Meditación del Árbol.

on jueves, enero 31, 2008


Hace algunos días fui a casa de una amiga, y en el camino de regreso, buscando salida por una calle donde hubiera semáforo, me encontré en plena entrada del fraccionamiento con un árbol enorme que me llamó la atención.

No sé si será que en Juárez casi no hay vegetación o que a raíz del famoso post del "alma de los árboles" siempre cuando voy manejando me fijo si todos los que encuentro a mi paso, se mueven o no.

Este árbol en particular está solo y tiene a su alrededor unas lámparas que durante la noche lo iluminan y lo hacen verse aún más majestuoso. Un par de días después de que yo lo encontre, me llegó un mail con un ejercicio de meditación que aquí les comparto:

****************************************************


MEDITACIÓN DEL ÁRBOL

Me relajo y retiro a una escena interna. Elijo un árbol aunque no sepa su nombre, sin perjuicio de que más adelante lo podré cambiar si lo deseo.

Una vez que el árbol haya aparecido en mi mente, lo observo para que sus detalles y forma se graben en mi memoria y pueda recordarlo a voluntad.

Imagino que me voy acercando al árbol y lo abrazo, así siento la energía que lo llena.

Me aparto de vez en cuando sin dejar de tocarlo para comprobar su fuerza y su solidez. Ahora giro sobre mí mismo y apoyo mi espalda sobre el tronco, de pie o sentado/a en el suelo, pero siempre en contacto con el árbol.

Siento la firmeza del tronco en mi espalda y conscientemente me apoyo contra el con todo el peso de mi cuerpo dejando que me sostenga.

Me permito sentir la alegría y el descanso que significa que el árbol me sostenga completamente y me relajo. Si me apoyase en otro ser humano lo debilitaría y me debilitaría.

En cambio apoyándome en el árbol me siento mas fuerte. Ahora trato de sintonizarme con el árbol, identificándome lo mas que pueda con él, como si penetrara en su ser: Me siento el árbol. Comienzo a sentir como sus raíces se extienden sedientas hacia las profundidades de la tierra y extraen de ella, los nutrientes que el árbol necesita para florecer, desarrollarse alto y fuerte y dar sus frutos.

Siento como succiono de las profundidades de la Tierra todo aquello que necesito para nutrirme y sustentarme.

Con cada inhalación extraigo alimento vital para mí y lo dejo fluir por todo el sistema. Con cada exhalación de mi aliento, echo cualquiera de mis temores, dudas ansiedades u otras emociones negativas que pudieran estar bloqueando lo beneficioso de esta energía.

Me concentro en la respiración y en la experiencia del bienestar y satisfacción que siento.Elijo algunos atributos que hubiera ansiado recibir de mi madre y que ella, siendo humana no siempre me pudo dar, por mucho que lo hubiera intentado, como: AMOR, COMPASION, TERNURA, SEGURIDAD. Bebo todo lo que necesito de esa fuente a través de mis raíces.

Inspiro: Amor, exhalo: miedos

Inspiro: Compasión; exhalo: rencor

Inspiro: Seguridad, exhalo: dudas


Cuando me siento satisfecho, llevo mi atención hacia lo alto, hacia las ramas y hojas del árbol extendidas hacia el cielo, para extraer de los rayos del sol, la energía y la luz del Padre Solar, los que me fortalecerán y ayudaran a cada parte mía a sanarse.

Con cada inhalación, me lleno con la energía solar, y con cada exhalación me deshago de todo aquello que pueda obstaculizar este proceso, como temores, dudas o sentimiento de indignidad. A medida que respiro profundamente permito que entre en mi mente aquellos atributos paternales que de niño(a) eché de menos en mi propio padre: CORAJE, SABIDURÍA, COMPRENSIÓN, ACEPTACIÓN. Me embebo en ellos hasta sentirme totalmente satisfecho y los dejo fluir hasta llenar todos los vacíos que hay dentro de mí.

Inspiro: Sabiduría; exhalo: dudas

Inspiro: Aceptación; exhalo: sentimiento de indignidad.

Inspiro: Coraje; exhalo: miedos.

Ahora coloco ambas palmas de las manos sobre el plexo solar (situado sobre la boca del estómago) y me mantengo suspendido entre el flujo de ambas energías: la que a través de las raíces extraigo de la Madre Tierra y la que capto por las ramas del Padre Sol, sintiéndome equilibrada, inhalando sus atributos y exhalando cualquier cosa que pueda bloquear esta fuente de nutrición. Por ultimo regreso a situarme frente al árbol para agradecerle todo lo que me ha dado y prometiéndome regresar con regularidad junto a el para renovarme.

Este ejercicio debe practicarse por lo menos una vez al día y puede hacerse frente a un árbol real, llevando a cabo el ejercicio apoyándome sobre su tronco, volviendo la vista a la tierra y al cielo a medida que se desarrolla.

*************************************************

Suena medio "jalado", pero yo había leído ya anteriormente que "abrazar" a un árbol es la mejor manera de conectarse con la naturaleza y recargarse de energía positiva.

A mi me funcionó hace poco más de 1 año en que iba y tocaba un árbol que está cerca de mi casa y que desde entonces es el mejor pretexto que tengo para ir los fines de semana hasta la zona centro caminando para ir a visitarlo.

Con este árbol nuevo sé que no será la excepción y cada vez que vaya a la casa de mi amiga, volveré a tomar ese camino para pasar a saludarlo a él también.

Sin importar si el rollo ese de las energías es o no cierto, creo que la clave de todo este asunto está en la simple acción de "abrazar"... Abrazar a un árbol, a una persona que amas, a un amigo, a tu familia, a tu perro, abrazar tus sueños, tus principios, tus ideales... ¡Vaya! en pocas palabras abrazar la vida con todos sus matices, ya que los abrazos representan el alimento que nutre al espíritu y al corazón.

Para finalizar sólo un cuestionamiento: ¿Cuáles son las raíces del árbol al que TÚ te encuentras abrazado?

Historia en La Canción: "Día Especial".

on jueves, enero 24, 2008

Hoy es Jueves de la penúltima semana del primer mes del 2008. Es un día "normal" de entresemana, pero también podría ser un "Día Especial" ¿no creen?

Hace algunos años atrás, cuando alguien hablaba del año 2000, todos nos imaginábamos que el nuevo siglo nos traería carros voladores en las calles, robots en casa que al realizar la mayoría de nuestras labores domésticas nos harían la vida fácil y placentera. Hubo algunos que incluso se aventuraron a afirmar que para este año que vivimos los viajes a través del tiempo ya no serían sólo parte de un libro de ciencia ficción.

El 2008 está aquí. Aún no hay carros voladores, todavía no se encuentra la cura para muchas enfermedades y ese futuro que tanto esperábamos (y ya es hoy), nos revela la cara de un mundo lleno de tecnología digital: tenemos internet, el iphone, televisiones de plasma, imágenes de alta definición, ingeniería genética y nanotecnología, además de que con sólo aplastar un botón podemos conversar en tiempo real con otra persona que vive en un punto distante del planeta y que de no ser por esta era de avances, de otra manera no tendríamos siquiera la posibilidad de conocer.

¿Pero que tiene que ver una canción de "Shakira" en todo esto?... La respuesta es muy simple: como mi objetivo era que la primer "Historia en La Canción del 2008" hablara de algo relacionado con la posibilidad de volver a empezar, elegí esta rola de Shakira que me encanta por todo lo que dice la letra y porque siempre que la escucho, no sé porque, pero me pone de buenas.

La idea de "Día Especial" puede variar de una persona a otra, pero creo que todos coincidimos en designar con ese título a un espacio de tiempo en el que todo nuestro tiempo y energía podemos dedicarlo a algo que nos gusta. No necesariamente tiene que ser una celebración o pasar algo importante, puesto que los días especiales podemos vivirlos a diario a través de las cosas más cotidianas que uno puede imaginar: Tomar un café, una buena charla, la ropa calientita al salir del baño, que alguien te espere mientras trabajas, ¡en fin! un montón de cosas y detalles que marcan la diferencia entre días ordinarios.

El 2008, creo que nos debe dar la oportunidad de propiciar más cosas de ese tipo. y aunque la vida está llena de matíces que van de la gama de colores pálidos a los brillantes, ojalá que dentro de cada uno de nosotros exista siempre esa capacidad para encontrar los elementos que nos permitan convertir en "Especial" cada día que nos toque vivir en este nuevo ciclo, y como dice la canción: "Volver a ver un faro en la oscuridad".

Enero se termina, pero el futuro inmediato se vislumbra interesante por todos los sueños y planes que hay pendientes por ahí.

Ojalá que para ustedes también sea un muy buen año en todos los sentidos, el 2008 apenas comienza.


"Día Especial" /Fijación Oral Vol. 1 (2005) / Track 5

Get this widget Track details eSnips Social DNA



"Día Especial"

-Shakira / Gustavo Cerati-

Ya no sé si es muy tarde para ti,
Quiero desafiar la comodidad,
No nos sirve mas fingir.

Yo no sé cuan efímero es tu error,
Ya te perdoné,
Adelanté las agujas del reloj

La lágrima secó,
Se alejó el temporal,
Latiendo como el sol,
Mi corazón no tiene edad,
Para esperarte...

Este es un día especial,
Quiero creer en otra oportunidad,
Dimos un salto mortal,
Y hoy vuelvo a ver,
Un faro en la oscuridad.

Ya no estoy tan confusa como ayer,
Solo la ilusión trae desilusión,
Y es tan fácil de caer,

El mundo en que creí,
Lo eterno y lo fugaz,
Prefiero darle fin,
A que me ocultes la verdad más vulnerable.

Este es un día especial,
Quiero creer en otra oportunidad,
Dimos un salto mortal,
Y hoy vuelvo a ver,
Un faro en la oscuridad.

Latiendo como el sol,
Mi corazón no tiene edad...

Este es un día especial,
Quiero creer en otra oportunidad,
Dimos un salto mortal,
Y hoy vuelvo a ver,
Un faro en la oscuridad...

Ángeles Entre Nosotros.

on lunes, enero 21, 2008

Hoy, fue el primer día del 2008 en que volví a ir a caminar después de un buen rato de nada más estarme "haciendo pato".

Luego de varias noches con temperaturas muy bajas, la semana inició con la sorpresa de que al ocultarse el sol, el frío decidió otorgarnos una tregua.

Yo lo interpreté como una buena señal, y creo que quizá por eso en el trayecto hacia allá me sentía con buen ánimo. No hubo casi tráfico, la mayoría de los semáforos en verde, mi lugar favorito para estacionarme libre, y al empezar a caminar sobre la pista del estadio un montón de sueños en el corazón en espera de que la razón y la cabeza organicen todo para comenzar a buscar la forma de transformarlos en planes concretos.

En eso era en lo que estaba yo más concentrada, y ya casi cuando me iba a mi casa, me di cuenta que el estadio estaba prácticamente vacío, y en la pista (específicamente en el carril de alta velocidad) iba corriendo un muchacho al que sólo conozco de vista y que hace casi 2 años atrás, a través de un detalle tan simple como puede ser una conversación trivial, cambió por completo mi percepción en un día ordinario.

Hoy que lo ví, no sólo lo reconocí, sino que caí en la cuenta de que a pesar de que él seguramente ya ni se acuerda de eso, para mí, desde ese día dejó de ser una persona más del montón y que ubico de todo este tiempo en que he frecuentado ese lugar.

Obviamente ese muchacho me llama mucho la atención, pero no en el sentido que la "imaginación desbordante y cochambrosa" de cada uno de ustedes le está dando a esto que les comparto... Sino porque hoy que iba yo a escasos 2 metros atrás del él, acordándome de todo lo que me dijo en una plática tan simple que cambió mi día, me acordé muchísimo también de que hace algunos días atrás Vane me comentaba que a ella le gustaría ser de este tipo de personas que uno dice: "Hoy me encontré una chica en la calle a la que yo no conocía, me dijo ¡Hola! y me regaló una sonrisa", y por el simple hecho de hacer eso te cambia el día por completo, y ya nunca más te vuelves a olvidar de esa persona.

Esa es justo la descripción que expresa a la perfección lo que ese chico hizo por mi hace ya casi 2 años atrás, porque eso es lo que yo llamo tener "Ángeles Entre Nosotros"...

Mucha gente piensa y "cree" que los ángeles se manifiestan en ese desconocido que salió de la nada para ayudarte a cambiar la llanta ponchada de tu carro, o como aquella señora de la que mi mamá tanto habla que llegó un día hasta su trabajo y le dio un billete "para que se ayudara" (en una época muy difícil para mi familia), o en un montón de ejemplos que cada uno de nosotros podría contar relacionados con momentos en que justo lo que necesitábamos llegó hasta nuestras manos.

Existe eso, lo sé, y creo mucho en ello, porque yo lo he visto y lo he vivido; pero pienso también que todos los seres humanos tenemos la capacidad para ser también un poco Ángeles y ganarnos nuestras alas a través de cosas tan sencillas como las que mencionaba Vane o lo que hizo por mi el chavo del estadio, que aunque parece cosa de nada, son precisamente esas cosas lo que pueden cambiar por completo la vida de otra persona.

Durante estos últimos días en los que en particular han pasado cosas muy desagradables y la ciudad está hecha un caos con tanta violencia, necesitamos más personas de este tipo, que se pongan "sus alitas" y a través de cosas tan simples como el que alguien te deje una notita en el monitor de la compu para preguntar ¿cómo estás? si no te encuentra, una charla en la que alguien te mire a los ojos (porque ya muy pocas personas se miran así), o tenga la capacidad de hacerte pensar mucho más en tus planes y sueños que en los problemas que tienes (¡Saludos Vane otra vez!), habrás encontrado no sólo a alguien en quien vale la pena confiar, sino un ángel que quizá sin saberlo con cada acción de ese tipo está agregando más y más plumitas a sus ya de por si enormes alas.

Insisto: todos los seres humanos podemos ser ángeles, al tocar la vida de otros, porque sobre todo en esta época necesitamos mucha gente como esa.

Radio Hablada Por Las Noches.

on miércoles, enero 09, 2008


Desde hace un par de meses atrás me ha dado por escuchar la radio en las noches, mientras lavo los trastes o antes de dormir.

Casi siempre escucho música o algún CD cuando hago eso, pero de un tiempo acá empecé a sentir mucha nostalgía por mis clases en la época cuando yo era estudiante de comunicación y los programas de radio hablada.

Mi grabadora a pesar de que no es tan viejita, esta bien rara (¿todas las cosas se parecen a su dueño verdad?) y así un día, saltando de frecuencia en frecuencia, en el intento de encontrar una estación en AM que se escuchara bien, di con Radio Net y descubrí que en la noche pasan la retransmisión de un programa que se llama ¿Qué tal Fernanda? con una periodista muy famosa aquí en México que se llama Fernanda Familiar.

Su programa me enganchó desde las primeras noches que lo empecé a escuchar, porque hablan de muchos temas (el programa tiene varias secciones, mis favoritas son "La Imagen del Cine" y "La Imagen del Mundo), pero lo padre de todo esto es que lo hacen con un formato que te hace sentir como si estuvieras escuchando una charla entre dos personas que por ejemplo van en el camión en el asiento delante del tuyo o en algún restaurant.

El otro día pasaron una entrevista con Patricia Reyes Espíndola, una excelente actriz mexicana con una trayectoria muy consolidada en teatro, tele y cine.

Me llamó mucho la atención porque esta señora que inicialmente iba al programa a hablar de otra cosa, terminó platicando cosas muy interesantes que les comparto en este post.

Patricia comentaba que cuando ella tenía 30 años, decidió irse a Inglaterra a estudiar inglés, pero ya estando allá se dio cuenta que no iba a aguantar mucho en ese país, debido a que el frío afectaba mucho su salud y entonces conoció a una señora que necesitaba llevarle un medicamento a su hermana (quien vivía en la India) y Patricia, de buenas a primeras se le ocurrió ofrecerse para llevarlo personalmente.

Así fue como el plan de estudiar Inglés cambió completamente por una estadía en La India, donde Patricia iba a unos retiros de "Silencio" que duraban 10 días, en ese entonces dice que no los aguantó, pero vivió una de las épocas más austeras de su vida, donde prácticamente no traía nada más que su mochila en la espalda, y fue en una de las calles de ese país donde encontró a un hombre que se ofreció a "leerle los huesos".

Al principio ella creyó que era un charlatán que sólo quería sacarle un poco de dinero, pero el hombre le aseguró que quería adivinarle la suerte, entonces ella accedió y luego de tocarle las manos, los brazos y los huesos de la cara, lo primero que hizo fue preguntarle ¿tu eres artista verdad?.

Patricia sorprendida (y aprovechando que en ese país ella no era conocida para poder así averiguar más), respondió con una mentira y le dijo que era pintora, entonces el tipo le dijo con una convicción que la dejó helada, que dejara la pintura, porque su misión en esta vida era "actuar" y enseñar a otras personas a trabajar en un escenario, porque ella en otra vida había sido una actriz muy reconocida, precisamente porque le había tocado ser una de las primeras mujeres que tuvo acceso a trabajar arriba de un escenario (tomando en cuenta que en los orígenes del Teatro empezando por el griego -que es el origen de todas las artes escénicas- hasta el Teatro Kabuki en Japón, que es milenario y todavía en la actualidad se representa; no permitían el acceso a mujeres).

Hasta donde yo sé, creo que Patricia es maestra en el CEA (Centro de Capacitación Artística de Televisa), pero que impresionante que un desconocido de buenas a primeras le hablara de lo que es su pasión en la vida (aparte que sería una experiencia fregonsísima tomar un taller de teatro con ella, aunque uno no se dedique a la actuación ¿no creen?)...

...Pero bueno, retomando lo de la entrevista, ella comentaba que mucho tiempo después (hace 2 años atrás apenas) le diagnosticaron un tumor en la garganta que posterior a que se lo extirparon, ella permaneció 3 meses sin poder hablar.

En ese momento vino a su mente el recuerdo de los "retiros de silencio" en La India, y dice que fue un aprendizaje muy fuerte porque para poder comunicarse con su familia tenía que escribir todo en una libreta y ella decía que los primeros días su familia tenía toda la paciencia del mundo para esperar a que terminara de escribir lo que necesitaba, pero luego de un tiempo ya no...

Respecto a eso, me mató de la risa, porque aquí comentó la anécdota que en una ocasión cuando le estaba escribiendo algo a su madre, ella la regañó porque escribía con faltas de ortografía y el enfado de Patricia fue tal que le puso en la libreta: ¡NO ME ESTÉS CORRIGIENDO PORQUE YA NO TE VOY A VOLVER A HABLAR!!!...

Jajajaja... ¿Estuvo genial eso no?, pero bueno, recapitulando ya un poco todo esto, Patricia decía que alguien le dijo una vez que las personas que se enferman de la garganta, es porque el organisimo manifiesta así -al quedarse sin voz- que la persona no dijo algo en su momento y en ese sentido ella expresaba que durante esa época hizo una depuración en su vida, comenzando por eliminar a los amigos quienes a pesar de conocer de muchos años, descubrió sólo eran "compañía" para fiestas y relajo, para luego llamar a aquellas personas con las que había perdido contacto durante años, para disculparse por alguna ofensa que ella les hizo en el pasado.

¿Impresionante no?, me encanta que Fernanda Familiar (la titular del programa) cuando termina la charla con el personaje invitado siempre le pregunta: ¿Con qué te quedas de la entrevista?, y a manera de epílogo sólo puedo decir que Patricia dio una respuesta muy concreta y congruente con lo que es ella como actriz; pero en lo personal, me quedé reflexionando mucho sobre el aspecto de "traer algo ahí atorado en la garganta que no le has dicho a alguien", o enfermarte por no saber expresar en su momento todo eso que sientes.

Yo creo que a todos nos ha pasado, y pues bueno en este momento una persona que conozco y de la que ya he hablado en este blog -sobre todo en los últimos posts- me ha enseñado también mucho de eso y creo que estoy aprendiendo a decir: "te quiero" mucho más seguido, a las personas que para mi son importantes, y en esta noche creo que además de esta conversación que disfruté muchísimo, es también el aprendizaje que me deja escuchar radio hablada por las noches, y es con lo que yo me quiero quedar.

¡Buena Mitad De Semana!

Carta

on domingo, enero 06, 2008

Desde hace mucho tiempo quería escribirte una carta.

Durante muchas noches tuve toda la intención de hacerlo, pero los meses se me fueron acumulando en el intento por buscar "el momento propicio", cosa que nunca sucedió hasta ahora, porque no quería escribir sólo por escribirte y porque en cierta forma quería compensar toda la atención y el tiempo que tu dedicaste a escucharme cada vez que yo necesité decirte algo, sin importar que fuera un reproche.

Esta mañana, en cuanto desperté, no se porque, pero supe que por fin había llegado el momento de escribirte.

Aparte de sentir un impulso de levantarme rápido a buscar pluma y papel, tenía muchas ganas de salir de mi casa para ir a buscarte hasta la tuya. Sentarme en una banca (como muchas veces lo hice durante el verano del 2006 y 2007), pero ahora en lugar de estar ahí para pedirte alguna cosa o cuestionarte por las cosas que me dolían o no habían salido como yo esperaba, ahora era diferente, porque tenía muchísimas ganas de platicar contigo y sobre todo de darte GRACIAS por todas las cosas que han pasado últimamente en mi vida.

Esa era mi intención, pero las cosas que tenía pendientes para hoy Domingo, no me permitieron hacerlo. ¿y sabes algo? me pudo mucho no escribirte en cuanto desperté, porque en el fondo me dio muchísimo miedo que al llegar la noche pudiera ya haber olvidado algo de todo esto que necesitaba decirte, o peor aún... que ese impulso de escribir para contarte lo que siento y pienso en este momento de mi vida, pudiera esfumarse por completo, pero no, no pasó así y al contrario, a pesar de ser un día de invierno dispusiste un sol brillante y cálido que me permitió hacer muchas más cosas de las que ya tenía planeadas para hoy... ¡Gracias por eso de verdad!.

En todo este tiempo he pensado mucho en que a pesar de mis arranques, siempre has estado ahí conmigo de algún modo. En los últimos meses, no he dejado de sorprenderme de que justo el día en que yo estaba súper enojada y había decidido no pararme más en tu casa, enviaste a Diana y me ofreciste a través de ella una opción para mediar las cosas, y no sabes cuanto te lo agradezco, pues durante esa semana en la que se dio el famoso retiro de evangelización del que tanto he escrito y le he contado a todo mundo, viví no sólo uno de los momentos más felices que he tenido en toda mi vida, sino que a partir de ahi, ya no he vuelto a sentirme sola otra vez.

Han pasado ya casi 3 meses desde ese reencuentro contigo, y lo más sorprendente es que a partir de entonces no has dejado de llenar mi corazón de un montón de cosas que han hecho que los miedos, las dudas y ese hueco tan profundo que todavía está en mi corazón ya no duelan, ni sean tan evidentes como era antes; porque en su lugar has puesto un montón de sueños padrísimos, muchísimas ganas de hacer cosas, y hasta una nueva oportunidad para aprender y hacer algo totalmente distinto a lo que siempre he hecho en mi trabajo.

Por eso eran y siguen siendo tantas mis ganas de escribirte, para darte las gracias por permitirme reencontrarte después de tanto tiempo, después por mi familia, y en estos últimos meses por haber puesto a Vane en mi camino.

Yo no sé la verdad si ella fue la respuesta a todas esas veces en que aún sabiendo que no tenía ningún derecho, volví a casa reprochándote en silencio un montón de cosas. Me acuerdo en particular de una noche, cuando luego de salir de un evento de presentación por la nueva imagen de la revista, me sentí muy desesperada y como no encontraba mi lugar en ninguna parte, permanecí durante mucho tiempo afuera de la casa de una persona muy importante para mi, pero en la que tristemente desde hace mucho tiempo yo dejé de tener ya un lugar.

Yo no entendia porque, sólo sabía que me dolía muchísimo, y aunque yo no lo entendí en ese momento, en respuesta me diste la idea para un escrito que hasta ahorita todavia permanece en borrador y tal vez más adelante lo publique, porque sé que te lo debo desde entonces.

Señor, tu sabes mejor que nadie que sigo teniendo miedo, y también muchas dudas, pero ahora basta sólo que lo comente contigo antes de dormir o en cuanto despierto, para experimentar una tranquilidad que desde hacía muchísimo tiempo no tenía ya.

Mañana por ejemplo, va a ser un día muy importante, se van a definir muchísimas cosas para mi futuro inmediato, existen muchos planes que dependen de ello y respecto a Vane, sólo puedo decir que jamás pensé que podría ser posible llegar a sentir tan cerca, a una persona, aún viviendo en un lugar tan distante.

Sé que para el común de la gente resulta extraño, y hasta podría malinterpretarse el acercamiento tan padre que ha surgido en todo este tiempo que hemos compartido juntas. Yo lo único que puedo decir al respecto es que no hay nada oscuro detrás de eso, sino todo lo contrario, y aunque desde siempre tu has puesto en mi vida personas valiosísimas como mi grupo de amigas, (quienes a pesar de que no las veo tan seguido sé que van a estar ahí cuando yo lo necesite), en el caso de Vane, todo ha sido tan distinto y especial, que ahora tengo la convicción de que tuvo que ser así, porque de otra forma yo no hubiera sido capaz de valorar su AMISTAD y de decirte que si yo hubiese tenido la oportunidad de elegir tener una hermana, me hubiera encantado que fuera exactamente como es ella.

En estos días mi corazón está lleno de mil cosas, de muchas emociones, de conversaciones interminables hasta altas horas de la madrugada, de llamadas sorpresa de larga distancia, de una caja de color morado que me emocionó muchísimo recibir, de una carta que he decidido llevar conmigo a todos lados, del sueño descocado de realizar un viaje a un país que antes ni en el mapa hacía, y que es desde hace tiempo lo que me hace iniciar cada día nuevo con muchísimo entusiasmo; de mis ganas de escribir mil cartas para decir todo lo que siento, de retomar todos los planes que desde hace tiempo atrás están un poco "empolvados", así como de mi desesperación porque siento que la vida no me va a alcanzar para todo eso que hay pendiente por hacer...

No sé que pase más adelante, ni cuáles sean los planes que tú tengas ya definidos para mi vida, tan sólo sé que esta noche quiero darte mil gracias, porque en este momento siento que no necesito nada más de lo que ya tengo, y pedirte que me dejes soñar sin despegar los pies de la tierra, que me ayudes a saber como ser una mejor persona en todos los sentidos, que de algún modo siempre te hagas presente en mi vida (sobre todo en los momentos cuando exista el riesgo de perder la fe o tenga que afrontar una dificultad), en pocas palabras que no te vuelvas a alejar nunca más de mi vida, porque yo te necesito, así que porfa, quédate junto a mi.

Crónica de un Regalo Muy Esperado.

on viernes, enero 04, 2008

Recorrió muchos kilómetros mientras yo llevaba varios días esperándola...

Por eso cuando el reporte de una computadora en la oficina de correos confirmó "que ya había llegado", una extraña mezcla de emoción y desesperación se apoderó de mi.

La espera terminó en ese momento, pero aún así, las cosas no iban a ser tan fáciles. La caja había viajado ya cientos de kilómetros, pero el trayecto para llegar hasta mis manos aún no era completado, así que sin saber todavía en que punto de la ciudad se encontraba, decidí que aunque tuviera que recorrer la ciudad de orilla a orilla, iría a buscarla, puesto que no soportaba la idea de esperar otro día más sabiendo que ya estaba aquí.

Yo hubiera querido ir en el momento, pero un compromiso previo, casi a la hora de la comida me impidió hacerlo. En cuanto salí de ahí, mi paciencia de siempre para lograr avanzar en medio de una enorme fila de autos en medio del tráfico, así como mi espíritu de eterna conductora "prudente" que jamás se atrevería a cambiarse de carril estando un auto atrás demasiado cerca, desaparecieron por completo, puesto que lo único que importaba, era el enorme deseo de "llegar" hasta el lugar donde se encontraba el paquete.

Todo el trayecto hasta allá estuvo lleno de sentimientos encontrados, por un lado sentía miedo, miedo de no dar con la dirección de la otra oficina de correos, miedo de que hubieran cerrado (por ser hora de la comida), mientras que en la otra cara de la moneda estaban mis nervios, la emoción y la alegría que me hacía sentir como si al ir tras la búsqueda de esa caja, estuviera también de alguna forma yendo al encuentro de Vanessa, como tantas veces me he imaginado mil veces que lo haré cuando ella llegue a Cd. Juárez en un vuelo proveniente de Uruguay.

Cuando menos lo pensé la caja estaba ya por fin conmigo. Una vez en el interior del auto, la coloqué con todo cuidado en el asiento contiguo, moría de ganas de romper de una vez por todas el empaque de plástico que la envolvía con sellos por todos lados que decían Uruguay, pero al mismo tiempo no me atrevía a hacerlo...

Encendí el motor y emprendí el camino de regreso con una sensación extraña de felicidad que me hacía cosquillas en la panza, porque entre semáforo y semáforo volteaba a ver el asiento con la caja y era sentir como si una parte de Vane estuviera allí.

El trayecto hacia la oficina en que trabajo nunca me había parecido más largo y tan eterno, pero una vez más la espera valió la pena, porque al romper la envoltura del paquete encontré una caja de color morado, pintada completamente mano, con las notas de una canción muy significativa adornando cada una de sus caras, y que en su interior guardaba muchas otras cosas que desde ahora son muy valiosas para mi.

Música, letras, la carta más hermosa que alguien me haya escrito y hasta caracolas marinas que seguramente me contarán las historias de un mar lejano que tal vez algún día yo conoceré.

No tengo palabras para expresar todo lo que sentí y siento hoy. Creo que he leído la carta más de 10 veces y jamás pensé que alguien podría regalarme un trocito de su mundo y de su alma representados de una manera tan artesanal.

Gracias a Soraya por poner a Vane en mi camino, y gracias a Dios por este día tan especial en el que tengo tanto que agradecer.

La Carta De Vane.

on jueves, enero 03, 2008
Las cartas son algo muy personal, pero yo no podía dejar de compartir esta que recibí el día de hoy.

Pasa algo muy curioso... Durante todos estos años yo siempre he escrito cartas, todo la gente que quiero y que ha formado parte de mi vida, ha recibido una carta mía llena de cursilería (así soy yo, que le vamos a hacer); sin embargo, es una sensación muy rara, pero al mismo tiempo muy hermosa "estar del otro lado" y leer algo que alguien te ha escrito, y en ese sentido sólo puedo decir que no me gusta llorar, pero es muy diferente cuando lloras de emoción.

Hacía muchísimo tiempo que no me pasaba eso, y sólo puedo decir: "Gracias Vane, por recordarme que se siente experimentar eso y por la carta más bonita que he recibido en toda mi vida".
***************************************************

Martu:

Comenzar a escribir esta carta me hace sentir cosquillas en la panza, es raro porque ya te conté toda mi vida, pero una carta de puño y letra es más cálida y personal, no quiero que se me escapen los detalles, y todo lo que quiero expresar en ella, son muchos los kilómetros que va a recorrer y cuando la recibas quiero que sea especial.

Todavía recuerdo con mucha emoción el día que leí todo lo que publicaste de Soraya, en cada palabra se notaba tu amor y admiración por ella, desde ese momento una voz interior me decía que tenía que cooncerte. Después de varias semanas y sin pensarlo demasiado tomé el impulso de escribirte y darme a conocer (cosa que me costaba mucho), por eso digo que gracias a Soraya nació esta amistad.

Los primeros correos eran algo tímidos, llenos de curiosidad, y hasta un poquito desconfiados (era lógico, no sabíamos quien estaba del otro lado), pero creo que la conexión fue inmediata y se volvió una necesidad esa mágica comunicación, en pocos días la confianza se instaló y era algo sencillo hablar de nuestras vidas, como si nos conociéramos desde siempre.

Era fascinante leer los correos y encontrar una nueva coincidencia todos los días, no sé como definirlo, creo que éramos dos personas muy alejadas físicamente pero con la misma alma, compartiendo gustos, valores, penas, alegrías, para mi era una necesidad contarte cada cosa que me ocurría.

Luego de semanas de compartir largos correos intentando contar lo que fue nuestras vidas antes de conocernos, te hice una pregunta que no sabía si me la ibas a responder... ¿Martha me das tu teléfono? Fue una gran alegría encontrar tu número en el siguiente mail.

El 2 de Septiembre a la noche te llamé -era el cumpleaños de mi mamá y tu sobrino- fue muy emocionante escuchar la voz de la persona que se estaba transformando en mi amiga, me provocó mucha risa cuando dijiste que hablaba raro, esa noche estabas algo seria, como sorprendida, pero eso cambió en los siguientes llamados, tu voz no era la misma, sonreías, creo que ya te habías acostumbrado a mi.

Pasaron los días, siempre había algo nuevo para compartir, y cosas para sorprender y ¡¡¡Que Sorpresa!!!, eso sucedió un domingo a la tarde cuando encontré en tu blog -en el espacio dedicado a la historia en la canción- "Ojos Negros" de Ricardo Montaner (hermosa canción), para mi ya era suficiente que dedicaras tu tiempo en hablar de Ricardo, nunca imaginé que al final del comentario ibas a dedicarme la canción con tan lindas palabras, eso fue un disparo directo al corazón, y un gran golpe bajo (como decimos acá). Tu regalo fue muy especial para mi.

Hay tantas cosas que recuerdo en este momento, mis ataques de "amiguitis", la culpa que te provocaban mis llamados, y mi culpa por robarte tu tiempo, mis mails kilométricos, nuestras peleas por la guitarra roja de Soraya, la curiosidad que me daba cuando decías que tenías una sorpresa para mi y mis intentos por sacarte información, "La Batiseñal", la sorpresa cuando las dos descubrimos que éramos zurdas, los mochilazos pendientes, tu visita sin previo aviso, un monólogo sin terminar, mis celos cuando me contaste de aquella chica que había leído lo de tu blog, y tantas otras cosas que le dan un toque especial a nuestra amistad.

En esta primera parte de la carta intenté hacer un pequeño resumen de como comenzó esta maravillosa amistad. Ya pasaron muchos, muchos meses de aquel primer correo, y es emocionante sentir la confianza que hay entre las dos, hablar por teléfono es tan natural, es como si nos conociéramos de toda la vida. Estoy totalmente convencida de que esto no es casualidad, una fuerza superior se encargó de juntarnos, una especie de angelito con guitarra nos hizo el favor.

Soraya me dio muchas cosas sin saberlo, pero haberte puesto en mi camino es algo que se lo voy a agradecer toda mi vida.

¡Ay Martu!!! Son tantas cosas que te quisiera decir, pero tengo miedo de olvidar algo.

Todo lo que siento por vos te lo dije muchas veces, pero de puño y letra nunca, así que este es un buen momento para empezar.

Vos sos una personita que va iluminando el camino de todos los que te rodean -yo que estoy lejos siento esa luz-, siempre encontrás la forma de aportarle algo especial a cada uno, ya sea en el blog llegando a lugares inimaginables, y aquellos que están a tu lado diariamente.

En lo personal te diré que es mucho, mucho lo que me diste -yo diría que demasiado- todo este tiempo.

Significa mucho para mi el tiempo que todos los días me regalas, tus palabras cargadas de afecto que viajan directo a mi corazón, tu compañía en esos días que duele un poquito el alma, la fuerza que me das para que yo pueda ir detrás de mis sueños, son un montón de cosas que vos me das, no sé si llegas a entender el papel tan importante que tenes en la película de mi vida.

Siempre dije (y lo digo todavía) que la vida te quita cosas que te marcan, pero también te da otras para compensar eso que te hace falta. Tu amistad es un regalo enorme y especial, que la vida en el momento justo puso en mi camino.

Tu amistad es:

- Leer tus correos y alegrar mis mañanas rutinarias de trabajo.

- Creer en el destino y que todo pasa por algo.

- Compartir sueños que comprendes mejor que nadie.

- Sentir tu presencia a pesar de la distancia.

- Hablar de cualquier tema con toda confianza.

- Esa palabra a tiempo que a veces necesito.

- Una luz cálida que ilumina mi vida.

- No sentirme sola pormi manera de ser y de ver las cosas.

- Ese refugio donde me siento a salvo cuando me muero de miedo.

- Decir sin temor que a veces no puedo sola.

- Creer que podemos tener un mundo mejor.

- Ese deseo diario de querer tomar un avión, y al fin parame frente a ti para decirte ¡Gracias!!! y darte un enorme y eterno abrazo de oso.

- Es un regalo maravilloso que tuve la bendición de recibir.

Tu amistad me enseñó que a pesar de la distancia, se puede tener un amigo de verdad, y vos sos el mejor ejemplo de eso.

Para terminar quiero desearte todo lo mejor en estas fechas tan especiales, ojalá se cumplan todos tus sueños, porque te mereces todo lo bueno que esta vida pueda darte.

Todo lo mejor para tu familia también, que sean inmensamente felices siempre.

Gracias por todos los momentos compartidos y por los que vendrán.

Gracias por existir y por ser mi amiga - hermana del alma.

¡Te Quiero Muchísimo!!!

Vane

Diciembre de 2007.

Salto-Uruguay.