50 Días (Día 33).

on martes, mayo 31, 2011

Inicia la semana y este es el último Lunes del mes de Mayo... Es muy curioso como hay veces en que parece que será un día "X", sin nada interesante por contar, más allá de lo normal y rutinario... Pero de repente, y casi siempre al final del día, de la nada surge algo y es lo que rescata a un día ordinario, de ser exactamente igual a otros, para volverlo especial.

En este momento estoy en la última parte del día y hoy sólo tengo dos cosas que quiero escribir para que no se me pierdan entre el olvido y el paso del tiempo.

1. Hoy encontré un montón de cosas padrísimas sobre Budismo y una de las que más me llamaron la atención fue un podcast en el que se hablaba de como es realmente en la actualidad la vida del Dalai Lama, y me encantó eso, porque en cierta manera algunas cosas yo ya me las imaginaba a veces; pero bueno, ya habrá tiempo para hablar acerca de todo eso en el blog. 

2. Una frase del Twittero: "Soltando Letras" que me fascinó, porque eso es exactamente a lo que aspiro yo. Ojalá algún día pueda dominar un poco más mis múltiples defectos; para poder ser más útil y aportarle algo realmente padre a quienes se crucen en mi camino.

"Si ayudo a una sola persona a tener esperanza, no habré vivido en vano"...

Me voy a dormir con esta frase y con el corazón contento por todo lo que descubrí hoy... Cada vez me convenzo más de que mi camino va por ahí.

¡Hasta Mañana!

Historia en La Canción: "Raskatriski".

on lunes, mayo 30, 2011
                                                                                                                                      Fotos y Música: Universal Music.

* La Historia en La Canción siempre hace referencia a un sólo tema, pero a principios de Mayo descubrí el disco nuevo de Rosario Flores, y esto es lo que resultó de escucharlo tantas veces en casa, así como en el camino de ida y de regreso:

"Raskatriski"
Rosario despertó mucho antes de que el sol saliera, y mucho antes de que el reloj marcara su hora de entrada al trabajo, ella ya estaba lista también. Café y pan tostado le acompañaban, mientras leía y organizaba el legajo de facturas con las cuentas pendientes por pagar en el mes; pero al echar un vistazo al reloj empotrado en la pared de la pequeña cocina;  con un gran sorbo se bebió el contenido restante de la taza; para luego organizar con notable rapidez y adentro de un montón de sobres; cada una de las facturas acompañadas de unos cuantos billetes; que del fondo de su cartera pasaron a dividirse.

Agua, luz, gas, teléfono, la mitad de la renta (habría que hacer un poco más de tiempo extra para completarla); lo más posible destinado al sobre del dinero que enviaría a casa para su hijo; lo restante para gastos personales y tan sólo unas cuantas monedas para la alcancía que quizá cuando lograra llenarse, serviría para cumplir su sueño de grabar por fin su demo... El pase de abordar para alcanzar aquel sueño empolvado de convertirse un día en alguien que pudiera dedicarse de tiempo completo, tan sólo a interpretar sus propias canciones.

El tiempo en casa se le había agotado y al colgarse el bolso sobre su hombro para salir a la calle, recordó que aquella mañana despertó con una tonada haciendo eco en su alma: "La gente habla y se preocupa, pero nadie escucha su corazón"...

Tras cerrar la puerta y guardar sus llaves, mientras caminaba por las calles apuntó en la libreta de pedidos que usaba para su trabajo, esta pequeña frase en la que pensaba, seguida del título: "Mi Son".

Cinco años ya tan lejos de su tierra, saliendo todos los días, directo a ganarse la vida en un restaurant, para poder seguir enviando dinero a su hijo. Así, mientras caminaba apresurada entre calles pensaba: "Eres la luz de mis ojos, la que los hace brillar... Sólo le pido a la vida, ver tu despertar, y verte crecer de mi mano, y darte felicidad"... 

Esa fue la pequeña frase, que anotó bajo el título escrito con letras grandes que decía: "Como Te Quiero"... Ya habría tiempo para escaparse y tomar la guitarra... Pero por lo pronto, cuando algo da pie para que nazca  lo que parece que será una canción; no hay que dejarlo escapar.

Los ojos se le humedecieron al recordar que la última vez que lo vio, su hijo era aún demasiado pequeño; y aunque en ese entonces también disponía de muy poco tiempo, todas las mañanas trataba de ser ella quien se encargara de su cuidado. Le cantaba "Raskatriski", una palabra que no tenía ningún significado en sí, pero era como una especie de melodía como en juego, surgida de la costumbre de su familia que de una generación a otra se cantaban unos a otros a ritmo de rumba catalana... "Raskatriski"... "Es un ritmo muy bueno que te agarra y te llenas de alegría sin saber que pasa"...

De camino a abordar el metro, la nostalgia de saber lejos a los suyos, se evaporó al pasar por la calle bajo la cual cruzaba un río. Fue el caudal de agua corriendo, lo que le trajo a la memoria una canción que su abuela le cantaba cuando por alguna razón Rosario estaba triste: "Mira como pasa el Agüita del río, mira como pasa siempre por mi casa, y se lleva la penita que uno tiene, y que uno guarda en el alma"... 

Ya en el vagón del metro, le espera más de 1 hora de camino. Tanto los asientos como los pasillos van repletos de personas. Rosario se empieza a adormecer con la velocidad y el sonido constante de las ruedas deslizándose sobre los rieles, y la última imagen que sus ojos captan, es la figura de una chava vestida con uniforme de estudiante, que entre las manos lleva un libro de literatura...

En sueños, Rosario se imagina una historia de amor que tiene lugar en medio oriente y en su imaginación visualiza que se adentra entre las páginas de un libro que empieza con un párrafo que dice: "Tu Piel"... "Tus manos el placer, tus ojos mi volcán,  de lágrimas de sal... Veneno que quema y nos arrastra a los dos".

Ese es el comienzo de una historia de amor entre un mercader y una princesa de origen hindú, que se pierde entre poemas que hablan de que cuando están juntos "Como se pasa la vida", y ella escribe en pergaminos lo que siente: "Porque contigo es diferente, porque contigo se pasan las horas, se pasan los días, y es que a tu piel le entrego el alma"... Entonces sus sentimientos quedan empastados en bambú.

Pero nada de eso existe, el tiempo de soñar se acaba, las imágenes se desvanecen y el viaje en el metro también termina... Pocas cuadras antes de llegar a su trabajo Rosario se encuentra al pasar por una calle a un grupo de chavos cantando y bailando funky y entonces se imagina que ella podría ser capaz de interpretar un ritmo como ese, mezclándolo con sus raíces gitanas; lo que daría como resultado una canción en la que ella podría hablar de su familia al ritmo de algo que se llama "Gipsy Funky". 

El día se le va entre órdenes y mesas... Por la noche se queda unas cuantas horas más para poder sacar un poco de dinero adicional, atendiendo la barra del bar... En horas pico, cuando el cansancio empieza a hacer mella en sus huesos; piensa en que la vida se le está pasando y así se le escapa un día y otro; anota en una servilleta: "Estoy Cambiando"... "Últimamente no sé que pasa, me siento rara conmigo"...

Pero tampoco todo es malo... Las dudas a veces dan paso a los sueños y ya muy cerca de la medianoche,  cuando todos los clientes se han ido... Rosario se relaja y al terminar sus labores, se toma un breve descanso para beberse un vodka tonic reclinada sobre la barra ya limpia; mientras escucha una canción que ella misma invoca con una moneda depositada en la rockola del bar... La canción se llama "Nuestro Amor".

Rosario vuelve a escribir en la servilleta, llenando el reverso con frases románticas, mientras sueña despierta que ella misma se la podría cantar a aquel cliente que era tan amable como apuesto... Y aunque nunca más se le volvió a ver por ahí, a ella le robó el corazón.

Al llegar el final del día, vuelve sobre el mismo camino andado y con el cansancio sobre sus hombros. En los bolsillos, sus dedos intuyen a tientas que fue un buen día y uno más para vencer la distancia que la separa de su sueño...

Dobla la servilleta con los retazos de frases que pueden convertirse en canciones y se lo guarda en un compartimento secreto de la chamarra de mezclilla que protege sus emociones y cansancio del frío exterior... Entonces la nostalgia vuelve a hacerle compañía y mientras ve a la gente que se va cruzando a su paso;  piensa en si alguna vez las cosas podrán ir mejor... Lo piensa, pero ya no lo escribe... Entrecierra sus ojos y se imagina que en una pantalla digital de publicidad se despliega lo siguiente: "Un Sólo Corazón"... "Quizá puede que el hombre algún día pueda cambiar, que todos miremos al cielo esperando esa señal, y como en los cuentos de hadas, que con su magia encantada, a todo el mundo nos haga despertar"...

Ya en casa y metida en su cama, mientras el sueño llega, ella piensa en silencio y habla con Dios... Le cuenta de su miedo a no vivir de modo intenso, de perderse las cosas buenas que valen la pena, por enfocarse a otras que no lo son... Dios lo sabe, mientras ella lo resume todo en una sola frase: "Yo Quiero Vivir"... Mientras el día termina para ella, sus ojos se cierran con una petición hecha desde el fondo de su corazón: "Regálame un día nuevo, regálame un sentimiento bueno"...

... Así, Rosario se marcha por unas horas... Mientras "Raskatriski" se compone de 11 pensamientos distintos que quizá en un futuro no muy lejano, podrán convertirse en la música de su alma y sus sueños, materializados en su voz.

"Nunca sabes de dónde te va a venir una canción, ese sentimiento lo manejan los duendes y la magia".

-Rosario Flores-

"Mi Son"
-Rosario Flores-

Oye to' los días, oye me levanto, 
con la luz que llega del sol,
y busco esos ojos que quiero tanto,
para que me alegren mi corazón,
y la vida pasa, pasa y te preguntas, 
es un laberinto sin solución,
y la gente habla y se preocupa,
pero nadie escucha a su corazón.

Oye, como suena,
oye como suena mi son,
oye como suena,
oye como suena mi corazón,
oye como suena tu corazón.

Y sin darme cuenta yo te voy cantando,
esta melodía que traigo yo, 
y con los acordes de mi guitarra, 
baila tu conmigo este son.

Oye como suena, 
oye como suena mi son,
oye como suena,
oye como suena mi corazón,
oye como suena tu corazón.

Yo voy cantando, contando por cada esquina,
sin que me falte jamás el son,
algo de mi, un poco de ti, y algo de la vida,
pero no falta jamás el corazón,
yo te lo digo...

Porque hace falta tu corazón...

Oye mi ritmo, así lo traigo yo,
oye mi son, oye mi canción,
oye este ritmo, así lo traigo yo,
oye mi son, oye mi canción.

Oye como suena, oye como suena mi son,
oye como suena, oye como suena mi corazón.

Oye mi ritmo, así lo traigo yo,
oye mi son, oye mi canción,
oye este ritmo, así lo traigo yo,
oye mi son, oye mi canción.
oye como suena...

Oye como suena mi corazón...

50 Days (32nd. Day).

on domingo, mayo 29, 2011
Every days, in the moments when I stay alone with myself, always I wonder: How do you feel?... My answer never is the same... But I try to know if I can found something inside of me.

In the last days, I wondered if I´m returning to these days, when I wrote just for me... Every days I wonder too if somebody can hear me out there? I wonder if my words can serve for someone someday?... I don´t know, but sometimes I like think... Well... I like to imagine that the answer is: "Yes!"...

Sometimes, when I feel strange or a having to do; I thinking about two answers what I saw in my most recent english classes:

"If you could live the life of any person in History, whose would you choose?
Why that person's? Is there a famous person whose life you would definitely not choose? Why?"...

What are some of the things your are thankful for?
How would you life be different without them?"

Have you ever told the people responsible then how you feel? If not, why not?...

Well... These are profund questions, but I think so I don't like be a different person... I don´t like live other life, because I believe in all the things I've experienced, have helped me become who I am. Only for this, I think so I don´t like be other person, not even any person of the history.

About the second question, it´s very more complicated... I think so I've always been very hermetic person... But, I try to be honest, I feel grateful for life, especially those who have placed in muy life.

I like to tell many things today, but I think: this make sense?.... I don´t know... today only needed to talk about everything I think and feel.

P.S. I don´t know if this text has been written correctly in English... but I stared to thinking in this lenguague and I need to practice, if I want to learn...

Thanks for other day. 

"Universo Hoy" (2da Parte - Mayo).

on sábado, mayo 28, 2011
Otra vez un vistazo a nuestro planeta a través de las imágenes compartidas en Twitter por "Universo Hoy"...

El astronauta Andrew Feustel en la caminata espacial del 25 de mayo del 2011 de la misión STS 134.
Altocumulus lenticularis en Australia. Las nubes que frecuentemente son confundidas con "ovnis".
Nube Altocumulus lenticularis, Norilsk, Rusia. 7 de mayo de 2011.
Amanecer en Atlanta, EE.UU.
Un avión y el Sol. Hallwi, Suiza. 7 de mayo de 2011.
La ciudad de Barcelona, España, desde la Estación Espacial Internacional.
Chipre desde la Estación Espacial Internacional.
Costa Francesa en el Mediterráneo, Golfo de León (Francia) y La costa de Cataluña. Imagen tomada desde la Estación Espacial Internacional el 19 de mayo de 2011.
Halo solar en Ankara, Turquía.
Halo lunar en Estocolmo, Suecia.
Imagen despegue Endeavour.
Imagen de la galaxia NGC 2442
Imagen de la Luna a pocas horas de la fase de Luna llena.
Incendios en Irlanda y Escocia. Imagen tomada por el satélite Terra de la NASA el 2 de mayo de 2011.
Júpiter, Venus y Mercurio la madrugada del viernes en Australia el 13 de Mayo.
El lago Titicaca y los Andes. Imagen tomada desde la Estación Espacial Internacional el 30 de abril de 2011.
Las lunas de Saturno: Rhea, Dione, Epimetheus y Tethys.
París, Francia, desde la Estación Espacial Internacional.
Tormenta de polvo sobre el Mar Amarillo y la Península de Corea.
La gran tormenta en el hemisferio norte de Saturno con luz infrarroja.
La Vía Láctea. Stagecoach, Colorado, EE.UU. 5 de mayo de 2011.

"El Sexo Débil".

on viernes, mayo 27, 2011
                                                                                                         Fotos: Argos TV - Raúl Mendez - Raúl Caballero - Sergio Lubezky.

Viernes de nuex... ¿No les da la impresión de que cuando comienza la semana, es como si abrieran y cerraran los ojos y de repente ya es Viernes?... A mi si me pasa, el tiempo se me va rapidísimo y pues bueno para cerrar la actividad bloguera de esta penúltima semana del mes de Mayo les traigo algo que no es música, ni tampoco un cortometraje, pero que está relacionado con dos cosas que me gustan mucho: Las series de grupo Argos y el mundo de la producción ¡yuju!.

Primero que nada déjenme decirles que este es un post medio atrasado que debí haber publicado en Febrero cuando recién comenzó la serie (algunos meses después de que terminaron "Las Aparicio"); pero por una cosa o por otra nunca lo hice; y aunque ahorita la serie ya va más de la mitad (todas las series de Argos son de 120 capítulos nada más y ahorita ya van en el 78); por eso, antes de que se acabe y pues ya ni al caso con el post, se me hizo padre para cerrar esta semana, republicar aquí algunas de las fotitos de producción que he ido recolectando a lo largo de todos estos meses.

La serie, como todo lo que produce el Sr. Epigmenio Ibarra, está padrísima. Es la historia de un doctor llamado Agustín Camacho (Arturo Ríos) y sus 4 guapísimos hijos: Álvaro (Khotan), Dante (Raúl Mendez), Julián (Mauricio Ochmann) y Bruno (Pablo Cruz).

Todos ellos son médicos también con distintas especialidades (ginecología, psiquiatría, cardiología y cirujano plástico); y todos (a excepción de Bruno), trabajan en la Clínica Camacho (la antigua casa de Las Aparicio), por eso mi adorado Máximo de La Croix se aparece ahí y es la conciencia -por así decirlo de Agustín Camacho-

Lo interesante de la serie es que partiendo de la premisa de que Agustín Camacho es un hombre de doble moral, machista y de mente muy cerrada e intolerante; se refleja la influencia negativa que él ha llegado a tener sobre sus hijos y todas las personas con las que ellos se relacionan.

Julián es un mujeriego, Dante es un psiquiatra que tuvo que enfrentar el abandono de su mamá y creyendo algo que no era y eso lo ha hecho tener desde siempre un sentimiento de abandono; Álvaro es muy moralista, machista y prejuicioso; mientras que Bruno, es el más alivianado y honesto de los 4, pero para desgracia e intolerancia de su padre, es gay y además desertó de la medicina, para dedicarse junto con su pareja a ayudar a personas necesitadas en un centro de asistencia que ambos dirigen.

Eso es a grandes rasgos de lo que trata la serie y pues aquí les comparto algunas fotitos de producción:

Uno de los libretos de Dante Camacho, quien al igual que en Las Aparicio, tiene intervenciones de Voz en Off como lo hacía La Nana Aurelia.

Julián, Álvaro y Agustín Camacho en el set antigua Casa Aparicio.




Una buena parte del elenco con el director de escena, festejando el cumple de Itati Cantoral.




Dos guapos: Pablo Cruz e Itati Cantoral.


Moisés Urquidi (director de escena), Itati Cantoral, Raúl Mendez y el guapo de Mauricio Ochmann.




Bruno (Pablo Cruz), este niño me encanta desde que salió en la película de "El Estudiante".




Ensayo de escena entre los personajes de Silvia y Aida con el director de cámaras.


Silvia y Helena en escena... El Crew de producción y el Director de cámaras.


Los hijos de Álvaro: Víctor (Adrián Alonso) y Tania (Julia Urbini), los dos grandes actores jóvenes y Adrián es el chavito de la película "Bajo La Misma Luna".

Equipo de producción en el centro de ayuda donde trabajan Bruno y Pedro.

El elenco reunido en la casa de Los Camacho con Epigmenio Ibarra (al frente).

Par de guapos: Dante (Raúl Mendez) y Bruno (Pablo Cruz).

Equipo de producción, Moisés Urquidi al centro y Mauricio Ochmann a la derecha muy atento a las indicaciones de dirección de escena.

Cecilia Suarez y Raúl Mendez ensayando escena con el director de cámaras y escena.

Moisés Urquidi con Helena (Itati Cantoral) y Dante (Raúl Mendez).

Helena (Itati Cantoral) y Julián (Mauricio Ochmann) recibiendo instrucciones de Moisés Urquidi.

Como pudieron ver en estas imágenes se trata de una producción que además de estar muy bien hecha, trata muchos temas de actualidad y plantea situaciones que a muchos nos pueden pasar en la vida real (esa es otra de las cosas que también me gusta de Argos, que sus historias y personajes son muy reales, están hechas para un público inteligente y no son la típica novela cursi y rosa de siempre) .
A mi me encantaría que ojalá más adelante se les ocurriera hacer un making of (o incluirlo en el DVD de la serie completa), porque me encantaría ver como trabajan el director de cámaras y el de escena en el montaje de cada día de grabación.

Otra cosa que también siempre ha caracterizado a las producciones de Argos es que además de mantener un contacto muy directo y tomar mucho en cuenta las sugerencias del público que ve la serie, cada semana realizan un tweet cam con alguno de los actores del elenco y es muy padre porque te responden las preguntas  que haces (incluso las de producción)... ¿qué más puedo decir no?, se nota que me encanta la serie por partida doble, como público y también como comunicóloga; pues la verdad todo esto me ha llamado mucho la atención siempre y ¡uy! yo sería feliz si alguna vez me toca ser parte de un equipo de producción como el de grupo Argos.

Para finalizar les dejo dos de los promocionales que más me gustan (al inicio de la serie se hizo además de un Teaser, un promo para cada personaje), y hoy yo les dejo únicamente 2; pero antes de que los vean les comento que elegí en particular estos dos, porque además de que están grabados con una cámara fregonsísima; algo que me encantó es que para todos los promocionales e incluso para la entrada de la serie, se utilizó el agua como elemento para acentuar algunas de las características de los personajes y me encantaría por ejemplo que más adelante compartieran como se hicieron estos promos (simplemente la toma de Dante cayéndole el agua), en su rostro ves que es impresionante el trabajo de dirección de escena y no me quiero imaginar cuantas veces se realizó esa misma toma hasta que quedó el resultado que se ve en pantalla.

Mis respetos para la gente de grupo Argos y todo el crew de producción que hace posible esta excelente serie que al igual que Las Aparicio, cada noche nos hace reír, llorar y reflexionar.

¡Buen fin de semana! y ojalá aunque no hayan visto la serie, disfruten de este post tanto como yo.

¡Adiosh!


www.argostv.com

50 Días (Día 31).

on miércoles, mayo 25, 2011

Este Miércoles no hay nada grandioso que contar, quizá porque han sido días de mucho silencio; esto es, hablar poco y tan sólo pensar.

Entre todos esos pensamientos; en este día me sorprendió encontrar en uno de los libros que estoy leyendo en este momento, un párrafo que aquí comparto y que se relaciona con muchas de las cosas en las que yo misma he estado reflexionando en estos 4 ó 5 días más recientes y es lo que hoy comparto aquí.

"Leer es una actividad solitaria. ¿se han fijado que hay algo de tristeza y melancolía en el que lee? El que lee prefiere, en ese preciso momento, estar solo. Escoge la vida interna sobre la externa. Hay una intensidad contenida en el hecho de leer. ¿Por qué leemos? Porque la lectura nos revuelca en mundos nuevos, te mete en la vida de otros, rescata lo que tienes más escondido, te enseña lo que nunca te atreviste a imaginar, te descubre lugares, circunstancias, sentimientos que, hasta antes de pasar la página, desconocías y, sobre todo, te conecta: contigo mismo, con el autor, con los personajes, con otros tiempos, o con eso que tanto te aterra o te alegra. Leemos porque, con un libro en la mano, somos otros".

-Jorge Ramos-
"El Regalo del Tiempo".

P.D. Me encanta el título de este libro y la parte que leí hoy me hizo llorar. Hacía mucho que no me pasaba eso con un libro.

"El Viaje del Elefante".

El Viaje del Elefante
José Saramago
Ed. Alfaguara, 2008

Había una vez... Una chava que un día entró a la librería y le llamó la atención un libro de pastas muy gruesas en color amarillo y que en la portada tenía un elefante rosa... 

Ella lo empezó a hojear y entonces se dio cuenta que adentro de esas páginas se contaba la historia acerca del viaje de un elefante, y que quien la contaba a través de las letras era un escritor Portugués.

Cuando ella descubrió este libro, el autor ya había fallecido (de hecho hacía de eso apenas muy poco tiempo); pero tenía referencia de su obra gracias a un bloguero -que desertó del ciberespacio hace ya algunos años-, y además de que era alguien con quien podía platicarse padrísimo sobre muchos temas, ya que había leído muchos libros; ese bloguero era muy fan de Saramago

Él hablaba siempre de que los libros de este escritor tenían que leerse con dedicada concentración para poder disfrutarlos (sobre todo por el hecho de que este autor en especial tenía la peculiaridad de que escribía todo seguido, sin dar espacios entre párrafo y párrafo)... De ahí de seguir al pie de la letra tan acertada recomendación de leer con atención una historia que está escrita de "un sólo tirón".

Con estos antecedentes y después de que hacía muy poco tiempo también; yo me había vuelto a enfrascar en la odisea imaginaria de revivir el viaje a través de La India con "La Reina de Los Elefantes"; la idea de tener en este libro amarillo un nuevo pase para viajar a través de las letras no me desagradó para nada; y grande fue mi sorpresa al descubrir que adentro de este libro, más allá de una historia, encontré un cuento que Saramago me contó en todos estos meses -un poco a cuenta gotas- y que en esta mitad de semana, se me ocurrió contarlo a ustedes tal como yo lo he visto con mi imaginación.

¿Les late la idea de que hoy, al final del día alguien les lea un cuento?... Aquí empiezo pues...


Salomón era un elefante y su historia no comenzó el día en que proveniente de La India, viajó en barco para llegar hasta Portugal, acompañado de un hombre llamado Subhro (que en idioma bengalí significa "Blanco"); y quien era su "Cornaca"... O sea la persona encargada de su adiestramiento y cuidado (lo que en "La Reina de los Elefantes" era el Mahout).

Este gigante paquidermo, era propiedad de la corte de los reyes de Portugal: Don Juan, Rey III de Portugal y su esposa Doña Catalina de Austria; quienes en pleno siglo XVI; una noche en sus aposentos nupciales, Saramago empieza a narrar de una forma que te da mucha risa (porque dice que hay que disculpar los sonidos naturales del cuerpo en una alcoba); la pareja de monarcas se encuentra en un verdadero dilema, porque se acerca el cumpleaños de su primo el Archiduque de Austria: Maximiliano de Hasburgo; y ellos no tienen ni la menor idea de qué cosa regalarle.

De pronto la reina, tiene una genial idea, y se le ocurre proponerle a su marido que le obsequien a Salomón. Para ese entonces el elefante ya tenía 2 años viviendo en Portugal, y a pesar de que había sido una novedad en el reino a su llegada, para ese entonces ya vivía confinado en un cuchitril, todo sucio y descuidado (al igual que su Cornaca).

Lo que al principio parece ser una brillante idea, se convierte en un problema... Primero porque el rey no tiene ni la menor idea de como hacer llegar semejante regalo a su primo político, y después, porque una vez que los reyes deciden que aquel animal "sin oficio ni beneficio" y que en apariencia ya no tenía ninguna utilidad para el reino; justo cuando está a punto de ser transferido para que pase a ser propiedad de la casa de Hasburgo en Austria, en la corte del rey Juan III, el sentimentalismo se apodera de todo el reino y resulta que se dan cuenta de que ahora sí Salomón es un ser entrañable para todos ellos.

Otro inconveniente que surge, es el temor a que el Archiduque pueda rechazar el regalo.... En los últimos días que Salomón y su cornaca Subhro pasan en la corte de los reyes de Portugal; a la par de organizarse una caravana para que lo escolte hasta Viena; los reyes dan muestra del cariño que durante 2 años no fueron capaces de darle al elefante... Es más, el rey ni siquiera sabía cuál era el nombre del Cornaca.

Así arranca El Viaje del Elefante... Salomón parte de Portugal rumbo a Valladolid (lugar donde en ese momento Maximiliano se encontraba como regente); y lo hace acompañado de una larga caravana que el secretario del rey organiza y que más allá de tener como objetivo la seguridad y contar con el personal necesario para atender las necesidades del paquidermo; de modo inconsciente lo que pretende es dar muestra de la fastuosidad del reinado de Juan III de Portugal.

La caravana compuesta por el elefante y su cornaca, 2 hombres más para ayudarlo, un carro tirado por bueyes, otro repleto de forraje y un pelotón de caballería y más personas de intendencia, comienzan la travesía por el territorio europeo; sin sospechar todas las dificultades que van a tener que afrontar en el camino; aparte de caer en la cuenta de que la duración del viaje dependerá en mucho del elefante, que pierde mucho tiempo jugando en el agua, se tiene que tomar su tiempo para comer y dormir; y eso empieza a causar problemas entre Subhro El Cornaca y el comandante a cargo de entregar el regalo por parte del rey.

Condiciones extremas de clima (lluvia, nieve), así como todos los problemas derivados de una misión bastante mal organizada y planeada dan pauta para muchas situaciones chuscas que Saramago describe (como un sacerdote que intenta bendecir a Salomón con agua bendita que no lo era); y que provoca que el  sacerdote se lleve el susto de su vida... Un supuesto milagro que Salomón realiza (más por presión de un arzobispo que por otra cosa) a las puertas de la Catedral de San Antonio de Padua; pero que resulta ser un tremendo negociazo para el cornaca; cartas que van y vienen y por una sola palabra mal interpretada casi desatan una guerra, etc... Son sólo algunas de las anécdotas que se viven durante esta travesía que no termina cuando el elefante por fin pasa a manos de el Archiduque y este le cambia el nombre por Solimán, y al cornaca lo bautiza como Fritz.

La historia, además de estar contada con un excelente sentido del humor; tiene la peculiaridad de que Saramago te describe una situación desde todos los posibles ángulos y puntos de vista de los personajes que intervienen, y eso te hace sentir dentro de la historia, como si tú fueras uno más de los que viajan en esa caravana.

El libro también tiene partes muy emotivas (como esa en la que hace referencia a que Salomón se despide de la gente que lo acompañó durante la primera parte de su viaje), y las distintas reacciones que tiene la gente hacia él y la forma como el elefante también percibe todo eso, te lleva a pensar que así son las reacciones de los seres humanos... Hay gente a la que apenas si la conocemos y se vuelve especial en nuestras vidas; otras que nos produce mala vibra -sin saber porque- y Saramago ejemplifica muy bien eso en esa parte del libro.

Me encantaría contarles la historia completa, pero creo que cada persona (y más si son de los que les gustan tanto los cuentos como a mi); debe tomar si lo quiere, la oportunidad para experimentar por si mismo este viaje imaginario a través de los diversos lugares que Salomón y su cornaca recorren a pie para poder llegar hasta el lugar que en apariencia es su destino y que tiene un final totalmente irónico e inesperado... Y hasta quizá un poco triste.

Tengo entendido que este fue uno de los últimos libros de Saramago. Él lo empezó a escribir en el año 2007 y cuando tenía apenas 40 páginas escritas, se enfermó y fue a parar al hospital. A pesar de que estuvo muy grave y le costó mucho trabajo recuperarse, retomó el hilo muy fácil para poder seguir escribiendo este cuento y lo que más llama la atención es que en ninguna parte de la historia hay evidencia de todo lo que él padeció... Al contrario, es un libro muy divertido porque te explica cosas a detalle para poderte describir algo y eso te hace reír.

Antes de terminar este post y ya liberar por fin este libro; lo que si considero importante compartirles -Saltéandome el final- es la anécdota que en las páginas finales Saramago escribe para contar de donde surgió la idea que dio origen a "El Viaje del Elefante".

Un día, Saramago fue a comer a un restaurante que se llama "El Elefante"; y en ese lugar encontró unas figuritas que le llamaron mucho la atención. Eran unas pequeñas esculturas de madera que estaban colocadas en fila. Una era la Torre de Belén en Lisboa, y las demás representaban en escala varios de los edificios y monumentos de Europa y que supuestamente habían sido parte de un recorrido...

Cuando Saramago preguntó: ¿qué tipo de recorrido era?; alguien le respondió que esas figuras señalaban los puntos del itinerario que había seguido un elefante durante un viaje en pleno siglo XVI, desde Lisboa hasta Viena, y fue tanta la curiosidad de este escritor que comenzó a investigar, y fue así como surgió este cuento tan padre que describe la aventura de Salomón, el elefante.

Esta anécdota hace que este cuento se vuelva mágico y cobre aún mucho más sentido... Como lo dije ya al inicio de la semana, los libros siempre te hablan más allá de sus tapas y páginas; y para quienes nos gusta escribir (obvio, guardando las distancias, porque Saramago; aparte de ser verdaderamente un escritor profesional, fue un premio Nobel); descubrir y contar la historia de las cosas es lo que le da sentido a nuestra vida y contribuye también a conservar el encanto sobre todos esos personajes, lugares y costumbres que con el paso del tiempo no se debe permitir, queden en el olvido.

Eso es todo lo que puedo decir... Si les late, adentro de este libro amarillo con un elefante rosa dibujado en la tapa, cada uno de ustedes tiene un boleto para viajar en elefante por la Europa del Siglo XVI.

¡Buena Mitad de Semana!

"A la noche siguiente, movido por el arrepentimiento, Subhro fue a decirle a Salomón que no hiciese caso de lo que le había pedido, que había sido peor que el peor de los egoístas, que ésas no eran maneras de resolver los asuntos. 
Si sucede lo que me temo, soy yo quien deberá asumir las responsabilidades y tratar de convencer al Archiduque de que nos deje seguir juntos, porque, óyeme, suceda lo que suceda, ¡tú no haces nada!, ¿me oyes?, ¡no haces nada!. 
El mismo escéptico, si aquí estuviera, no tendría otro remedio que dejar a un lado durante un instante su escepticismo y reconocer, Bonito gesto, este cornaca es realmente un buen hombre, no hay duda de que las mejores lecciones nos llegan siempre de la gente sencilla". 

50 Días (Día 30).

on lunes, mayo 23, 2011

Pregunté como todos los días: ¿Estás ahí?... La respuesta fue "Sí" y en mi interior se dibujó una sonrisa porque encontré el cómplice perfecto para no echar por la borda un día en que todo mundo estuvo enojado, en todos lados había problemas y en el que tampoco yo le pude ser útil a nadie ni regalé nada de mi que alguien más se pudiera guardar en el corazón.

Pero hoy yo no quería hablarle de eso... Así que simplemente me fui a caminar pensando en que en mi camino siempre está a pesar de que para mis ojos no sea visible.

Por primera vez no le cargué el peso de mi mochila ni tampoco lo atropellé con preguntas formuladas con la voz del pensamiento, por la simple y sencilla razón de que hoy NO tenía ganas de hablarle de las cosas que me duelen, porque a final de cuentas: ¿qué cosa le puedo decir que ÉL no sepa ya?

Y me regaló una tarde maravillosa de pasos largos y sin prisa observando a los rayos solares pintar los contornos de los edificios de color amarillo; y la proyección a futuro de pensar, hasta casi convencerme, de que todas esas caminatas largas atravesando cuadras y cuadras quizá son una especie de preparación para cuando me toque recorrer Italia con mis propios pies.

La verdad no sé cuando falte para eso... No sé en que día ni en que año, pero ese es un sueño pendiente escrito en la lista de cosas por hacer.

Eso fue lo mejor y lo único de este día; una pequeña parte al final del Lunes con sabor a "Elote con chile", y que salvó un día más de vida de ser uno gris.

¡Hasta Mañana!