El Último Día de Tu Infancia.

on viernes, abril 30, 2010

Martuchis:

Este es el último día de tu infancia, la última oportunidad que tendrás para ver las cosas de manera simple y diferente; soñar despierta antes de que te conviertas en "grande" y crezca también ese disfraz en el que desde siempre vas.

Hoy es la última tarde que tendrás para jugar en el jardín de niños con los muñecos de color rosa, mientras Dios diseña tu futuro y tu vida entera sin que te des cuenta... La vida te tiene deparadas tantas sorpresas y experiencias, así que no llores tanto cuando veas a tu madre alejarse tras el portón de la escuela en tu primer día de clases; ni tampoco te asustes si es ella también quien prácticamente te deja olvidada en el penúltimo escalón para descender del camión.

Con mi tía Lupe... No se lo digan a nadie pero creo que ella es mi tía favorita hasta el día de hoy.

Tan sólo por hoy, no dejes de ser esa niña de 5 años que cree que todos los niños pueden volar a lugares lejanos, cuando los adultos no se dan cuenta, que la luna se puede caer o que cree también que los perros tienen la nariz de chocolate...

No dejes de jugar todos los días con 4 varones que al igual que tú están creciendo, pues aunque eso te ayudará a no ser una niña debilucha y delicada; no hará que dejes de albergar siempre en tu corazón un montón de ternura; tú no lo sabes ahora, pero el hecho de no tener hermanas, también será en el futuro -ese que todavía ni tú te imaginas- el parámetro que te permitirá valorar La Amistad como un lazo mucho más fuerte e indisoluble que el que se comparte cuando se lleva en las venas el mismo tipo de sangre.

Tú no lo sabes, pero aunque el tiempo pase y tu cuerpo crezca, seguirás siendo la misma niña que en lugar de poner atención en clases, siempre estará imaginando una historia totalmente distinta con tan sólo ver las ilustraciones en los libros de texto de primaria.

Tus días en la escuela pasarán entre la imaginación que te permitirá darle vida a un simple lápiz de cera y en color rojo, que se convertirá en una especie de personaje mágico, con el simple hecho de colocarle a manera de falda, la viruta extraída del saca puntas, y pasarte así media mañana imaginando que la parte baja del pupitre es un universo mágico capaz de albergar casi cualquier historia.

Mi primo Sergio, yo y mi hermano Jesús.

Serás afortunada, porque te tocará valorar y conocer en Cd. Juárez a una ciudad distinta a la que la gente verá en el futuro; tus tardes transcurrirán en casa de tu abuela y aún no lo entenderás, pero quiero decirte que serás muy afortunada porque convivirás un buen tiempo con ella, y más allá de disfrutar los desayunos con avena, las galletas caseras, los dulces de "diente de brujita", o las paletas de caramelo, a cambio de crecer, ganarás tiempo en valores y convivencia.

Esta foto me gusta mucho: yo con mi mamá, siendo ella muy joven.

Desde antes de que tengas uso de razón, serás una niña muy seria, tal vez demasiado observadora, soñadora en exceso, pero eso no te impedirá "derretirte" con cualquier cosa simple, y también divertirte jugando a crear casas de cartón con tus hermanos y tus primos, le pondrás al ratón tus dientes de leche, aprenderás a andar en bicicleta a los 6 años y a jugar con los mismos juguetes que usa un niño, a la par de los que son característicos de una niña también.

Mi primo Juan y Pancho, mis hermanos Benjamín y Jesús en un festejo de cumple.

Tu padre ni por enterado se dará, pero te regalará la posibilidad de un mundo fascinante desde la primera vez que te lleve al cine; de esas salidas en familia los Domingos, quedarán en tu corazón y tu memoria mil recuerdos, detalles que tal vez serán demasiado simples para una niña, que todavía en inicio de semana y en plena clase estará recordando las imágenes de personajes tan mágicos que a través de una pantalla conoció.

Desde entonces se nota que no me gustaba salir en las fotos...

En una carne asada en El Paso, Tx.

Serás alguien con mucha suerte, porque tus padres permanecerán contigo durante la mayor parte de tu vida. El verlos y recordarlos juntos desde que tengas uso de memoria, te permitirá entender el valor de la familia y creer que una pareja de verdad puede estar unida para siempre; y sin importar que "de grande" tu logres o no eso; ese será tu ejemplo más sólido para no dejar de creer en valores que con el tiempo se perderán para el común de las personas, pero no para ti.

Mis hermanos y yo con "Botoncito".

Crecerás muy rápido, pero te quedarás con miles de recuerdos; las tardes con tus hermanos en El Parque Borunda, los Domingos de ir hasta la orilla de la ciudad por tu bisabuela y de regreso las salidas al cine o al circo; los viajes a Chihuahua sobre el vagón de un tren (que según tú) viajará al revés... Las botellas de leche fresca en casa de una tía que jamás volverás a ver siendo ya grande; y también la tarde en que leyendo aquella enciclopedia que tu abuela guardaba en el buró, te enterarás no sólo de que el mundo es un lugar mucho más grande del que imaginabas, sino también que no es verdad eso de que "los niños vienen de París".

Recuerdo de La Primera Comunión.

Dejarás de tenerle miedo a la oscuridad, y conocerás de tal modo los rincones de tu casa, que no necesitarás encender la luz por la madrugada; tus temores no se irán del todo, pero no te preocupes... porque a pesar de que con el tiempo tu infancia se desvanecerá, en tu interior siempre vas a ser esa niña que se la pasará imaginando mil cosas, soñando despierta, que no dejará de creer en la magia de los sueños ni tampoco en las señales que van surgiendo en el camino.

Con mis hermanos en una visita al circo.

Tal vez lo tuyo sea contar historias y lo descubrirás a través de las letras... La tarde en que tu padre lleve a casa una radiograbadora definirá para siempre la vocación que te permitirá tomar una de las decisiones más acertadas en el futuro... Pues a los 8 años ya sabrás con toda seguridad lo que de "grande" vas a ser.

La graduación del Kinder...

Eres una niña y te convertirás en una mujer adulta... Pero en el futuro y desde un país distante aprenderás (de un ser más pequeño, pero a la misma vez: tan grande); que se puede volver a jugar siempre que quieras y a pesar de que cumplas y tengas ya todos los años del mundo... Este es el último día de tu infancia, aquí el boleto mágico que te permitió volver a tu infancia por un lapso de 5 días se vence; pero mientras todos esos recuerdos te acompañen y no olvides el punto donde iniciaste tus días, tendrás siempre, la posibilidad de volver a ser niña otra vez.

¡Feliz Día del Niño Martuchis!!!

Un Comercial Con Niños



Llegamos al penúltimo post de esta semana dedicada a los niños... Como todos los Viernes hay un video, y que mejor que compartirles algunas imágenes de Making Of del comercial que grabamos hace una semana para Del Río, precisamente para festejar el Día del Niño.

En distintas ocasiones hemos trabajado ya con pequeñines, hay algunos que son muy desenvueltos ante la cámara y otros más tímidos que solamente agarran vuelo cuando están en "bolita".

En este caso, la mayoría de los niños ya han trabajado con nosotros y eso es muy bueno porque a pesar de que cuando la cámara no está grabando ellos se divierten como enanos, siempre ayuda mucho trabajar con chavitos que ya han participado en otros comerciales, porque así las cosas fluyen con más facilidad.



Yahel y Alexander viendo los dulces, a la hora de la repartición no sabían ni cuál elegir.

Nano y Lily.

En esta ocasión el guión nos pedía una pandilla de amiguitos (con perro incluído) saliendo de una de las tiendas con un carrito repleto de dulces.

En un principio la idea era llenar un Radio Flayer Wagon con todo tipo de golosinas, y que los niños salieran empujándolo, pero en el proceso de conseguir ese famoso carrito (que ya es casi, casi clásico), alguien encontró el triciclo con la canasta integrada y se decidió usar eso para la grabación.




Las primeras tomas se hicieron saliendo de una de las sucursales y la segunda parte de spot, se grabó en un pequeño parque relativamente cercano a la tienda donde se levantaron imágenes para la primer parte del spot.

Para los niños fue muy divertido, porque jugaron, y cuando les dijimos que podían comer todos los dulces que quisieran, varios de ellos no sabían ni cual golosina elegir entre todas las que había.

Fue una grabación muy divertida, y aunque el spot final dura tan sólo 10 segundos, en este cierre de semana no quería dejar de compartirles todo esto tan especial.





















Y ahora si, para finalizar el post de este día: Spot de 10"...


¡Feliz Día Del Niño!!!

"Remembranzas Fantasmagóricas" (En Chiquito)

on miércoles, abril 28, 2010
Margarita corrió lo más rápido que pudo, y a pesar de que el factor sorpresa y la velocidad con la que la adrenalina impregnó por completo la sangre de sus piernas le permitió ganar cierta ventaja, era esa misma adrenalina la que le hacía sentir que esos hombres a caballo iban pisándole los pasos y en cualquier momento le darían alcance.

El bosque puede ser peligroso, (y más de noche para alguien que no lo conoce); pero bajo esas circunstancias, Margarita era en lo último que pensaba, ya que su único objetivo era escapar para salvar su vida y aún en medio de su apresurada carrera, esquivando casi por instinto el tan estrecho espacio libre entre los enormes troncos de los pinos; eso no le impedía voltear de cuando en cuando para cerciorarse de que ninguno de esos hombres estaba a escasos centímetros de ella y a punto de atraparla.


Mirar hacia atrás fue el error más grande que el miedo le llevó a cometer, pues fue en una milésima de segundo que por prestar más atención a quienes le perseguían que al camino que tenía delante de sí, que Margarita, por descuido y medio de la oscuridad, se golpeó la cara con la gruesa rama de un árbol que se encontraba muy abajo.

El impacto propició que perdiera el equilibrio y fuera a caer en una especie de agujero que se encontraba al pie de un antiguo roble que tal como si fuera una "criatura" con vida propia, había extendido sus raíces más allá de la superficie que abarcaba su imponente tronco.

Ella quiso incorporarse de inmediato, pero la gran cantidad de agua que cayó durante gran parte de la madrugada, hizo que dentro de aquella cavidad, (a pesar de no ser tan profunda), la maleza y la tierra (que por la humedad se encontraba demasiado suelta), convirtieran en una tarea difícil el poder salir de ahí.

Los hombres a caballo, llegaron hasta esa zona, y la rodearon por completo, entonces, Margarita no tuvo más remedio que envolverse en su propio cuerpo dentro de aquel agujero y tratar de permanecer lo más quieta posible, aunque sentía que los latidos tan acelerados de su corazón y su respiración tan agitada, aún en medio de la oscuridad serían perceptibles en medio de tanto silencio para aquellos hombres.

El miedo la había dominado por completo, y sentía que si en medio de la espesura del bosque y lo oscuro de la madrugada no lograban descubrirla, la escasa distancia entre ese pedazo de tierra en la que se había resguardado y las patas de alguno de esos caballos terminaría por provocar una tragedia...

Nunca supo si fue mucho o poco el tiempo en que los hombres de Anselmo permanecieron dándo vueltas a su alrededor en un intento por encontrarla.

De repente los sentía muy cerca, pero también escuchaba en forma distorsionada el sonido de sus voces; el frío, el miedo, y tanta oscuridad hizo que perdiera el sentido y lo último coherente que recordó fue haber alzado la vista al cielo, para desde la poca claridad de la luna llena que se colaba entre las copas de los árboles y pinos más altos, percibir como una hoja de otoño en forma de trébol empezó a descender muy lento, para venir a caer justo encima de su rostro.

La humedad de la hoja sería quizá el sutil detalle que revelaría la ubicación exacta de su escondite, a pesar de lo negro y espeso de la noche...



Ya no supo si los hombres se fueron, o sus sentidos se bloquearon para desconectarse de todo lo que pasaría si finalmente había sido descubierta... Lo único cierto era que sus ojos seguían fijos en el cielo, y atestiguaron como miles de hojas similares a esa primera (que se había adherido a su rostro), empezaron a caer de pronto con la misma lentitud y ocupando por completo el espacio libre entre el cielo y la tierra.

No pudo evitar sonreír, porque esa visión le trajo recuerdos muy gratos de su época de infancia, cuando siendo apenas una niña de 6 años, presenció un espectáculo similar. Estando recostada bajo la sombra de un frondoso árbol que se encontraba en la parte más alejada de la huerta, en el rancho que sus abuelos paternos tenían, muy cerca de Santa Bárbara, Chihuahua.

Ella cerró los ojos para refugiarse por completo en ese recuerdo... Y entonces sucedió algo mágico, pues cuando abrió los ojos, el tiempo había retrocedido.... Era otra vez la primavera de 1896, y Margarita era de nuevo aquella niña de 6 años que durante la época del año en que sus padres la llevaban a vacacionar hasta ese lugar, ella podía pasar horas enteras en ese lugar.

Antonio, su padre, era quien le había enseñado como montarse hasta la parte más alta de las ramas de aquel antiguo roble. Aunque ella no sabía bien a ciencia cierta cuántos años tenía cuando eso sucedió, era muy curioso que recordaba a la perfección la primera vez en que había estado ahí.

Era una tarde calurosa, cuando ella y su padre llegaron hasta ese sitio, en una ocasión en que Margarita lo acompañó a dar un paseo por el campo a caballo y al pasar por ahí, viendo la oportunidad perfecta para disfrutar de algo mágico juntos, Antonio decidió que se detuvieran por un rato en ese lugar, donde luego de subir juntos hasta la parte alta del árbol, sentados ambos en una de las ramas, él le contó una historia fascinante sobre ese viejo roble que se decía cobraba vida cada cierto tiempo, pero sólo ante los ojos de alguien muy especial.

Margarita, con su voz de niña y su mirada transparente le preguntó aquella tarde a su padre ¿si él lo había visto moverse? y Antonio, con una gran sonrisa le respondió que se lo diría si le prometía guardarle el secreto para siempre, y tras sellar el pacto uniendo ambos sus dedos meñiques, su padre le contó que aunque la leyenda rumoraba que hacía más de mil años el antiguo roble jamás se había movido de su sitio; en una ocasión, cuando él tenía exactamente 6 años, lo había visto caminando desde lejos.

Antonio se llenó de ternura cuando vio reflejado el asombro en el rostro de su pequeña hija, justo al instante en el que le compartió que era probable, que como ahora ella era una niña de 6 años (la misma edad que él tenía cuando presenció aquel suceso mágico), no era nada descabellado ni descartable pensar que algún día a ella también le pudiera suceder.

Desde esa ocasión, la parte más alta del roble se volvió en el lugar favorito de ambos. Pasaron incontables veces ahí jugando a tratar de adivinar de que colores se pintaría el cielo durante los atardeceres, o tirados en el suelo "panza arriba" buscándole juntos la forma a las nubes.

Fue en ese lugar que Margarita aprendió a distinguir las constelaciones, su padre le enseñó la ubicación de cada una de ellas, pero lo más importante para ella fue que él era el único que entendía a la perfección y creía al igual que ella en que a la par de ese mundo en el que vivían, existía todo un universo mágico; y fue a través de ese tiempo que compartieron juntos que ella, a pesar de que creció, nunca dejó de creer en las señales, en la magia de los sueños, pero sobre todo, jamás dejó de pedir un deseo cada vez que en el cielo aparecía una estrella fugaz.

Durante la etapa de vacaciones, en la que por algo su padre no podía acompañarla a ella y a su madre hasta el rancho de los abuelos, Margarita siguió frecuentando ese sitio. Primero porque en el fondo siempre albergó la esperanza de que el árbol se moviera ante su presencia; y después porque en el fondo ella había desarrollado una teoría y esta consistía en que era muy probable que el viejo roble tuviera alma, y ella estaba segura que algún día se revelaría ante ella.

Su padre apoyó esa idea, y le sugirió que por qué no intentaba, durante los largos períodos en que permanecían ahí, llevar una especie de registro sobre la ubicación exacta del árbol.

Tal como si se tratara de una misión súper importante para ambos, en una ocasión, Antonio tomó estrictas notas sobre la dimensión del tronco, calculó distancias y luego de unos días, le regaló a Margarita una libreta y varios lápices de colores para que ella los utilizara como mejor le pareciera para llevar una especie de bitácora, que les permitiera saber si el árbol se había movido o no de lugar.


El tiempo pasó, y aunque Margarita nunca pudo atestiguar ningún instante en el que el espíritu del árbol se hiciera visible; la suma de todas las tardes que pasó ahí, fomentaron -gracias a la genialidad de su padre- su verdadera vocación; pues fue al pie de ese antiguo árbol que Margarita comenzó a desarrollar la facilidad por el dibujo y la escritura, y uno de sus primeros diarios albergó una especie de cuento con ilustraciones muy rudimentarias sobre un viejo roble encantado.

El árbol jamás le reveló sus secretos, pero le dió algo mucho más valioso... Una tarde en soledad, viendo caerse las hojas, descubrió en la parte trasera del tronco una especie de cavidad que luego se convirtió en el escondite perfecto para guardar el cofre de madera donde ella mantuvo a salvo por mucho tiempo sus más preciados "tesoros"... objetos extraños que fue acumulando con el paso del tiempo: Una moneda antigua que su abuelo le regaló y era muy especial porque según sus propias palabras, a él también se la había regalado el padre de su padre, quien la extrajo del tesoro de un barco pirata.

Tenía también el botón de la chaqueta de un mago que se encontró un día (tirado en la feria); un pedazo de tela que su abuela le había confesado era el trozo de una capa invisible; así como los boletos de color brillante y los programas de cada una de las galas de ópera a las que sus padres asistían de vez en vez.

Pero sin duda alguna, lo que más valor adquirió con el paso del tiempo fue su primer cuaderno con anotaciones y los trozos de periódico que ella extraía de los diarios que leía su padre, con aquellas notas que hablaban sobre un invento maravilloso que proyectaba imágenes en movimiento.


Margarita ya era una niña especial desde entonces... Su padre contribuyó en mucho a fomentar su creatividad, pero ese espíritu libre que poseía, ya era parte de ella quizá desde mucho antes de nacer.

Cuando cumplió 10 años, decidió dejar guardado para siempre en el interior del árbol su caja con tesoros, y a pesar de que su niñez estaba comenzando a quedar atrás, para dar paso a su adolescencia; las visitas prolongadas al roble durante la época de vacaciones siguieron siendo parte de su vida y ese lugar se convirtió en el refugio perfecto para escapar de tanta disciplina por parte de su madre.

Ya no era Antonio quien le contaba historias increíbles, ahora lo hacían todos esos libros que formaban parte de la biblioteca de su padre y que desde ese lugar ahora la acompañaban con sus historias mágicas de increíble encanto que descubrió leyendo sentada a la sombra del gigantesco árbol.

A pesar de que se metió en diversas ocasiones en serios problemas con su madre por regresar a casa tan tarde y con la ropa sucia, Margarita no dejó nunca de acudir a ese sitio que se había convertido en su pequeño santuario, en el que entre otras cosas también procuraba permanecer pendiente y al cuidado de los nidos y pichones de gorrión que cada primavera nacían ahí...

No supo porque, pero de pronto recordó todo eso... Era como si en ese instante pudiera haber sido capaz de ver gran parte de su vida como si ella misma estuviera atestiguando a través de un cinetoscopio, la proyección de sus primeros años....

Se encontró de frente con ella misma cuando tenía 6 años... Maggie de ese entonces, le sonrió a la mujer que en el presente era y empezó a alejarse como invitándola a que la siguiera...

Margarita accedió, pero ambas se alejaron demasiado de ese lugar en el huerto donde se ubicaba el roble, para luego pasar a un extraño lugar, que en el fondo le parecía conocido... Eran los pasillos de El Museo, pero ahora se veía diferente...


La pequeña Maggie atravesó uno de los corredores y se metió por una puerta... Margarita la siguió y entonces encontró muchos de sus vestidos, todos dispuestos como en una exhibición.

Ella no entendía nada, se quedó un momento ahí contemplando eso, palpando con sus manos la textura de la tela de uno de sus vestidos favoritos como tratando de entender que pasaba... Y mientras un extraño sentimiento de nostalgia comenzaba a apoderrse de ella, entonces la distrajo la risa espontánea de la pequeña niña que había sido cuando tenía 6 años, quien la invitaba a seguir jugando a perseguirla.

Margarita, supo entonces que si lo hacía, lograría entender todo aquello. Entonces la siguió, pero en el pasillo la perdió de vista y frente a ella se encontró con una puerta que se abría y se cerraba en forma violenta y durante el lapso de tiempo que permanecía de par en par, la imagen que se revelaba desde el interior era la de sus padres, discutiendo en una noche de tormenta, en la que su Antonio le reclamaba a su esposa, exasperado y como nunca antes recordaba ella haberlo visto, por el castigo tan severo que le había aplicado a la pequeña Maggie, tan sólo por no haber regresado a tiempo para el rosario de las 7.

Sintió el mismo dolor en la espalda, provocado por la paliza que su madre le aplicó como medida "correctiva" en esa ocasión -y que por cierto ya ni siquiera recordaba- pero le dolió mucho más escuchar que Doña Águeda, en un arrebato iracundo, le gritó a su esposo que estaba harta de él y de su vida, que nunca debió haberse casado con él, porque no lo amaba y por ende, Margarita no debía haber nacido nunca....

Margarita no quiso escuchar más, comenzó a alejarse y de pronto sintió una enorme ansiedad por encontrar de nuevo a la pequeña Maggie... Comenzó a correr desesperada por el pasillo, abriendo y cerrando puertas, donde se encontró con diferentes etapas y personas que por alguna circunstancia se cruzaron en su vida, pero no quería hablar ni ver a ninguno de ellos...

Su deseo era simplemente encontrarse con ella misma de niña, para rescatarse a si misma y salir de ese lugar para volver a la huerta junto al roble... Pues en ese momento, su madre, Anselmo, Verónica y hasta Fernando se dieron cuenta de que ella estaba ahí y se dirigieron hacia ella hablándole todos al mismo tiempo...

Ella quería hacerles caso, pero no podía con todo a la vez, entonces no tuvo otra opción más que alejarse lo más rápido posible y tratar de buscar un sitio dentro de esa edificación donde refugiarse y fue en el instante en que pensó eso, se topó de frente con una puerta de color blanco que permanecía cerrada frente a ella.

Sin dudarlo decidió entrar, y ya estando del otro lado, y tras haber girado la manivela para cerrarla, se encontró por fin con la pequeña Maggie, quien acurrucada sobre un rincón lloraba llena de miedo.

Margarita no pudo soportar eso, y la primer reacción que tuvo fue correr y abrazarla.
La niña no se resistió y se aferró a ella rodeándola con sus brazos por el cuello.

Con toda la ternura y la paciencia del mundo, Margarita se permitió convertirse en refugio. Cerró los ojos, pero mientras correspondía a su abrazo y le desenredaba los cabellos le susurró al oído en un tono muy dulce que lo malo pronto pasaría y también le prometió que todo iba a estar bien.

Le dijo que mientras la tuviera a ella, nada malo iba a sucederle, y que ella se encargaría de cuidarla para siempre...

El reloj marcó las 6 de la mañana, los primeros rayos de un nuevo día comenzaron a colarse por los resquicios de las ventanas y las puertas... Entonces, la imagen de aquella dama joven, abrazada a una pequeña niña comenzó a difuminarse sin dar oportunidad a delimitar la línea entre los sueños, el pasado, el presente, el futuro o la mezcla de todo esto, en un punto indeterminado de la irrealidad...

Continuará...

Los Mejores Juguetes de Todos Los Tiempos.



Los juguetes han existido desde siempre y todos hemos jugado con ellos, en la época actual hay algunos que son muy sofisticados, pero también existen otros que a pesar de no ser novedosos han permanecido en el gusto de niños y niñas por generaciones enteras...

El día de hoy, nuestro pase mágico nos ha permitido regresar más de 20 años en el tiempo y nos hemos reunido todos después de comer y terminar la tarea en el garage de la casa de algún amiguito de la cuadra.

Una vez más estamos todos sentados en el suelo y frente a nosotros se encuentra una caja enorme llena de juguetes.... todos pasaremos de uno en uno, para tomar el primero que agarremos al azar... Echemos un vistazo para ver que sale:

Yo-Yo Duncan

Es uno de los juguetes más antiguos, pues su origen se remonta a 1000 años A.C. pero fue comercializado hasta 1929 por el empresario Donald Duncan, y la interrogante aquí es: ¿por qué si es un juguete de los más antiguos no se le ocurrió a alguien comercializarlo antes de él?

Había temporadas en que se ponía de moda, incluso salieron algunos que tenían luces y estoy segura que más de uno de nosotros soñó con participar en los torneos de "Yo-Yo Duncan"... ¿A poco no?

P.D. La única suerte que yo aprendí a hacer antes de que mi flamante "Yo-Yo" quedara despostillado por tanto golpe, fue "El Columpio" y "El Perrito"...

Cubo Rubik



Creado por Erno Rubik cuando era estudiante del departamento de diseño interior de la Academia de Artes Plásticas de Budapest, Hungria. Se calcula que tiene 43,252.0003.274.489.856.000 combinaciones de las cuales yo nunca pude armar ninguna y creo que más de uno -como yo- hizo trampa y lo desarmó o despegó calca por calca para pegarlas todas las de un mismo color en un solo lado... jijijiji.... Un juguete demasiado sofisticado hasta el día de hoy para mi.

¡Por cierto! Salió a la venta en 1978 y yo una vez me encontré un mini-cubito en el bolsillo de un abrigo en una tienda de ropa para niños.

Barbie


Es la muñeca de juguete más famosa y vendida del mundo. Debutó el 9 de marzo de 1959 en la American International Toy Fair (feria del juguete). Fue creada por Ruth Handler, esposa de Elliot Handler, quien fuera co-fundador de la empresa Mattel.


En lo personal yo jugué con Barbies toda mi vida y todavía actualmente conservo una que me regaló mi abuelita (y me trajo de Los Ángeles, Ca. con su respectivo galán Ken).

Crayolas


Se pusieron a la venta en el mercado en 1903 y se consumen en promedio 2.5 millones de crayones al año... nada mal para ser un lápiz de cera....


En lo personal me parecen muy bonitos, pero siempre se me perdían... Hasta la fecha mis favoritos siguen siendo los colores "Blanca Nieves", que tienen una brujita al reverso de la caja (la famosa "Brujita de los Colores"), y recuerdo también que los Faber Castell eran como que más "nice", pero por lo mismo ¡Carísimos! y bastante chafones, se les caía la punta a la primera...

Tonka

¿Qué niño no ha jugado con estos vehículos para uso "pesado"?... Hay adultos que precisamente por la resistencia de estos juguetes todavía tienen una en casa y se conserva a pesar de que ya han pasado más de 30 años... La primera "Tonka" se fabricó en 1947 y su objetivo fue precisamente ese: ser un juguete hecho con un material durable...

Más de medio siglo ha pasado y 250 millones de camiones se han fabricado desde entonces... El clásico es el camión de carga amarillo.

Lego


Con estos pequeños bloquecitos, me acuerdo de mi primo Carlos, que cada vez que venía de vacaciones traía botes enteros de "Legos" y aunque él y yo jugábamos juntos, yo nunca pude armar absolutamente nada (otra vez, demasiada "sofisticación" para mi").

Lego es una empresa de juguetes danesa, reconocida principalmente por sus bloques de plástico interconectables. El nombre de LEGO fue adoptado por la compañía en 1934, formado por la frase del idioma danés: "led god", que significa "juega bien".

Hasta 1949, LEGO se dedicó casi exclusivamente a producir juguetes de madera.

Por cierto en el 2000 me sorprendió encontrar en Disney Downtown un Darth Vader de tamaño natural hecho con puros LEGOS y hace poquito hicieron una réplica en escala de la romántica Venecia de puras piezas de estas... (¡les debo el link!).

Hot Wheels



Son un ícono americano, el clásico juguete modelo y uno de los juguetes de colección más populares de la historia. Igual de adorado por niños y adultos, algunos fans de estos famosos carritos poseen más de 10,000 ejemplares en su colección de Hot Wheels.

Play Mobil


Línea de juguetes de plástico fabricados por el grupo Brandstater con sede en Zindorf, Alemania.

La base de estos juguetes es un muñeco de 7.5 cms de alto. Estas figuras disponen de multitud de accesorios, vehículos, edificios, plantas y animales en su misma escala, que permiten crear una gran cantidad de escenarios y situaciones en las que el niño toma el control dando movimiento y voz.

De estos me encantaban que sin importar que compraras un solo muñeco, ¡traía un montón de accesorios!!!

Sr. Cara de Papa



Llegó al mundo en 1952, fue el primer juguete que apareció en televisión y hasta la fecha se han vendido más de 50 millones de "papas" en todo el mundo.

**************************

Seguramente muchísimos otros juguetes se me quedaron fuera de esta lista... En lo personal tuve una infancia muy afortunada, pero crecí mucho antes de tener estos últimos juguetes que aparecen en las siguientes imágenes.



Quienes me conocen saben que yo no tengo hermanas y me crié al lado de puros hermanos y primos varones; lo cual propició que tuviera muchos juguetes de niño (pistolas de parque, baleros, trompo -que nunca aprendí a "bailar"- y hasta una "Tonka" de color rosa, que luego me sirvió como auto para mis Barbies)...





Por otro lado, de los juguetes que más disfruté (aparte de la "Tonka" que ya mencioné), están el Teléfono Periquín y el Radio Flayer Wagon... El primero fue un juguete que me gustaba mucho y duró muchos años conmigo, mienras que el carro, era de mi primo Sergio y los días en que nos dejaban quedarnos en su casa (que para mi era el paraíso), porque ahí nunca te aburrías precisamente porque había muchos juguetes y niños para jugar, lo que hacíamos era quitarle las barritas de madera de los costados y entonces cabíamos 3 niños perfectamente sentados arriba del carrito, mientras otro lo jalaba por toda la cuadra y así nos turnábamos.

Tal vez se me quedaron muchos juguetes fuera de esta lista, y quizá para todos ustedes, después de leer esto, recordaron cuáles fueron sus juguetes favoritos y cuáles fueron los momentos especiales que los convirtieron en eso...

Sin importar lo sofisticado o lo sencillo de los juguetes con los que a cada uno de nosotros le haya tocado jugar... Así como esa imagen del inicio en la que les pedía que se imaginaran que estábamos todos en el garage de la casa de un vecino frente a una gran caja repleta de juguetes, creo que todos coincidirán conmigo que muchas veces no importa si se trata de un objeto caro, moderno, ¡o que se yo!...

En la infancia, los momentos más divertidos y los juegos más increíbles se derivan de cajas de cartón que con imaginación se convierten en casas o enormes fortalezas; de los cometas hechos a mano y con papel de china; y de cualquier cosa simple que sirva para crear todo un mundo mágico... Así es la perspectiva cuando uno es niño y es algo que deberíamos conservar siempre.

¡Gracias por haber venido a jugar otra vez!