Ternura al final del día...

on martes, enero 31, 2012

...Después de las 6 de la tarde iba en la motocicleta de camino a mi casa. Tenía pocos minutos que había salido del trabajo y sobre la avenida principal que siempre tomo de regreso, no muy lejos de la oficina de redacción me tocó luz roja en el semáforo.

Yo llegué y me detuve como cualquier otro conductor, estaba demasiado alejada del auto que iba enfrente; y me quedé viendo la luz roja cuando de repente escuché que alguien me hablaba.

Miré hacia la derecha y a poca distancia descubrí que tras un cristal medio abierto una manita pequeña me hacía señas, aceleré un poquito con la intención de acercarme un poco más y abordo de un auto rojo descubrí que quien me hablaba era un niño pequeño que con una gran sonrisa, además de derretirme el corazón quería que me acercara más a él.

Algo dijo, pero no entendí... Tampoco hizo falta porque en ese momento en el asiento delantero, la mamá volteó y después de sonreírme también, me hizo saber que a su hijo le había llamado la atención la moto.
El niño estaba muy emocionado y tras la ventanilla seguía sonriéndome con expresión de "me quiero ir a pasear contigo".

En ese instante la luz del semáforo pasó de rojo a verde; yo seguí con mi camino y el auto donde él viajaba también; pero durante un buen trayecto continuamos juntos en la misma dirección sobre la avenida, y a pesar de que en el auto ellos iban un poco más rápido, los dos íbamos jugando desde lejos; y supe que le divirtió hacer eso, porque cuando volvía a alcanzarlos y a emparejarme con ellos en el camino, el niño seguía pegado al cristal de la ventanilla sonriéndome, mientras al mismo tiempo me decía adios.

No sé en que punto del camino lo perdí de vista... Evidentemente yo tenía que ir con toda mi atención y mis sentidos enfocados en mi propio trayecto, pero eso no impidió que en la parte final del día se me llenara de tanta ternura el corazón...

Todos los días voy buscando en lo cotidiano, señales, detalles pequeños para alimentar el alma... Hoy un niño tan pequeño le dio sentido a este día, y no sé... A lo mejor estoy demasiado sensible a tantas cosas... Hacía mucho tiempo que no recordaba lo que se siente adentro del corazón cuando lo invade la ternura y un  montón de sueños se cruzaron en un segundo en mi imaginación... (Suspiro y digo: "Ojalá un día la respuesta sea "Sí").

Tal vez fue un detalle insignificante, pero para mi fue mucho... Son este tipo de cosas las que voy atrapando en letras y me encanta escribirlas para que si algún día mi memoria falla, no se pierdan jamás... Gracias por ese trocito de ternura.

¡Hasta mañana!

Para Soraya...

on lunes, enero 30, 2012
Domingo 29 de Enero, 2012.

Como ya se ha hecho costumbre, estoy aquí escribiendo de ti entre mis páginas. Los que me conocen saben lo importante que has sido desde siempre en mi vida; porque al igual que todas esas personas que tal vez ni siquiera alcanzaste a mirar directo a los ojos, a pesar de la ausencia física; estás tan presente en todo lo que rodea lo cotidiano...

Por muchos años (incluso aún después de tu partida); me has acompañado tantas veces en el camino de regreso a casa. Por las noches es como si te sentaras con tu guitarra a cantar en una silla mientras yo termino los quehaceres de la cocina; y también durante incontables madrugadas tu voz y tus letras han estado ahí, incluso en los momentos más solitarios y silenciosos cuando al alma no le apetece hablar.

No siempre te escribo, pero siempre te pienso... La última vez que te vi fue en un sueño hace no tanto tiempo, y me dejaste pensando durante muchos días, porque a pesar de que en apariencia era algo irreal, sin que ni siquiera yo me lo esperara esa noche, fue hermoso volver a verte; pero fue muy duro también porque me sacudiste por dentro, pues en medio de la madrugada veniste a decirme las cosas exactamente como son...

En estos últimos meses; diferentes cosas que han pasado allá afuera y se relacionan con mi trabajo como reportera me han llevado a tenerte todavía mucho más presente, recordar lo que fue tu incansable lucha y la fortaleza de tu espíritu, (aún cuando tu cuerpo estuviera demasiado débil)... La lección tan grande que aprendí de ti: Valorar la vida, sin importar en medio de que circunstancias estés.

No sé si en el lugar en donde estás ahora te das cuenta de todo eso... A veces pienso que sí, porque de alguna forma siempre te haces presente cuando uno más te extraña o también te necesita... Hace apenas una semana atrás una noche antes de dormir y mientras rezaba me quedé pensando en ti y fue como si con la voz del pensamiento te hubiera planteado algo que pasó en el lapso de esa semana y me ensombreció por dentro.

Yo siempre te lo he dicho y lo he pensado... Hace poco más de 4 años, tal vez de algún modo conspiraste desde donde estás para que Dios me hiciera uno de los regalos más grandes que he recibido en mi vida; pero al parecer lo sigues haciendo; porque justo cuando parecía que ya nada podía hacerse para solucionar algo que dolía (y mucho); en el camino las señales se mostraron claras para indicar cuál es el camino a seguir.

A veces pienso que Dios, por esa razón te dejó aquí por tan poco tiempo; porque sabía que a pesar de que a muchos nos ibas a seguir haciendo falta y tampoco habría manera alguna de llenar el vacío que tú dejaste; al mandarte llamar a su presencia, todo lo que dejaste aquí iba a ser mucho más grande y especial de lo que te habrías imaginado, precisamente porque después de partir todo lo que tú hiciste en vida, iba a llegar a lugares y personas que ya nunca conociste.

Por eso quise escribirte en esta noche... Porque a pesar de que yo no sé como hacer llegar esta carta hasta el lugar donde te encuentras, necesito contarte que en estos últimos 3 días he visto el alcance y lo reconfortante que pueden las palabras que dijiste hace tiempo en la vida de alguien que quizá las necesita.

Allá afuera hay tanta gente pidiendo que la escuchen y con el alma tan frágil (como yo pensé que sólo era la mía)... Por eso siento la necesidad de hacerte saber que gracias a ti he aprendido entre ayer y  hoy que se puede regalar tanto teniendo tan poco entre las manos; porque hay regalos que se vuelven muy valiosos, cuando llegan a tiempo a la vida de alguien que lo necesita; y eso fue lo que tú hiciste, reglar trocitos de tu alma envueltos en canciones; pero también fuiste capaz de regalar parte de la vida que ni tú misma tenías ya; para ayudar a alguien más.

Es muy curioso, porque en todos estos años también he visto que cuando alguien dice "seguir tu ejemplo" se vuelve presuntuoso y es como si se pusiera un saco que además de que no le va, le queda muy grande... Las grandes batallas y los más grandes triunfos se logran de manera silenciosa, (y eso tú lo supiste mejor que nadie); y de esa manera continuas mostrándonos las lecciones más grandes de vida, a pesar de que ya son casi 6 años desde que te fuiste de aquí.

Yo no soy ni seré nunca tan especial como lo fuiste tú; pero sé lo valioso que es cuando alguien te regala aunque sea un ratito de su día o hace un alto en el camino para hablar contigo, mirarte a los ojos y preguntarte con toda la transparencia con la que te puedes ver a ti mismo reflejado en su mirada: ¿Cómo estás por dentro?, o ¿En qué te puedo ayudar?...

Que alguien te ponga atención se vuelve mucho más valioso que aquello que pesa o brilla... Gracias por  haberme enseñado eso en tan pocos días, por regalarme un pase para viajar en el mismo barco donde viajan los ángeles que no tienen alas, donde el que busca encuentra, y donde al final del día la palabra ayudar, cobra un real sentido y valor... Gracias por mostrar el camino de regreso hacia la vida de alguien; y el sitio que sin tener un punto definido en el mapa; cualquiera puede llegar hasta ahí y aunque quizá lleve sus propios parches en el alma; podrá encontrar también una razón para creer... 

No sé lo que pase, ni si llevo poco o mucho en el alma y entre las manos... Sea como sea, gracias por hacerme parte de esto y volverme a elegir para incluirme en este viaje...

Historia en La Canción: "Home".

on miércoles, enero 25, 2012
...8:45 de la noche y subió la escalera de manera silenciosa. Cuando abrió la puerta de la habitación, ella estaba durmiendo y al acercarse a poca distancia de su rostro, su aliento era aún tibio y respiraba tranquilamente. 

La enfermera revisó el ritmo del corazón, el pulso y la presión arterial con tan sólo oprimir un botón de la máquina digital que se encontraba a un lado de la cama de aquella mujer que fácilmente podía tener más de 90 años... Un pedazo de papel con toda la información sobre los signos vitales fue lo que le permitió determinar que sería una madrugada tranquila, a diferencia de apenas unas cuantas anteriores, que la verdad no fueron nada favorables...

Mientras echaba un vistazo al pedazo de papel extraído de la máquina, en el fondo, y a escasos centímetros de la máquina, los ojos de la enfermera tropezaron con algunas fotografías ya medio borradas por el tiempo, a pesar de haber sido enmarcadas... En ellas se reflejaba algún viaje, momentos espontáneos captados desde la calle de algún país lejano al otro lado del océano, había delfines o enormes ballenas flotando sobre aguas oscuras; y también estaban impregnadas de algún instante atrapado desde el punto límite en el aire al lanzarse al vacío, o quizá en la parte más profunda del mar...

En concreto, cada uno de esos recuadros de madera barnizada, resguardaban tras el cristal momentos tan especiales que podrían haber pasado en el transcurso de una existencia entera... La enfermera se concentró por un instante en cada una de esas imágenes, para luego voltear a mirar a la mujer anciana sin poder evitar pensar que era lamentable que un cuerpo que albergaba en su interior a alguien con tanta vida, con el paso del tiempo hubiera podido llegar a deteriorarse así.

La enfermera le rehuyó a ese pensamiento, pues la sola idea de tenerlo por un instante dentro de su mente, la llevó a sentir tristeza... Un sentimiento que no le era muy familiar y por ende no era nada agradable  experimentar...  

La madrugada sería larga sin duda, así que lo mejor sería que empezara de una buena vez su turno... Se guardó el papel que reseñaba en códigos y números el estado de la paciente; para luego dirigirse a encender una vieja radiograbadora (de esas que ya estaban descontinuadas). Así, mientras los sonidos de la estática por la ausencia de señal empezaron a inundar todos los rincones de aquel cuarto; la enfermera corrió la cortina que cubría el enorme ventanal que asomaba hacia el exterior.

No necesitó acercarse otra vez al aparato transmisor, pues después de unos cuantos segundos, solo captó una frecuencia de radio. 

"Son las 8 con cuarenta y siete minutos de este Miércoles 25 de Enero del 2065... Esta noche el nivel de radiación en el ambiente es muy bajo y si usted se fija, son visibles las 12 lunas de los 12 nuevos planetas junto a la del antiguo sistema solar... Si usted vive hacia el oriente de la ciudad es probable que la vea o es probable que sin yo decirle usted la haya visto... Pero vámonos con música, para arrancar el programa de esta noche, le dejo un gran clásico del año 2005... ¡"Home" de Michael Bublé!...

Todo lo que el locutor de la radio mencionó fue visible ante los ojos de la enfermera, cuando el cristal quedó descubierto, pero ella los vio sin manifestar emoción de ningún tipo... En una época como esa, muy pocas cosas de verdad podían ser ya sorprendentes...

Ni siquiera pensó en eso cuando fue y se sentó en una silla de madera que estaba muy cerca, pero a espaldas de la cama, para así poder empezar a llenar formatos y reportes que tendría que entregar al final de la noche...

Mientras las notas de la melodía y la voz de aquel cantante se escuchaban; la enfermera estaba tan abstraida en sus documentos, que jamás se dio cuenta que una mujer mucho más joven que miraba muy de cerca y con ojos de infinita nostalgia a la anciana que dormía, se despidió de ella no sin antes darle un beso.

Luego se dirigió hacia el escritorio que estaba junto a la ventana, para de entre los montones de libros y hojas, tomar un viejo cuaderno con las hojas ya amarillas y maltrechas donde empezó a anotar algunas cosas...

-Un abrazo eterno un día antes de esos que dicen sin palabras "no te vayas"... 
-Reencuentro en el aeropuerto...
-La llamada más hermosa en una sala de espera ya en el camino de regreso...
-Una conversación telefónica, él desde algún punto antes de cruzar la línea divisoria, ella mirando la marquesina afuera de un teatro en una ciudad lejana hasta donde fue a perseguir un sueño...
-La silueta perceptible de un hombre a través del cristal inmenso de una sala del aeropuerto, esperando su regreso.
-La promesa de un concierto que ya nunca fue.
-Una canción que en su tiempo él le pidió que escuchara, pues expresaba perfecto las ganas que tenía de que regresara ya.

...Terminó de escribir y dejó la pluma reposando entre las hojas... Luego se fue dejando el cuaderno viejo con las páginas expuestas, pues todas esas letras no eran más que pedazos de recuerdos que quizá en un tiempo muy lejano contaron una historia que no terminó como se esperaba, ni tampoco llegó nunca a tener un final...
Fotos y Video: Warner Music - Efecto Foto 1: Instagram
"It's Time" (2005) | Michael Bublé | "Home" | Track No. 5

"Home"
Another summer day
Has come and gone away
In Paris and Rome
But I wanna go home
Mmmmmmmm

May be surrounded by
A million people I
Still feel all alone
I just wanna go home
Oh, I miss you, you know

And I’ve been keeping all the letters that I wrote to you
Each one a line or two
“I’m fine baby, how are you?”
Well I would send them but I know that it’s just not enough
My words were cold and flat
And you deserve more than that

Another aeroplane
Another sunny place
I’m lucky, I know
But I wanna go home
Mmmm, I’ve got to go home

Let me go home
I’m just too far from where you are
I wanna come home

And I feel just like I’m living someone else’s life
It’s like I just stepped outside
When everything was going right
And I know just why you could not
Come along with me
'Cause this was not your dream
But you always believed in me

Another winter day has come
And gone away
In even Paris and Rome
And I wanna go home
Let me go home

And I’m surrounded by
A million people I
Still feel all alone
Oh, let me go home
Oh, I miss you, you know

Let me go home
I’ve had my run
Baby, I’m done
I gotta go home
Let me go home
It will all be all right
I’ll be home tonight
I’m coming back home

La Historia de Emmanuel Jal.

on lunes, enero 23, 2012
La historia que van a leer aquí es algo que sucede desde siempre en muchos países del mundo y se repite con tanta frecuencia que por desgracia nos hemos acostumbrado ya a verlo como algo normal (y que lo peor del caso es que se transmite hasta por televisión).

A pesar de eso, en este inicio de semana me gustaría retomar una sola de esas tantas historias, para contarla en este espacio. Imaginen por un momento que a miles de kilómetros de aquí; en uno de esos días que podían ser tan normales y rutinarios para cada uno de nosotros, en la zona alta del Nilo, una mujer se ha encontrado con un niño en condiciones muy lamentables.


El nombre de esa mujer es Emma MacCune, y pertenece a una organización que se llama Street Kids International. El niño que ha encontrado se llama Emmanuel Jal y todavía no conforme con rescatarlo; Emma decide arriesgarse y sacarlo en forma clandestina de su país, para poder llevarlo a Nairobi, Kenia, para adoptarlo y así poder salvarlo.

En ese país y después de mucho tiempo, Emmanuel no sólo es inscrito por primera vez en una escuela, sino que también conoce a través de Emma lo que es experimentar el amor de una madre y la seguridad que da el que alguien se preocupe por ti. A través de ella, este niño que tan sólo era uno más entre millones que son víctimas de la guerra, recibió educación y formación espiritual a través de la fe; pero sobre todo de la música.

Lo que ustedes han leído hasta aquí, podría parecer el final feliz de una película; pero es sólo el comienzo de una historia que en verdad fue real, pues el sufrimiento de este niño comenzó mucho antes del encuentro con esa buena mujer de origen británico que lo salvó en todos los sentidos.


Emmanuel Jal fue un niño de la guerra. A los 7 años de edad, y tras ver todas las atrocidades que los rebeldes árabes cometieron con sus hermanos y su madre antes de asesinarlos, durante la guerra civil en su país, él fue reclutado por el Ejército de Liberación Popular que combatía en ese movimiento, y al igual que muchos otros niños, fue enviado a un campo militar en Etiopía para ser entrenado y combatir contra enemigos árabes y musulmanes.

En esa época Emmanuel cuenta que el argumento que los soldados usaban para convencerlos de que se fueran con ellos era que aprenderían a pilotear aviones, pero la realidad era otra, y siendo tan niño; y ya obligado a disparar con un rifle AK-47 que era mucho más grande en tamaño que él; Emmanuel no sólo no entendía nada sobre la guerra. Aunque los comandantes de el ejército le decían que aquello que hacia era por el bien de su país, ya que no se trataba de una guerra de odio y venganza, sino de libertad, Emmanuel lo único que quería era vengarse de los asesinos de su familia.

A pesar de que estaba lleno de odio, luego de 5 años en el ejército, sufriendo todo tipo de maltratos físicos y emocionales mientras aprendía a blandir un machete o lanzar una granada, o que era despertado a punta de golpes cada hora en medio de la noche para recibir entrenamiento para aprender ataques nocturnos; llegó un punto en que este pequeño originario de una pequeña aldea en Sudán; comenzó a cuestionarse si era correcto lo que hacia; y fue entonces cuando escapó de ese campo militar junto a otros 300 niños, pero el precio que tuvo que pagar para conseguir su libertad fue muy alto.   

Al escapar del campamento, Emmanuel y todos sus demás compañeros, huyeron hacia el Este de Sudán, con destino hacia la zona alta del Nilo. En un principio ellos pensaron que el viaje hacia la libertad duraría un mes, pero la travesía se prolongó durante tres meses en los que el número de desertores se fue reduciendo por los ataques de los cocodrilos al cruzar los ríos y los campos minados por los que tuvieron que atravesar.

Sin agua ni comida, tan sólo 12 de ellos sobrevivieron, y en un principio comían todo cuanto encontraban a su paso; hojas, caracoles, víboras, animales muertos, pero a medida que iban avanzando en el camino, todo lo que podía ser comestible fue desapareciendo y muchos de sus amigos comenzaron a alimentarse de la carne de los mismos compañeros que se iban quedando en el camino.

Ni los horrores de la guerra representaron una etapa tan oscura en la vida de Emmanuel, como esa travesía de muerte en busca de la libertad. La situación para los pocos sobrevivientes que quedaron era cada vez más desesperante, al grado de que en una ocasión, con tal de evitar a toda costa el canibalismo, Emmanuel y varios de sus compañeros colocaron adentro del cuerpo de una de las personas fallecidas un montón de granadas, con la intención de que sirviera de trampa o carnada para poder atrapar una hiena y poder así comer algo.

Colocaron el cadáver abajo de un árbol y este explotó tal como ellos lo planearon, pero la hiena salió ilesa  y se llevó el resto del cuerpo. Emmanuel tenía tanta hambre que no pudo dormir en toda la noche; y a la mañana siguiente se levantó antes que todos para ver si en los alrededores del árbol podía encontrar algún pedazo de carne que pudiera comerse.

La parte más crítica llegó cuando un amigo de él estaba ya agonizando, Emmanuel sostuvo su mano durante todo ese tiempo, pensando en que sería su próximo alimento. Él le pidió perdón por lo que iba a hacer; y su amigo tan sólo lo miró de una manera que hasta ahora él no supo como interpretar. Emmanuel dice que aquella noche no pudo dormir, porque tenía miedo de ya no volver a despertar; y en medio de su desesperación recordó que cuando era muy niño, y afuera de su casa las ráfagas y los tiroteos provocados por la guerra eran cada vez más fuertes, su  madre se ponía a rezar, mientras le decía: "no te preocupes, Dios nos está cuidando"... Al recordar eso, Emmanuel empezó a rezarle a ese Dios del que hablaba su madre, y a la mañana siguiente un cuervo que estaba rondando el cuerpo de su amigo, fue lo que lo salvó de morir de hambre y también evitó que tuviera que comerse a su amigo.

Poco después de esto fue cuando Emma MacCune lo encontró y aunque ella murió seis meses después en un accidente de auto; ya en Naoribi la semilla sembrada por esta mujer que se convirtió en su madre, estaba sembrada y a la par de haber sido monaguillo en una iglesia, Emmanuel se refugió en la música, comenzó a escribir sus propias canciones y en el año 2004 grabó el primero de los 5 díscos con los que cuenta actualmente y se titula: "Gua", que significa "Paz" en su lengua materna.


Su fama surgió de boca en boca y su carrera como cantante despuntó a tal grado que su música ha sido usada en la banda sonora de la película "Diamante de Sangre", protagonizada por Leonardo Di Caprio, además de que Emmanuel se ha presentado en foros tan importantes como Live 8, en el foro de Las Naciones Unidas en NY (donde fue ovacionado 3 veces de pie), ha aparecido en la serie de televisión ER, cantó en el cumpleaños No. 90 de Nelson Mandela, pero más allá del éxito y de los millones de copias vendidas de cada uno de sus discos, el mayor logro de Emmanuel Jal ha sido viajar alrededor del mundo para hablarle a los jóvenes de su vida y transmitirles un mensaje de esperanza y paz.

Este fin de semana estuvo en Cd. Juárez, donde además de visitar el Centro de Readaptación Social para Adultos (CERESO) y platicar con niños pandilleros en el Centro Municipal de las Artes, ofreció un concierto en el Centro Cultural Paso del Norte. La verdad fue impresionante como a través de su testimonio de vida y sin importar la barrera del idioma llegó al corazón de alrededor de 2000 personas (en su mayoría niños y adolescentes) que no sólo se identificaron con su música, se emocionaron, se divirtieron y bailaron sobre el escenario junto a él.


Como todos sabemos, México, y en particular Cd. Juárez es una de las ciudades que ha sido más afectada por los cárteles de la droga. A pesar de que no existen cifras oficiales respecto a los niños que han sido víctimas de la violencia relacionada con el narcotráfico, se estima que entre los últimos 4 años han muerto en tiroteos más de mil niños y adolescentes; mientras que unos 30 mil han quedado huérfanos también como consecuencia de esto.

Angélica Fuentes Tellez

La violencia es igual en todos los países; y por esa razón fue tan importante recibir un mensaje tan esperanzador como el que deja en cada sitio donde se presenta Emmanuel Jal. Él fue traído hasta esta ciudad por Angélica Fuentes, una exitosa empresaria -que para quienes no la conocen- es originaria de Cd. Juárez y pertenece a una de las familias más poderosas de esta frontera que manejan El Grupo Imperial, que es un conjunto de compañías gaseras que se extienden por varios estados de la república; y quien además en la actualidad está casada con Jorge Vergara, un magnate empresarial dueño de la empresa Omnilife y del equipo de fútbol Chivas de Guadalajara.

A pesar de eso Angélica siempre se ha preocupado por trabajar en favor de quienes más lo necesitan en la ciudad que como ella misma dice: "La convirtió en lo que hoy es". Tiene una fundación con la que se encuentra desarrollando varios proyectos; y en este caso en concreto es admirable su trabajo si tomamos en cuenta que siendo una mujer privilegiada y que es incluso considerada como una de las más poderosas e influyentes en nuestro país, ella fácilmente podría irse a vivir a otro lugar y olvidarse de todas las necesidades y problemas que existen en esta ciudad fronteriza que ha sido tan golpeada por la violencia. Pero no, no sólo trabaja incansablemente por ayudar a la gente que más lo necesita, sino que el fin de semana contribuyó para que un joven de 31 años que es el claro ejemplo de que aún estando en medio de las circunstancias más adversas se puede tener esperanza, viniera a compartir su mensaje de paz, con todos esos niños y adolescentes que tal vez a otro nivel, también en cierta manera también han sido afectados y están muy vulnerables ante la violencia.

Algo que me impactó profundamente fue que Emmanuel dijo: ¿Qué hubiera sido de mi si Emma MacCune no me hubiera rescatado?; y entonces compartió la historia que tal vez muchos conocen y que habla acerca de una persona que recorría una playa rescatando a las estrellas marinas que se encontraban por montones en toda la orilla, para lanzarlas de nuevo al mar.

Por medio de ese ejemplo, él afirmó que tal vez una sola persona no puede tener al alcance de su mano la solución a todos los problemas tan serios que afrontamos en este momento, pero dijo también que con sólo ayudar a un niño y no soltarlo, es ya marcar una diferencia... Me quedé pensando mucho en eso, y en que necesidad hay en todos lados, y no se necesita ir muy lejos... Esta misma semana que acaba de concluir, todo eso de lo que habló él lo vimos reflejado en la situación tan crítica que en este momento están afrontando las familias que viven en la Sierra Tarahumara; por eso se agradece tanto que en medio de tanta desolación, alguien venga a transmitir un mensaje tan lleno de esperanza y fe.


La historia de Emmanuel Jal aún no termina... Es posible que se haga una película que contará la vida de Emma MacCune y mientras él recorre el mundo inspirando a otros jóvenes, ayuda a más de 40 niños en escuelas primarias y secundarias en Nairobi, a la par de que "GUA", la fundación que creó; ayuda a rehabilitar niños soldados de las comunidades de Sudán y Kenia, donde la intención es superar los efectos de la guerra y la pobreza... Por lo pronto, él no piensa regresar a su lugar de origen hasta que reúna el dinero suficiente para construir 3 escuelas; pues al igual que sucedió con él, esa es la única manera que tiene para marcar la diferencia en la vida de alguien...

"We want Peace" es una de sus canciones más conocidas (por la cantidad de artistas y personalidades que participan junto con él en el video), pero para cerrar este post yo los dejo con la canción que escribió para la mujer que lo rescató y le dio con ello la posibilidad de una vida distinta, y porque después de hablar con él y conocer su historia, por más insensible o indiferente que alguien pudiera ser, termina por conmoverse y reflexionar de una manera profunda.
¡Gracias Emmanuel por tu mensaje de paz!
"Emmanuel no merecía haber nacido donde nació, haber vivido lo que vivió: una guerra... A veces estamos en espacios que no merecemos. Juárez no merece lo que se está viviendo, pero él viene a decirnos, alto a la guerra, alto a tanta violencia, viene a decirnos que él es un guerrero, pero es un guerrero de luz... Él tuvo que sobrevivir porque tenía una misión muy importante que cumplir: Apagar llamas en el mundo -como él le llama- y por eso lo trajimos a Juárez, para decirle a la juventud, al futuro del mundo, a los niños, que si se vale tomar armas, pero armas de paz, y las armas de paz son: La educación y el amor".
-Angélica Fuentes Tellez-

Universo Hoy (Enero - 2012).

on sábado, enero 21, 2012
Nubes iridiscentes. Goese Sas, Países Bajos. 2 de enero de 2012 | Foto: Jan Koeman. 
...Veintidos días ya gastados de este 2012... ¿Cómo les está pintando el año?, ojalá que muy bien. Mientras seguimos gastando y acumulando días, estamos ya en la segunda vuelta de la mini-sección de "Universo Hoy".

Como siempre, la primer foto que abre el post es la que a juicio muy personal, más allá de reflejar el rostro de la naturaleza, expresa algo más... En este caso en concreto me pareció adecuado elegir esta imagen porque pienso que representa en forma gráfica el punto donde nos encontramos inmersos en el presente, y que equivale a decir que luego de haber llegado al final de un año muy difícil; la misma vida viene a decirnos que nada dura para siempre y tras las nubes más oscuras, tarde o temprano vuelve a ser visible la luz. 

Espero que así sean los próximos 12 meses para ustedes, llenos de una infinita capacidad para visualizar la claridad en medio de lo oscuro, ya que se puede caminar a ciegas en medio de la noche más densa, si tan sólo sabemos vernos por dentro con toda la honestidad del mundo; puesto que una vez que se aprende eso, es la única herramienta que puede brindar la certeza para caminar sin miedo; precisamente porque sabes lo que eres, estás seguro de los pasos que vas dando (aunque no conozcas el camino); tan sólo porque llevas lo que necesitas dentro.

Que disfruten de las imágenes de este primer Universo Hoy del 2012.
**************
Alpes Suizos desde vuelo a Milán | Carlos Carballo.
Arco circuncenital. White Rock, British Columbia, Canadá.| Foto: Robin de Goutiere.
Arcoíris. Deception Bay, Queensland, Australia. 31 de diciembre de 2011 | Foto: Danny Ratcliffe.
Auroras boreales. Parque Nacional de Abisko, Suecia. 13 de enero de 2012 | Foto: Chad Blakley.
Aurora boreal. Tromvik, Tromsø, Noruega. 12 de enero de 2012 | Foto: Antony Spencer.
Aurora boreal. Yellowknife, Territorios del Noroeste, Canadá. 11 de enero de 2012 | Foto: Yuichi Takasaka.
Aurora boreal. Kvaløya, Noruega. 6 de enero de 2012 | Foto: Fredrik Broms.
Auroras Boreales. Kvaløya,Tromsø, Noruega. 7 de enero de 2012 | Foto: Helge Mortensen.
Auroras boreales. Aurora Sky Station, Parque Nacional de Abisko, Suecia. 6 de enero de 2012 | Foto: Chad Blakley.
Auroras boreales. Simavika, Kvaløya, Troms, Noruega. 6 de enero de 2012 | Foto: Bernt Olsen.
Auroras boreales. Whitehorse, Yukon, Canadá. 2 de enero de 2012 | Foto: Jonathan Tucker.
Auroras boreales. Kvaløya, Noruega. 31 de diciembre de 2011 | Foto: Fredrik Broms.
Aurora boreal. Inari, Ivalo, Finlandia. 16 de enero de 2012 | Foto: Andy Keen.
Auroras boreales y Júpiter. Blokken, Sortland, Noruega. 16 de enero de 2012 | Foto: Frank Olsen.
Aurora boreal. Parque Nacional de Abisko, Suecia. 16 de enero de 2012 | Foto: Chad Blakley.
Aurora boreal. Kangerlussuaq, Groenlandia. 15 de enero de 2012 | Foto: Andrei Penescu.
Aurora boreal. Kangerlussuaq, Groenlandia. 15 de enero de 2012 | Foto: Andrei Penescu.
Auroras boreales. Aurora Sky Station, Parque Nacional de Abisko, Suecia. 21 de enero de 2012.
Conjunción Luna - Venus y auroras boreales. Kangerlussuaq, Groenlandia. 2 de enero de 2012 | Foto: Andrei Penescu.
El ciclón tropical Heidi (06S)- Oeste de Australia. Imagen tomada por el satélite Aqua de la NASA el 12 de enero de 2012.
Ciclón tropical Benilde (04S). Imagen tomada por el satélite Aqua de la NASA el 31 de diciembre de 2011.
El cometa C/2011 W3 (Lovejoy) y la Vía Láctea. Imagen tomada desde la Estación Espacial Internacional.
El cometa C/2011 W3 (Lovejoy) y la Vía Láctea. Observatorio Paranal. Chile.
Conjunción Luna - Júpiter. Elgin, Moray, Escocia. 2 de diciembre de 2011 | Foto: Alan C. Tough.
Conjunción Luna - Júpiter. Zsambek, Hungría. 2 de enero de 2012 | Foto: Tamas Abraham.
Conjunción Luna - Júpiter. Rehoboth, Massachusetts, EE.UU. 2 de enero de 2012 | Foto: Bill Gucfa.    
Conjunción Luna - Júpiter. Marcellinara, Calabria, Italia. 3 de enero de 2012 | Foto: Luca Rizzo.
La constelación de Orión. Lough Eske, Co. Donegal, Irlanda. 16 de enero de 2012 | Foto: Brendan Alexander.
Crucero Costa Concordia. Giglio, Italia, visto desde el espacio | 17 de enero de 2012 | Foto: Digital Globe.
Cuadrántida. Beijing, China. 3 de enero de 2012 | Foto: Yu Jun *En la imagen se aprecia El Palacio Imperial (Ciudad Prohibida).
Cuadrántida (meteoro). Kvaløya, Noruega. 4 de enero de 2012 | Foto: Fredrik Broms.
Amanecer. Imagen tomada desde la Estación Espacial Internacional.
Halo lunar. Upsala, Ontario, Canadá. 11 de enero de 2012 | Foto: Paul Beebe.
Halo lunar. Albany, Missouri, EE.UU. 6 de enero de 2012 | Foto: Dan Bush.
Halo lunar. Register, GA, EE.UU. 6 de enero de 2012 | Foto: Eddie Ledbetter.
Halo solar. Grand Rapids, Michigan, EE.UU. 5 de enero de 2012 | Foto: Kevin Jung.
Halo solar. Perth, Australia. 19 de enero de 2012 | Foto: Trevor Ward (El fotógrafo utilizó una pluma de águila para bloquear el Sol y hacer que el halo se apreciara mejor y evitar que la lente se dañe).
Halo solar y parhelios. Grand Forks, Dakota del Norte, EE.UU. 18 de enero de 2012 | Foto: Frank. E.
La India. Imagen tomada por el satélite Aqua de la NASA.
La Luna. Imagen tomada desde la Estación Espacial Internacional. 9 de enero de 2012.
Imagen compuesta de la Tierra a las 00:00 del 1 de enero de 2012.
La Luna y un avión. São Paulo, SP, Brasil. 4 de enero de 2012 | Foto: Sergio Mazzi.
Luna llena. Gleichen, Alberta, Canadá. 8 de enero de 2012 | Foto: Alan Dyer.
La Luna en fase menguante. Imagen tomada desde la Estación Espacial Internacional el 13 de enero de 2012.
Luna. Serralunga d'Alba, Italia. 8 de enero de 2012 | Foto: Stefano De Rosa.
La Luna y un avión. Nevada, Iowa, EE.UU.  | Foto: David Minnick.
Luna. Bondi Beach, Sydney, Australia. 9 de enero de 2012 | Foto: Daphne Gonzalvez.
Meteoro. Isla de Terschelling, Países Bajos. 2 de enero de 2012 | Foto: Jan Lameer.
Las montañas Rocallosas (Rocosas). Imagen tomada por el satélite Aqua de la NASA el 2 de enero de 2012.
Nebulosa Omega (NGC 6618) en la constelación de Sagitario. Imagen tomada por el telescopio VLT de ESO.
Nebulosa del Águila (M16) Imagen tomada por el telescopio espacial Herschel.
La península balcánica y Turquía. Imagen tomada por el satélite Aqua de la NASA el 3 de enero de 2012.
Nubes estratosféricas polares. Oslo, Noruega. 13 de enero de 2012 | Foto: Eric Schandall.        
Pilar de luz provocado por cristales de hielo al reflejar la luz del Sol. Edmonton, Alberta, Canadá. 15 de enero de 2012 | Foto: Gerry Russo.
'Pilares de luz' provocados por cristales de hielo en el aire. Nome, Alaska. 15 de enero de 2012.
Las Pléyades (izquierda), la Luna, el paso de la Estación Espacial Internacional y Júpiter. Blacksburg, VA, EE.UU. 4 de enero de 2012 (exposición de 13 segundos) | Foto: Stewart Scales.
Saturno y Tethys (centro) Imagen tomada por el orbitador Cassini.
Ubicación de la sonda Phobos-Grunt. 10 de enero de 2012 - 21:20 UTC.
Venus. São Paulo, SP, Brasil. 8 de enero de 2012 | Foto: Sérgio Mazzi.
La Vía Láctea. Zibashahr, Qazvin, Irán | Foto: Mahyar Moradi.

"Las cosas que estimulan nuestro espíritu son intangibles: los viejos bosques, un río claro, el vuelo de un águila, el aullido de un lobo, el espacio y el silencio sin ruido de motores. Esos son los valores que las personas buscan y que todos necesitan”.