica el descuido de la mamá de estos niños y aunque es muy fácil juzgar y señalar, ponerse “en los zapatos” de ella como madre tampoco es nada fácil, sobre todo cuando se trata de entender que muy probablemente es el único apoyo que esos niños tienen y ella, tiene que buscar la forma –sea cual sea- para poder mantenerlos.

Por esa razón más que nada, quizá lo que ella necesitaría por parte de las autoridades sería no una demanda, sino apoyo para encontrar un mejor trabajo y ofrecerle así a sus hijos una vida digna.

Eso es por un lado y me preocupa en sobremanera lo que será más delante de Joseline y sus hermanos (que lo más probable es que los separen y sean dados en adopción), pero con la preocupación general tampoco se gana nada y esto sobre todo, me lleva a pensar en que a pesar de que a todos nos consternan y nos indigna que pasen cosas como estas, ninguno de nosotros hace nada para tratar de evitar que sucedan.

Creo yo que no se necesita ir a meterte a un albergue como voluntario (que no es mala idea y yo lo he estado considerando desde hace muchos meses atrás porque eso está relacionado con una promesa que tengo pendiente de cumplir desde hace tiempo), pero creo que dada la situación de inseguridad que se está viviendo (no sólo en Cd. Juárez), las personas que tenemos niños en casa, además de estar al 200% pendientes de ellos (de no quitarles la vista de encima ni un segundo y no dejarlos ir solos ni al baño), podemos hacer mucho si estamos pendientes también de los niños que viven cercanos a nuestra casa y que no son de la familia.

En el caso de Joseline, ella y sus hermanos permanecían solos durante la mayor parte del tiempo porque su madre tenía necesidad de trabajar, pero en las casas cercanas (como lo vi en la televisión) había varias señoras madres de familia que bien pudieron haber evitado que algo así pasara y eso no significa que tengan que cargar con responsabilidades que no les corresponden, pero creo que tampoco nada le hubiera costado a alguna de esas personas, dedicar un espacio de su tiempo para ayudar y estar pendiente de esos niños, compartir con ellos un poco del cariño, la atención y la comida que a diario brindan a su familia.

Eso podría ser lo que con toda seguridad podría hacer la diferencia, puesto que siempre esperamos que las autoridades sean las que se encarguen de resolver todo y se ha comprobado ya más de una vez que en la actualidad, es mucho más eficaz la unión y el trabajo en equipo de todas las personas que viven en una misma colonia, pero todos somos tan egoístas que mientras nuestra familia “esté bien”, con tal de no meternos en problemas, nos mostramos indiferentes ante las circunstancias de otras personas que quizá no han sido tan afortunados y necesitan de alguien que en lugar de juzgarlos los ayude.

Esa es la reflexión que me queda después de casi una semana de que ha sucedido todo esto, y que espero me ayude a no olvidar que tengo que buscar la forma de cumplir mi promesa y contribuir de la mejor forma posible en todo esto. Pienso también en que así como fue un verdadero milagro que Joseline fuera encontrada y de que es evidente que Dios estuvo con ella, protegiéndola durante todas esas horas en que permaneció sola en un lugar tan inhóspito, Él mismo sea quien permita que nada de esto afecte su desarrollo y le regale al igual que a su familia, la posibilidad de permanecer todos juntos y disfrutar de una vida feliz y mejor.

Ojalá que así sea.

Cuestionario Para el Blog

on miércoles, agosto 16, 2006

Tere me lo pasó el fin de semana pasado… Pixie se me adelantó, y además de contestarlo me incluyó en su lista de “blogueros” para que también yo lo respondiera y se lo enviara.
Es un cuestionario cortito, pero sustancioso, interesante para conocernos un poco más y aunque hubiera querido publicarlo desde hace varios días atrás, por cuestión de trabajo no pude hacerlo, pero ¡En fin!, sin importar los motivos, aquí están por fin mis respuestas:

1. ¿Con qué tres blogueros pasarías una noche de locura sexual?
Pues suena tentadora la oferta y aunque E-Conde, Fabrizio (con todo el respeto que me merece su esposa) y Venethinker son hombres muuyyy guapos, me conozco y sé que no llegaría a tanto y aunque para mucha gente pueda ser muy “loser” que yo piense así, sé que mientras siga enamorada como estoy de la misma persona de hace tiempo, a pesar de que ya no sea mi novio, seguiré siendo la mujer más fiel del mundo, aunque tristemente él ni siquiera me haga caso ya, pero ni modo, sin llorar.

2. ¿Cuanto tiempo llevas blogueando?
Yo creo que cerca de dos años… No lo recuerdo con exactitud.

3. ¿Cómo te enteraste de la existencia de los blogs y te animaste a participar?
Hace casi 2 años, Iván (el muchacho que era mi novio) me mandó un correo con un enlace donde una persona estaba ofreciendo cuentas de gmail, yo lo único que quería era obtener un correo y entré a ese sitio que resultó ser el blog de
Amaranta. En ese entonces yo ni siquiera sabía lo que era un blog, pero al leer el de ella quedé fascinada, empecé a averiguar y a los 2 ó 3 días me registré y subí al ciberespacio lo que fue mi primer blog.

4. ¿5 blogs que sigas a diario o con mucha frecuencia?
A diario: Todos los que están listados en el primer post de mi blog:
-
E-Conde
-
Sabrosón
-
El Blog de Tere
-
La Aprendiz de Alquimia
-
Charro Fronterizo
-
Enigmatario
-
El Blog de Carlos Martínez
-
El Blog de Kike
-
El Blog de Pixie

Con mucha frecuencia:
-
Venethinker
-
Lucía Triste
-
El Blog de Camila
-
A Ritmo de Blog
-
El Blog de Mr. Soberbio

5. ¿Eres lector anónimo de algún blog?
No. Siempre he pensado que si expresas una opinión o comentario acerca de algo y sobre todo si es para emitir un juicio o señalar algo con lo que no estás de acuerdo, así como tienes todo el derecho para decirlo, por respeto al espacio que te están brindando debes tener –por lo menos- el valor y la honestidad para decir quien eres, así que hasta en los bloggers que solamente he visitado porque me invitan a hacerlo o pertenecen a alguien que solamente una vez me haya dejado un comentario, siempre agrego mi nombre y mis datos, sin importar que el comentario que yo haya recibido sea negativo (afortunadamente han sido pocos) y aún así siempre procuro enviar un correo para agradecer el mensaje. Así que no, creo que nunca seré una lectora anónima.

6. ¿Te has enamorado alguna vez de un bloguero/a?
No. Como dije ya, considero que algunos de mis bloggueros favoritos son muy guapos, pero tengo los pies muy bien puestos en la tierra, sé lo que quiero y desde hace varios años aprendí que la vida real y la interacción cibernética nunca podrían ser lo mismo y el estar consciente de eso me permite saber que nunca me enamoraría de uno.

7. ¿Con que cinco blogueros te irías de borrachera? y ¿haz conocido a alguno más allá del teclado?
Hasta ahorita no he conocido a ninguno en persona (porque todos viven fuera de Cd. Juárez). Pero contestando a la pregunta para una borrachera eligiría a:
E-Conde, a Fabrizio, Kike, Charro Fronterizo y a Pixie.
y para reunirnos en un café y compartir una buena charla (que esa idea me gusta mucho más) a:
Tere, Sherezada y Carlos Martínez.

8. ¿Estas satisfecho con tu blog?
Sí, puesto que se convirtió en un espacio donde expreso todo lo que siento y pienso, comparto mis sueños más locos y que en pocas palabras se volvió una extensión de mi diario personal.
Quizá lo único que no me convence es que me gustaría tener una cámara digital (para captar en imágenes muchas de las historias que quiero contarles), así como también, saber un poco más de diseño gráfico para hacerlo más atractivo visualmente hablando. (y en este momento ya ando averiguando como puedo hacer eso).

9. ¿Qué blogs consideras de mayor calidad?
De todos los blogs que he leído los que más me han gustado es el de “
Agua de Brisa(Ella dejó de escribir hace un tiempo, pero su blog es el mejor que he leído, me fascinaba y de verdad disfrutaba enormemente sus posts).

El de
Fabrizio y el de E-Conde me gustan mucho por la forma tan padre que tienen de contar cosas interesantes de una manera tan sencilla y divertida, mientras que el de Enigmatario y el Blog de Tere me gustan porque son muy profesionales en el manejo de información y a mi en lo personal muchas veces me proporcionan un panorama mucho más veraz acerca de muchos temas de actualidad y mejor que un noticiero.

10. ¿Algunos autores que te despierten especial simpatía?
A
Pixie, Kike y Carlos Martínez siento como si los conociera de mucho tiempo y a pesar de que no los conozco en persona, les tengo muchísima confianza. Mientras que a todos los demás que ya mencioné en la pregunta 4 les tengo un gran aprecio.

11. Elige entre tres y cinco blogueros para que contesten estas preguntas en su blog:
- Kike
- Pixie
- Sherezada
- Carlos Martínez (si lo quiere contestar)

¡Saludos a todos!

41 Razones Por Las Cuales Agradecer En Un Día Normal

on jueves, agosto 10, 2006

Casi se acaba la semana, y para ser los primeros días del mes de Agosto no ha pasado nada nuevo o digno de contarse, y aunque desde hace un buen rato tengo un montón de ideas padres para el blogger, la realidad es que no he andado muy inspirada para escribir y por esa razón dejé pasar casi 8 días sin publicar nada nuevo; y aunque tenía planeado no aparecerme por estos rumbos “cibernéticos” hasta que de verdad me sintiera impulsada para escribir algo padre, y así lo iba a hacer, hoy, cuando venía de camino a mi casa, en el lapso de tiempo en que esperas a que el color del semáforo cambie del rojo al verde, me puse a pensar en ¿cuáles son las razones que me podrían hacer agradecer el estar viva en un día normal?

1. Haber despertado esta mañana y poder levantarme por mi propio pie.

2. El que todas las personas que conforman mi familia amanecieron vivas y con salud.

3. Porque tengo la fortuna de tener en mi casa agua potable con sólo abrir una llave (a diferencia de otras personas que tienen que viajar varios kilómetros cargando cubetas sólo para cubrir sus necesidades más elementales).

4. Porque al abrir la alacena y el refrigerador encontré comida y hasta tuve varias opciones para elegir.

5. Porque una vez más tuve oportunidad de compartir una vez más además de los alimentos una charla con mi madre durante el desayuno.

6. Porque mis 5 sentidos están intactos, funcionan perfectamente y me permiten darme cuenta de que vivo en un desierto y puedo percibir la fuerza del sol y el intenso calor.

7. Porque curiosamente en esta etapa de mi vida conseguí apenas un vehículo para poder transportarme y eso permitió que durante todo este tiempo conociera y “percibiera” como es mi ciudad.

8. Porque pude salir de mi casa y llegar con bien hasta mi trabajo.

9. Porque tengo un trabajo.

10. Porque disfruto mucho este trabajo.

11. Porque me llevo muy bien con todos los chavos de la oficina.

12. Porque el día de hoy siento que fue muy productivo, hice varias cosas y las horas se me pasaron rapidísimo.

13. Porque a pesar de que el ambiente en la oficina ha estado un poco tenso, debido al cierre de edición de la revista de Agosto, nada me preocupó ni logró alterar o “contaminar” mi buen humor.

14. Porque a diferencia de otros días, en mi interior me sentía animada y contenta.

15. Porque a pesar de que tengo varias cosas pendientes por concluir en estos días no me siento agobiada.

16. Porque a la hora de la comida volví a compartir la mesa con mis compañeros.

17. Por las charlas tan entretenidas e interesantes que se dan a la hora de la comida.

18. Por todas las ocurrencias que tienen los chavos y que durante el día me hacen reír.

19. Porque me está llegando por correo mucha información y archivos como caídos del cielo y que parecen ser las respuestas a tantos cuestionamientos que tengo en este punto de mi vida.

20. Porque estoy leyendo un libro muy interesante.

21. Porque salí temprano (a pesar de que estamos en cierre).

22. Porque de camino al estadio me tocó ver un cielo hermoso y lleno de nubes.

23. Porque al llegar ahí encontré estacionamiento rápido.

24. Porque a pesar de que hacía calor, la tarde estaba hermosa.

25. Porque esta vez no había tanta gente en la pista del estadio.

26. Por todas las cosas que pasan por mi mente en el lapso que estoy ahí sola.

27. Porque caminar al aire libre me relaja muchísimo y me hace sentir bien.

28. Porque a pesar de que todos los días añoro compartir todo eso con una persona en concreto, el extrañarlo, a diferencia de otros días no me ha hecho sentir triste.

29. Porque al salir y a pesar de que había tráfico no me desesperé ni tampoco me molestó permanecer varada en medio de tantos autos, porque me di cuenta que tampoco tenía prisa.

30. Porque una vez más vencí la tentación de ir a buscarlo a su casa.

31. Porque a pesar de que estoy enamorada de alguien que no me corresponde, gracias a esa persona he podido experimentar lo que es amar a alguien de verdad.

32. Porque pude llegar a mi casa con bien.

33. Porque en mi casa siempre hay alguien esperándome para preguntarme ¿cómo me fue durante el día?

34. Porque a pesar de que la mayoría de los días sean a veces tan triviales, aún sigo soñando despierta.

35. Porque esta noche el cielo se veía hermoso, adornado con luna llena luminosa e intensa.

36. Porque todo lo que necesité hoy de alguna manera me fue provisto.

37. Porque se me permitió terminar el día completo y escribir que a pesar de haber sido un Jueves ordinario, en el fondo fue un buen día.

38. Por el espacio del día que designo para hacer únicamente cosas que me gustan.

39. Por todas las ideas locas y los sueños que pasan por mi cabeza y llenan mi corazón de esperanza en el momento previo a dormirme.

40. Porque se me regaló un día más de vida.

41. Porque a pesar de las cosas que me agobian (y que son cosa de nada comparadas con las circunstancias de otras personas que en verdad tienen problemas graves), Dios me ha dado todos los elementos para que aprenda a ser feliz.

…Podría seguir enumerando cosas, pero en concreto, después de esta larga lista, llego a la conclusión de que quizá los días ordinarios en el fondo sirven para eso, para que cada uno de nosotros aprendamos a identificar en medio de tanta rutina, cuáles son las cosas que en verdad propician que valga la pena vivir.

Buscar Esperanza y Respuesta Dentro de Los Sueños

on sábado, agosto 05, 2006

Tal parece que ahora intento extraer de mis sueños un poco de esperanza, puesto que ayer en la madrugada tuve un sueño “raro” (en el sentido como se dieron las cosas), pero que al mismo tiempo es demasiado transparente, nada difícil de interpretarse, puesto que refleja muchas de las cosas que en este momento me preocupan y a pesar de que no las manifiesto abiertamente, están ahí en mi interior.

Creo que antes de describir las imágenes y situaciones que viví dentro del sueño, debo comentar que en los últimos días mis hábitos de sueño se han visto alterados. Por las noches, cuando llego a la casa, no sé porque, pero me siento muy cansada, comienza a darme mucho sueño y de modo inevitable tengo que recostarme para dormir aunque sea un par de horas. Es curioso, pero cada vez que he hecho eso, siempre despierto a las 2 de la madrugada, termino con mis pendientes del día y aunque me voy a la cama después de eso, tardo mucho para volver a conciliar el sueño otra vez.

Anoche me pasó eso y en el lapso de la madrugada en que se me dificulta volver a conciliar el sueño, estuve como siempre pensando mil cosas, dándole vueltas a las circunstancias de mi vida, para las que desde hace más de 1 año no he encontrado una respuesta y me sentía triste, me quedé dormida después de un buen rato y con el pensamiento que tengo siempre acerca de que desearía encontrar ya una respuesta, salir de todo esto, o por lo menos llorar durante una madrugada completa, y que eso fuera suficiente para sacar de mi interior toda la tristeza, acabar con esa sensación intensa de vacío que habita en mi de modo permanente y que no sé si algún día lograré ya no sentir más.

Lo que soñé –como dije ya- es un reflejo de todo eso y recuerdo que en la primer parte del sueño yo estaba como muchas veces entrando por una puerta, caminando por los pasillos de un hospital buscando algo o alguien.
En mi interior sabía que terminaría en el área del hospital destinada para los cuneros y ginecología, pero a diferencia de otras veces en las que he estado en ese mismo sitio a nivel inconsciente, esta vez me sorprendió descubrir que me estaba buscando a mi misma.

Sé que suena incoherente decir eso, pero no sé, mi búsqueda era tal y como sucede en esas películas en las que un personaje tiene oportunidad de viajar en el tiempo para reencontrarse con su propia persona en un espacio de tiempo que en el caso concreto de mi sueño, yo no sé definir si era el futuro. Lo único que recuerdo es que después de atravesar varios pasillos que permanecían un tanto oscuros, llegué a una especie de bodega inmensa donde había muchas camas y en todas ellas había pacientes… Creo que todas eran mujeres, había actividad por todos lados, enfermeras, muchos frascos de suero suspendidos en soportes de metal, porque la mayoría de ellas estaban dando a luz.

Yo escuchaba todo y en ese momento supe que había tenido un hijo, fue una sensación extraña, pero al mismo tiempo tan hermosa, y tenía que verlo, así que de pie en el pasillo de acceso principal de ese lugar, me paré de puntillas para alcanzar a ver más allá de lo normal y comencé a buscar con la mirada entre las cientos de camillas, el lugar donde “mi otro yo” debía estar muy posiblemente ya con el bebé en brazos, y que aún sin haber visto todavía la escena, no sé porque mi interior me decía que era un varón.

Estaba a punto de acercarme y lograrlo, por más que trato no puedo recordar si de verdad alcancé a verlo o me imaginé ver a lo lejos la imagen de una mujer muy parecida a mi con un bebé envuelto en una manta, que estaba llorando con mucha fuerza y tenía la piel todavía muy roja y el cabello húmedo, tal y como se ven los niños que tienen escasos minutos de haber nacido; y aunque yo iba directo hacia donde él estaba, de pronto alguien me tomó de los hombros y me lo impidió, mientras me decía al mismo tiempo que “aún no era tiempo” de que yo viera esa escena.

No me molestó, pero si me desconcertó por completo que me hubiera impedido acercarme y aunque luego de eso, aún permanecía en esa sala llena de médicos y pacientes, ya ni siquiera volví a intentar acercarme, porque a pesar del instinto natural por querer conocer al bebé que se suponía era mi hijo, deseaba al mismo tiempo saber ¿quién era la persona? que lo había impedido.

Cuando ese "alguien" quitó sus manos de mis hombros, yo me volví para poder verlo frente a frente, fue entonces cuando descubrí que era un muchacho muy joven que jamás en mi vida había visto, no lo puedo describir físicamente porque no es alguien que yo conozca de antes, pero su mirada era muy dulce y a pesar de que no recuerdo exactamente lo que hablamos en ese primer momento, él no necesitó decirlo, pero yo sabía que él era un ángel.

No tenía alas, ni tampoco una aureola encima de su cabeza, y creo que leyó mis pensamientos porque me dijo que él estaba ahí porque sabía que yo antes de dormir había estado pidiendo una respuesta y esa era la razón por la cual él llegó hasta mi.

Me tomó de nuevo por el hombro e hizo que me encaminara junto a él hacia la salida de esa sala y al abrir la puerta (que estaba muy cerca del pasillo) nos encontramos caminando por encima de un puente muy largo, en medio de una noche clara y despejada. Él continuaba hablando, explicándome un montón de cosas que yo escuché con mucha atención y que juraba que cuando despertara iba a poder recordar con facilidad, pero no fue así.

El trayecto del puente era muy largo, pero no obstante eso, alcancé a ver lo que había al final del mismo: Un grupo de personas con máscaras y disfraces tal y como si estuvieran celebrando algo, en una especie de festival o carnaval y no fue difícil para mi el darme cuenta que mientras me hablaba, la intención del ángel era llevarme para que ambos nos reuniéramos con ellos, pero en ese momento me detuve y me rehusé a acompañarlo. Él se detuvo y ni siquiera intentó persuadirme para que siguiera caminando; tan sólo se limitó a mirarme a los ojos y su silencio me hizo saber que había entendido que no era por miedo ni por ningún otro sentimiento parecido, pero el sentir que ese era un lugar al que yo no pertenecía fue la razón que propició que me negara a seguirlo.

Eso fue todo, no recuerdo más, no puedo decir tampoco a que hora desperté. Todo el día he estado pensando en si de verdad era o no él un ángel –y aunque algo en mi interior me dice que si- por más que quiero recordar todo lo que hablamos no he podido hacerlo, pero una de las razones que tengo para creer que si lo era es el saber que he leído algunas cosas relacionadas con eso y a pesar de que sé que tienes que tener un cierto nivel de concentración, espiritualidad o como sea lo adecuado llamarle, dicen que cuando con todo tu corazón pides ayuda, orientación o alguna señal para encontrar tu camino, esta llega… Y de verdad anoche el deseo de encontrar una respuesta para mi vida fue muy grande en mi interior.

Lo del bebé, ya ni se diga, lo he dicho muchas veces, muero por ser madre, es un deseo no concretado en mi vida desde hace mucho tiempo y que cada vez veo mucho más lejano... y aunque no sé si la vida me dará la oportunidad de serlo más adelante, lo único que desearía es que fuera en un momento de mi vida en que las circunstancias fueran diferentes, porque lo ideal para mi sería que eso se diera cuando económica, física y espiritualmente pudiera yo estar mucho mejor que hoy.

Eso es respecto a la interpretación del sueño, mientras que en lo referente a las alteraciones en mis hábitos de sueño, el cansancio y las dudas a deshoras de la madrugada, son sólo un reflejo de esta etapa por la cual estoy pasando. Desde hace mucho tiempo, estoy consciente de que estoy en un punto de mi vida en el que tengo muchas dudas, en que a pesar de que sé lo que quiero y tengo miles de sueños, me desespera mucho y me causa temor el no saber ¿cuál es el objetivo o la misión que tengo que cumplir en esta vida?...

A veces me rehuso a escribirlo porque tampoco quiero parecer una persona gris y eternamente triste, porque no, aunque no lo parezca me siento feliz como soy, con las cosas que he vivido y las cosas que tengo, es únicamente un aspecto de mi vida el que está incompleto, porque siento que me hace falta algo: una ilusión, un aliciente, un motor, un motivo que justifique mi vida, puesto que hay aún muchas circunstancias y situaciones con las que no estoy de acuerdo, que me enfada muchísimo la forma como se fueron dando; personas y situaciones recientes que aún no he superado.

...Y no es que me aferre al pasado, pero a veces me desespera tanto el no poder entender porque a pesar de tener tantas cosas valiosas en mi vida (y no me refiero a objetos materiales) me siento tan vacía y tan perdida, ¿por qué no puedo encontrar aún el valor para cambiar todas esas circunstancias con las que no estoy de acuerdo y que son probablemente lo que me tiene atrapada en este ciclo tan extraño y desesperante del cual no he podido aún salir?

No tengo ni la menor idea acerca de lo que pasará conmigo más adelante y sé que para quien lea esta página del diario le parecerá extraño, descabellado y hasta cierto punto absurdo este sueño ilógico y sin ninguna coherencia. La verdad, me lo pensé mucho antes de escribirlo y al final decidí compartirlo no con la idea de que alguien me diga lo que piense o le produce lo que siento… Es sólo que de alguna forma necesito exteriorizar todos estos pensamientos y sentimientos, además de que el sueño, por muy extraño que parezca es algo que me pareció importante plasmar en el diario quizá con la esperanza de encontrar más adelante esas respuestas que tanto necesito para darle un valor más real a mi existencia.

Tampoco sé que tan válido sea el buscar esperanza y respuesta dentro de los sueños… Mucho menos tengo la certeza de saber si los ángeles existen o no… Pero si el que yo vi, era verdadero, ojalá regrese pronto y se pueda manifestar de alguna forma que por lo menos me ayude a saber cuál es el camino correcto que debo seguir.

Pensamientos Durante la Tromba en Cd. Juárez

on miércoles, agosto 02, 2006

El día de ayer llovió mucho, llovió como nunca, durante muchas horas seguidas, el agua me despertó en la madrugada y cuando eso sucedió no sé decir con exactitud cuánto tiempo había pasado desde el inicio de la tormenta; pero el caso es que a diferencia de otras veces, las horas avanzaron, la mañana llegó y la lluvia en lugar de calmarse –como sucede casi siempre- no terminaba y arreciaba cada vez más.

Para cuando llegó la hora en que tenía que irme al trabajo, aún seguía lloviendo. El cielo estaba completamente cerrado, no había sol y el sonido de las gotas al estrellarse sobre el techo cada vez con más fuerza me hicieron saber que intentar salir de la casa con rumbo al trabajo, sería prácticamente imposible, mientras el agua no cediera.

A las diez de la mañana, todavía estaba lloviendo, entonces empecé a preocuparme porque si con una lluviecita de media hora, la mayor parte de la ciudad se inunda, no me quería ni imaginar como estarían ya las calles por las que inevitablemente tengo que pasar de camino al trabajo tras varias horas de tormenta continua.

No me quedó otro remedio y tuve que llamar al trabajo para avisar que no podía salir de mi casa, porque para esa hora ya era prácticamente imposible salir a cualquier lado. El lugar donde yo vivo es un barrio cercano a la zona centro, y mi casa, -al igual que muchas otras que hay en los alrededores- está edificada sobre una loma de barro puro. En los alrededores existen muchas calles que aún no están pavimentadas y por las que cada vez que llueve muy fuerte, la corriente además de hacer resbaladizo el paso, arrastra desde lo alto piedras, palos y basura que la misma gente inconsciente tira en los terrenos donde no hay nada edificado; lo cual provoca que el paso para las personas sea difícil y para los autos prácticamente imposible y por esa razón más que nada fue ya para mi imposible salir.

A media mañana, y ya preocupada porque tras la ventana no se veía el menor indicio de que la tormenta terminara, mi familia y yo prendimos la tele, para confirmar que la situación era realmente crítica –no para nosotros- que gracias a Dios no pasamos de las goteras habituales y de no poder salir de la casa, el caos, fue para las familias que viven en la zona poniente de la ciudad, en el área de Cd. Juárez que los economistas llaman como “Zona Dormitorio”, puesto que ahí vive la mayor parte de la gente de escasos recursos, que trabaja en la industria maquiladora, que gana el mínimo, que pasa a veces más de 12 horas trabajando y vuelve a esa zona de la ciudad solamente a dormir.



Para ellos, la tormenta de ayer fue fatídica, porque los dejó sin nada. Muchas familias de las colonias Anapra, Felipe Ángeles, Fronteriza Baja y otras, tuvieron que ser evacuadas porque los arroyos cercanos se desbordaron, los diques de contención sobrepasaron su límite y no obstante eso, muchas de estas personas, ante la impotencia de ver como el nivel del agua subía, inundando el interior de sus viviendas o como sus pocas pertenencias flotaban y eran arrastradas por la corriente sobre las calles sin pavimentar, a pesar del riesgo latente que corrían al quedarse ahí, aún se resistían a alejarse de sus colonias para ir a los albergues que Protección Civil y el Gobierno Municipal habilitaron de emergencia.

La verdad en los 31 años que tengo viviendo en Cd. Juárez, nunca había visto algo así. La lluvia no paró, al contrario, continuó durante todo el día y aunque por momentos bajaba de intensidad y parecía que por fin iba a ceder, pasaba lo contrario y tras unos minutos arreciaba con más fuerza.

Para la hora de la comida, la ciudad ya estaba paralizada, el legendario “Río Bravo”, que en la actualidad permanece durante la mayor parte del tiempo casi seco y lleno de basura; según los expertos de límites y aguas, alcanzó su máxima capacidad (algo que no se había visto por lo menos en 50 años) y estaba ya a uno o dos metros de sobrepasar el límite para desbordarse y lo extraordinario no fue el hecho de verlo como en sus viejos tiempos (o quizá similar a como fue en sus orígenes, mucho antes de que los frailes misioneros y los españoles colonizadores fundaron la ciudad); sino el hecho de que la fuerza del agua provocó que la corriente del río alcanzara una velocidad tan impresionante, que arrastró a su paso, estufas, llantas, refrigeradores y cantidad de objetos pesados e inimaginables… Y lo que más me impresionó escuchar en las noticias locales fue que la gente que andaba cercana a esa zona vio salir del río ratas del tamaño de un gato (¡Guácala!) y con eso cualquier persona puede darse una idea más cercana de la fuerza de la corriente y los niveles tan impresionantes que alcanzó el río, que unas horas después si se desbordó…




Además de impresionante, se me hace al mismo tiempo tan chistoso, porque apenas hace unos días los chavos de la oficina y yo estábamos comentando una nota publicada en el diario local en la que decía que las lluvias de los días anteriores provocaron que encontraran el “Fósil Viviente” de una especie rara de insecto que no se conocía y que al parecer existió únicamente en la época prehistórica… ¿Qué impresión verdad?, (el insecto está horrible, es una especie de alacrán o libélula con una especie de concha –haber si luego encuentro la nota-), pero me cae que eso ¡sólo pasa en Juárez!!!

En la vecina ciudad de El Paso, Tx, y a pesar de que evidentemente ellos tienen un mejor sistema de drenaje que nosotros de este lado de la frontera, la situación no fue menos crítica. El Puente de la Avenida Juárez fue cerrado por el desbordamiento del Río y muchas zonas residenciales y varias áreas del Freeway también se inundaron. Del otro lado de la línea divisoria, la guardia nacional, policía y bomberos también se mantuvieron durante la mayor parte del día en “Alerta Naranja” y mientras en mi casa el teléfono estuvo sonando durante todo el día, recibiendo las llamadas de todos los familiares y amigos que querían cerciorarse de que mi familia estuviera bien; yo me sentía nerviosa y desesperada por no poder salir de la casa, me preocupaba mi hermano y mis sobrinos (que viven lejísimos de mi casa, para la zona de Ciudad Juárez donde se está dando todo el crecimiento urbano) y aunque no debería me preocupaba también Iván, porque él la mayor parte del día se la pasa en el carro, va y viene de Cd. Juárez a El Paso, Tx. A veces su día transcurre de un lado a otro, llevando y trayendo trabajos.

Yo la verdad me moría de ganas de llamarlo, pero no lo hice y deseaba con todo mi corazón que estuviera en casa, que no hubiera tenido necesidad de salir, que él y su familia estuvieran bien, que por la zona donde vive y se encuentra la imprenta (a media cuadra de su casa) la lluvia no hubiera inundado mucho las calles y que también el local de la imprenta no tuviera ya problemas de goteras o filtración del agua que se acumula a veces en el piso de arriba.

Siempre he dicho que me desespera mucho estar encerrada, ya no estoy acostumbrada a estar en mi casa durante todo el día, pero yo creo que eso fue lo que me desesperó, que no podía llamarlo, porque conociendo el plan en el que está, seguro lo iba a ver como “pretexto”, tampoco podía mandarle un mensaje porque la computadora no pude prenderla durante todo el día, y pues el día se me fue barriendo el agua, viendo las noticias y el pronóstico del tiempo (que no es nada alentador para los siguientes días), asomándome por la ventana y lo único que pude hacer para evitar que mi desesperación fuera más grande y no pasar tampoco las horas mirando el aparato de teléfono fue ponerme a escribir, neutralizar mi preocupación y mis ganas de llamarlo pensando en que a él, a pesar de que sabe donde vivo, a diferencia de mi, que todo el día lo tuve presente en mis pensamientos, es evidente ni siquiera le pasó por la cabeza levantar el teléfono para preguntar: ¿estás bien?...

Muchas veces me lo he dicho a mi misma: “Martha, bájate ya de la nube… Es O-B-V-I-O que a él ya no le preocupas ni le interesas de ninguna forma, ha pasado ya más de 1 año y él ya te sacó de tu vida ¿por qué sigues insistiendo? ¿por qué sigues creyendo en él? ¿por qué lo sigues esperando? y sobre todo: ¿por qué no puedes también hacer tu vida sin él?... Si no se acordó de hablarte en Navidad y en Año Nuevo, si el día de tu cumpleaños le pasó “de noche”… ¿Por qué habría de llamarte hoy?...

La lluvia por fin cesó poco después de las 7 de la tarde, y aunque el pronóstico climatológico no era nada alentador, afortunadamente las nubes cargadas y obscuras se alejaron para dar paso a una noche para esta época del año inusualmente fresca, con un cielo despejado, lleno de estrellas y con esa sensación tan peculiar que da el saber que tras la lluvia, no sólo las luces, sino la ciudad también brillan de otra manera, y así acabó mi día.

Es curioso, pero apenas una noche antes, yo escribía en el diario y hasta me sentía contenta e inspirada al plasmar las distintas emociones que me produjo ver el cielo gris que predominó durante el Lunes y aunque cada habitante de esta ciudad percibió y vivió de manera distinta las horas que conformaron el Martes 1 de Agosto, lejos del balance que a mi en lo personal me deja el pensar en todo lo que me dejó el mes que terminó ya, prefiero concluir la página de hoy con la esperanza de creer que mis dudas y temores -tal y como deseo que suceda con la tormenta que se avecina- el viento las disuelva....

Con la esperanza de que tal y como lo prometió el gobernador, las personas que se quedaron sin nada de verdad recibirán ayuda; con la convicción de que debo guardar muy bien en mi memoria las imágenes del Río Bravo (tal y como lucía hace algunas horas), puesto que tendrán que pasar más de 100 años para que algo así se repita y sobre todo la idea de agradecer a Dios porque mi familia y yo somos muy afortunados al vivir donde vivimos, porque a pesar de los pronósticos tan poco alentadores, hasta ahorita ya no ha llovido otra vez, porque fenómenos naturales como este, nos hacen caer en la cuenta de que a pesar de que los objetos materiales son importantes, hay cosas mucho más valiosas, puesto que todo cuanto poseemos –incluso la vida misma- es tan frágil y en cuestión de segundos se puede perder.