Historia en La Canción: "To Love You More" de Celine Dion.

on sábado, agosto 31, 2013

Pues ya se terminó el mes de Agosto y ¿qué dijeron?: a Martuchis le ganó el tiempo y este mes no hubo "Historia En La Canción"... ¡Pues no!... La verdad es que sí, a veces me comen las prisas y no tengo tanto tiempo libre como quisiera, pero ustedes saben que el blog no lo abandono y esta sección han sido pocas veces las que se ha quedado sin actualizar.

Este octavo mes del año lo vamos a despedir (ustedes y yo), con un suspiro y con una "Historia En La Canción", que más que eso, es una anécdota muy personal que recordé hace apenas un par de días cuando le dejé un comentario a una amiga que hablaba en su muro de Facebook sobre Celine Dion.

Ese día, ella hacia referencia a la letra de una canción muy hermosa y aunque yo nunca he sido muy fan de Celine, si tengo varias canciones favoritas de ella (la mayoría son temas que de alguna manera me levantan el ánimo y me dan fuerzas cuando estoy "apachurradilla").

El caso es que a raíz de eso, y también de comentar sobre la música de esta maravillosa cantante, recordé algo que me pasó con una canción de ella que se titula: "To Love You More".

Yo ya conocía la canción desde hace tiempo, y me encantaba desde entonces por el sonido tan mágico del violín y la fuerza con la que ella la canta; pero hubo un día en que una circunstancia con una persona (que no voy a detallar) propició que yo estuviera ¡celosísima!, a tal grado que me enojé tanto, que ese día me esfumé por un buen rato.

En esa ocasión me desconecté, apagué la compu y no recuerdo porque razón, ese día también por alguna razón le pedí la tele prestada a mi mamá y la tenía prendida en mi cuarto. (quienes me conocen saben que yo no tengo tele, nunca la veo, y solo la pongo ahí cuando voy a ver un programa en especial).
El caso es que yo estaba que echaba "chispas" y mientras saltaba de un canal a otro, de pronto en alguno de ellos apareció Celine Dion y estaba empezando a cantar esta canción.

Por suerte era un concierto completo que ella dio en Las Vegas, Nevada hace algunos años atrás, y yo me quedé tan embobada viendo (sobre todo la parte donde salen las palomas), que no sólo le puse por primera vez atención a la letra y literalmente me "derritió"; sino que además también, Celine propició que toda esa carga emocional negativa se esfumara por completo.

La persona que me provocó eso ni se enteró (siempre me pasa eso, que las pocas veces que me llego a enojar con alguien, esa persona ni cuenta se da), y hoy después de varios años que ya pasó eso, me acuerdo ahora y me da risa, pero en ese entonces la pasé muy mal, porque los celos para mi son el peor sentimiento, uno de mis peores defectos como humano y siempre me han llevado a cometer las estupideces más grandes en mi vida.

Por eso quise contar esta anécdota a través de una canción de Celine Dion, para que sepan que no soy una blanca paloma, ni tan dulce como parezco, soy nada más un ser humano y como tal, también me equivoco; pero más que nada, la intención aquí era ejemplificar el poder tan grande que puede tener sobre las emociones humanas la magia de la música.

El tema hoy se los comparto aquí, no está dedicado para nadie en especial -aclaro-... Aunque pensándolo bien, creo que sí.... Me lo dedicaría a mi misma, porque la letra ¡es hermosísima! y de alguna manera en este tiempo reciente me he dado cuenta que cuando te mueres de amor por alguien, es porque precisamente el amor radica dentro de ti mismo, y en el caso de este tema, expresa de una manera perfecta el deseo de todas aquellas personas que nos morimos de ganas de amar a alguien sin miedos, y que además de compartir ese mismo sentimiento, comparta también el mismo proyecto de vida.

Espero que lo disfruten tanto como yo. Disfruten del fin de semana, y en la antesala del otoño, esperemos que Septiembre nos sorprenda.

P.D. Luego hablaré más sobre Celine Dion... Es tan grande como artista que la verdad si se merece más espacio en este blog.


"To Love You More" | Álbum: "Falling Into You" - Celine Dion (1996) | Track No. 17


"See me as if you never knew, hold me so you can't let go, just believe in me... I will make you see, all the things that your heart needs to know".

Silencio II...

on viernes, agosto 30, 2013


Silencio... Espacio donde se escuchan tus pensamientos, lugar donde a pesar de estar rodeado de gente, tan sólo te encuentras tú.

La ausencia de sonido se vuelve el refugio perfecto para encontrar a Dios -sin importar la hora- y poner sobre sus manos tus sueños, tus más sinceros sentimientos, así como también tus miedos.

Silencio... Es bajar la guardia, descolgarte la mochila con todo el peso que a veces no puedes sola, para darte cuenta que al volver al mundo real, ya no pesa igual.

Silencio: Es mirarte entre dormida y despierta, desnuda frente a un espejo, y amarte y amar lo que refleja el cristal con cada imperfección.

Silencio... Lugar donde la nostalgia se ilumina con colores y matices vivos; tan vivos que delimitan la frontera entre el mundo real y el imaginario, a tal grado que si cierras los ojos mientras viajas en medio del tráfico, es fácil que puedas ver a un unicornio sobrevolando edificios o quizá a algún fauno entre calles, buscando respuestas que le ayuden a delinear mejor su propia identidad....

Quedarse en silencio, es suspirar con la convicción de que si crees en la magia, tras la montaña de un desierto un día podrás encontrar el mar.

Silencio... Instante en el tiempo donde lo posible se puede tocar con la fragilidad del alma, pasaporte para marcharte sin estar ausente del sitio en donde ahora estás...

Yo hoy necesitaba silencio y vine a buscarlo. Lo encontré en mi interior, luego lo vi en el reflejo de un charco y lo tomé para abrigarlo entre hojas de papel y tinta.

Silencio... Eso es todo lo que tengo ahora y lo llevo en los bolsillos envuelto en fragilidad...   

Diario de Gratitud: Audio No. 3

on miércoles, agosto 28, 2013

Última semana de agosto y la vida sigue... Pasó un poco más de tiempo del que yo hubiera querido para poder grabar otro audio y conversar con ustedes por medio de este Diario de Gratitud.

No sé ustedes, pero yo disfruto mucho hacer este tipo de cosas. Hace apenas unos días atrás, y todavía el domingo cuando me fui al parque a grabar este audio, pensaba en que creo que mi misión es esa: compartir a través de las letras y los sonidos historias y cosas que quizá le sirvan a quien las encuentre para cambiar el swich, desconectarse un rato de todo lo cotidiano y empezar a verse por dentro, y más aún: mirar a los ojos a quien se encuentre al lado.

Están surgiendo muchas ideas a raíz de este ejercicio ¡y eso me encanta!... En el audio de hoy les platico un poco de eso y además les dejo un pequeño regalo.

Gracias por pasar por aquí y compartir un instante de su día conmigo.

¡Buena Mitad de Semana!

135541 Kilómetros...

on lunes, agosto 26, 2013

135541 kilómetros y contando... Mi vida continua escribiéndose entre los viajes de ida y vuelta en los que ha pasado de todo (tanto cosas buenas como malas), pero que de algún modo han sido parte de este proceso de "depuración" que me ha dejado tan sólo con lo más necesario tanto dentro, como fuera de mi.

Sobre dos ruedas no puedo cargar muchas cosas, lo cual me ha enseñado a simplificar mis días. He visto amaneceres hermosos, he despedido también al día y también he seguido a buena velocidad (y muy cerca de la línea divisoria) el mismo recorrido del sol.


Sobre dos ruedas he visto también el dolor en las calles, el color de la intolerancia de la gente que cada vez es más egoísta; pero al mismo tiempo he sido testigo de lo maravilloso que puede ser ver a la naturaleza hacerse presente en lo más simple y en las calles de la ciudad.

Así de extraordinaria y a veces poco perceptible puede ser la vida...

Creo que ya lo he dicho, pero he de confesar que cuando -más por necesidad que por convicción- tuve que cambiar un vehículo en apariencia cerrado y seguro, por este de dos ruedas, el miedo viajaba a cada instante al lado mío. Los golpes de los accidentes duelen y enseñan a tenerle respeto a la velocidad, que vuelve todavía más frágil la vida (aunque lleves la cabeza y el corazón encapsulados adentro de un casco)...



Desde entonces, la prudencia no permite que me ganen las prisas (por más tarde que sea), y ha sido mi mejor aliada y el mejor amuleto de protección en cada viaje.

En cada uno de los kilómetros ya recorridos se quedaron gran parte de mis pensamientos y emociones, distintos cambios de estaciones en los que he pasado mucho frío o calor extremo, en los que el sol poco a poco ha ido cambiado notablemente la pigmentación de mi piel.

He perdido ya la cuenta del número de viajes, y creo que todo se contabiliza mejor si con letras digo que en cada uno de esos trayectos he percibido a la ciudad con otros ojos muy distintos; pues he visto el desierto, he sentido la lluvia a veces azotándome y otras refrescándome el rostro... Me he llenado de arena, pero también he escuchado la voz del viento susurrándome al oído y he visto el cielo como un lienzo inmenso sobre el que Dios dibuja cada día una maravillosa obra distinta.


Contemplar las nubes en movimiento me ha hecho tomar más conciencia de la enorme distancia que puede difuminarse a la velocidad del pensamiento y tener también la convicción de que no viajo sola (a pesar de que el espejo retrovisor demuestre lo contrario al reflejar el asiento trasero vacío).

Todo eso ha dado pauta en cierta forma, para tener las conversaciones más sinceras y profundas con Dios.



Tantos posts y algunas de las historias que han leído dentro de Las Páginas Sueltas y de Colores comenzaron a escribirse -ya no en papel- sino en la imaginación, mientras recorría la ciudad de un extremo a otro o en el lapso en que dura un semáforo en color rojo, que suspende por un instante mi vida y la de muchas otras personas también.


Existen muchas cosas que aún no he visto y me encantaría ver reflejadas a través ese pequeño pedazo de vidrio ovalado que vuelve más grande lo cercano y mucho más pequeño lo que va quedando atrás (tal como la vida misma)... A veces imagino y simplemente sonrío; tal vez para mi es simplemente imaginación desbordada, pero sé que para Dios no hay imposibles y tal vez un día ÉL diga: "¡Va! ¿por qué no?"


Si eso sucede tal vez un viaje sobre esa "Catarina Motorizada" me espere a la vuelta de la esquina o quizá un recorrido para mostrarle a alguien más esta ciudad desértica que es mi casa; pero que desde hace mucho me queda tan grande...

¡En fin!, eso es lo menos relevante, si sucede o no sucede agradezco por la compañía y la protección constante, así como por el aire tan directo que sobre dos ruedas oxigena tanto mis pulmones y por esa sensación de libertad que a veces humedece mis ojos por la realidad y también por viajar en el presente, a la par de recordar...


Aún hay mucho camino y cientos de historias... Sin duda la vida está allá afuera y a medida que el velocímetro vaya sumando números, de seguro más apuntes sobre ruedas llenarán todas esas páginas que aún faltan por escribir...

¡Nos leemos pronto!

20 Años Contigo...

on sábado, agosto 24, 2013


...Siempre apareces cuando más lo necesito y me llenas el alma... Eres de las pocas personas que cada vez que se para frente en un escenario y abre su voz ante un micrófono, provoca que se me erice la piel.

Tantos recuerdos, tantas canciones, todos los amigos, las aventuras, los bailes, esas persecuciones memorables para verte de cerca (aunque sea un momento); todas las anécdotas y las charlas afuera de los hoteles, así como los sueños y todas las emociones de alguien que con su música y su sonrisa siempre ha estado ahí...

Definitivamente sin darte cuenta, eres alguien que hace que soñar y suspirar sean de las cosas por las que la vida sea todavía más, una maravillosa experiencia. 

* Si Dios quiere nos vemos en Febrero para celebrar...


¡Gracias Lau por estos maravillosos 20 años contigo!...

Coma, antes de un punto final.

on miércoles, agosto 21, 2013

Vania lo besó y como todas las mañanas se dejó envolver por su peculiar olor a “limpio” y también por la inconfudible textura de la piel de su rostro recién acabado de afeitar. 

... Él no dijo nada. Ni siquiera la saludó. Se hallaba ensismismado en sus propios pensamientos y sueños… Así había sido desde hacia poco más de tres años.

No era que no le importara, o no quisiera responderle. No podía saberse con exactitud, pero los repentinos cambios de temperatura en su piel, quizá eran la muestra de que sí, la escuchaba. Tal vez como un eco lejano, tal vez sin entender mucho lo que le decía; pero sí, su voz para él era perceptible y en medio de toda aquella realidad había veces en que el presente y las memorias de otros tiempos, para él, se mezclaban entre si. 

Aquella mañana ni siquiera volteó hacia la ventana mientras ella corría las cortinas para darle la bienvenida al nuevo día, que de inmediato se introdujo con la confianza para iluminarlo todo y propiciar que en medio de tanto silencio, la habitación se percibiera un poco más cálida.

Dante pudo sentir la nítida luz del sol a travesando la piel de sus párpados y luego la calidez de las manos de Vania sobre la piel de sus brazos, mientras ella le contaba -como todos los días- del tráfico insoportable que tuvo que sortear para poder reunirse con él.

Desde su lugar, él la escuchaba en silencio, ir y venir de un lado a otro, mientras le compartía que en casa (específicamente en el jardín), aquel rosal que nunca había florecido y que estaba a punto de “extirpar” de la tierra, luego de que parecía haberse secado tras el último invierno, en las últimas semanas, y tal como si se aferrara a la vida, logró expulsar un milagro en forma de pequeño botón.

Dante seguía la voz de ella con su propio silencio; y mientras Vania hablaba emocionada de ese pequeño milagro en el jardín de la casa de ambos, una imagen de ese lugar vino a la mente de él. Era tal y como si estuviera viendo la proyección de una película ya conocida. En ella, aparecía Vania exactamente en ese mismo lugar al que ahora en su conversación hacía referencia.

Estaba sentada sobre el césped, doblando un montón de ropa limpia que colocaba en un cesto luego de haberla descolgado tras varias horas expuestas al sol. Dante estaba ahí de pie, a pocos metros de ella. Acababa de llegar a casa, y la descubrió tan simple y natural como ella era. Descalza, de playera clara y jeans de mezclilla, con los cabellos revueltos y enredados, rebelándose a permanecer atados en una coleta.

Él sonrió, para luego acercarse y besarla en la frente, pero al hacerlo, tras ella descubrió en el fondo del jardín y muy cerca de la barda, una rama inerte que sobresalía de un agujero con la tierra húmeda.

Dante le preguntó: ¿Si era el mismo rosal que habían sembrado con las semillas de aquel sobre que compraron en un vivero?, justo un fin de semana después de haberse mudado a esa casa? Vania le respondió con un suspiro que sí, pero al igual que ahora, él ya no escuchó más todo lo que ella le compartía. Una vez más estaba ensimismado en sus propios pensamientos…

Las presiones del trabajo, el estrés por alcanzar el objetivo de ventas más alto del corporativo, así como la enorme responsabilidad de no defraudar al directivo que por recomendación logró su promoción a un cargo con mayor importancia y responsabilidad jerárquica dentro de la compañía, se apoderaron otra vez por completo de su alma y cabeza: y no volvió a la realidad hasta que la voz enfurecida de Vania lo hizo reaccionar.

Cuando volvió a ese tiempo presente, la vio alejarse con el cesto de la ropa entre los brazos. Era evidente que estaba enfadada, y sólo alcanzó a escuchar que antes de azotar la puerta para entrar a la casa, a lo lejos le gritó que era un egoísta y no podía creer que le hubiera hecho aquello otra vez.

Vania tenía razón… Él era un egoísta… La sensación de su piel sobre su brazo (ahora en el presente), le hizo recordar que aquella misma madrugada, mientras bajo la penumbra, para él era perfectamente visible el color oscuro de su cabello esparcido sobre la almohada mientras ella dormía. Ahí contemplándola en silencio, fue que se dio cuenta cuanto la amaba y también de que todo cuando le decía ella siempre era cierto...

Entonces recordó la sensación de arrepentimiento que experimentó al estar ahí a su lado, y mientras se acercaba para envolverla con sus brazos, tras acomodar un mechón de su cabello detrás de su oído, le dio al mismo tiempo un beso y le pidió perdón.

Vanía estaba más dormida que despierta, pero en medio de su inconsciencia le respondió que lo amaba y ya nada de lo que había pasado tenía importancia. Luego se dio la vuelta y correspondió a su acercamiento, quedándose dormida reclinada muy cerca del corazón de él.

Ella tuvo siempre razón, no la escuchaba... Y después de cinco años juntos, las cosas no eran muy distintas, pero sí las circunstancias que los envolvían a los dos. Dante se sentía miserable, pero no podía ni siquiera decírselo mirándola a los ojos… Odiaba eso, pero más odiaba el silencio, estar tan confundido y sobre todo distante. Odiaba también el silencio tan intimidante cuando se quedaba completamente solo y que lo llevaba a pensar que después de tanto tiempo, de aguantar tanto, llegaría un día en que Vania no volvería más...

Él no podía ni siquiera decírselo. No podía llorar tampoco, ni siquiera podía ser capaz de mover sus dedos a unos pocos centímetros de distancia, para posar su mano sobre la de ella cuando lo tocaba, ni tan siquiera podía acomodarle los cabellos cuando sentía su respiración muy cerca y que le hacía saber que el cansancio la había vencido hasta quedarse dormida muy cerca de él.

Él quería volver, pero no sabía como... A veces escuchaba la voz de Vania y se veía a él mismo como si fuera un personaje incidental de todas aquellas historias que en voz alta le leía. Había veces que la escuchaba cantar, y días grises en que sentía la humedad de sus lágrimas sobre su rostro cuando la desesperación se apoderaba de ella y lo abrazaba para pedirle que volviera, que ella lo iba a seguir esperando ahí.

Doce estaciones habían pasado ya desde aquel fatídico día en que Dante emprendió un viaje sin retorno. Había sufrido un derrame cerebral que lo había dejado en estado de coma tras recibir medicamentos que no le estaban indicados para tratar un infarto.

El estrés, las pocas horas de sueño, la alimentación a deshoras y algunos cuantos cigarillos, habían sido la combinación perfecta para completar el viaje hacia ese lugar del que nadie sabía si algún día iría a regresar.

Una noche, sin saber exactamente como, Dante no sólo volvió a abrir los ojos, pudo levantarse por su propio pie y caminar hasta el enorme ventanal que se ubicaba justo frente a su cama dentro de aquel hospital.

Todo estaba muy oscuro... Tras el cristal ni siquiera era perceptible la calle ni las luces de la ciudad. Dante quería ver a Vania y como no estaba ahí, salió por la puerta de la habitación y perfiló sus pasos por el pasillo principal.

No volvió la vista atrás, por eso no se dio cuenta que quizá todo era una vez más un sueño, dentro de otro sueño... El inicio de un viaje hacia otro sitio donde su cuerpo tal vez ya no era necesario; pues por algo lo había dejado intacto o tal vez olvidado encima de la cama.

Él salió para ir en busca de su esposa, pero nunca pensó ni siquiera en la posibilidad de despedirse, puesto que para él ni para ella ni siquiera era asimilable la idea de una pauta en su historia que desde hacía tanto quedó en el tiempo suspendida, de una coma, antes del punto final.

Cuando la poesía se "voló" la barda.

on lunes, agosto 19, 2013

Hace varios años ya, un profesor que tuve en la universidad, quien era escritor, (y que por cierto el año pasado se ganó un premio muy importante), un día, en plena clase nos dijo: ¿Qué pasaría si la poesía se publicara al reverso de las cajas de cereal?, él argumentaba esto, por el simple hecho de que esos empaques son de las cosas más leídas a nivel mundial.

Ese recuerdo fue lo primero que vino a mi mente cuando de un día para otro las calles de mi ciudad comenzaron a llenarse de frases hermosas, plasmadas con letras negras sobre bardas abandonadas de color blanco. Para muestra la imagen que encabeza este post y que es una de mis favoritas, ya que el día que la descubrí fue como encontrar en el camino una hermosa señal.

Tal vez la poesía nunca será leída a la hora del desayuno sobre trozos de cartón (como dijo mi maestro), pero luego de ver cada vez con más frecuencia este tipo de leyendas dentro del paisaje urbano, me di cuenta que a alguien se le ocurrió algo todavía mucho mejor.

Acción Poética es el nombre que lleva este movimiento que para mi sorpresa comenzó en México (en específico en la ciudad de Monterrey, N.L) y surgió de la idea de Armando Alanis, un chavo que a los 26 años empezó a salir a las calles para llevar a cabo esta genial idea.

Él estudio administración (me recuerda a alguien...) y fue exactamente en el año 1996 cuando comenzó a pintar las bardas de esa ciudad regia, no con la intención, de rayonear por vandalismo, sino de que un espacio olvidado se transformara en un escaparate para la poesía.

Él es un poeta de corazón, estudió también una maestría en artes y en la actualidad tiene más de 15 libros publicados. Con este movimiento que lleva más de una década, Armando no sólo ha impactado diariamente a miles de personas que transitan por las calles de su ciudad, sino que logró que más jóvenes se sumaran a esta iniciativa y trasparasaran así las fronteras. Este hecho lo hizo merecedor de un premio por parte de la Universidad Autónoma de Nuevo León por acercar la poesía de una manera más original y cotidiana a la gente, por medio de frases y leyendas que dan pie a la introspección.

Dicen que el color blanco de estos muros simula páginas en blanco que contienen frases de nuevos talentos de la literatura, de escritores consagrados y hasta frases de canciones. A mi en lo personal me encantan y además de hacerme suspirar, siento que esta es una gran iniciativa, porque más allá de ese acercamiento tan genuino con la poesía, todas estas leyendas en letras negras, nos cambian el día durante el trayecto al trabajo, de regreso a casa o de camino a la escuela.

Armando dice: "Estoy convencido de que si leyéramos más poesía, seríamos mejores personas, más amables, más humanos... Por eso decidí tomar las calles, hacer que la gente tuviera este encuentro cotidiano que te sale al paso, llevarle la poesía a su vida. Son mensajes cortos que puedes leer mientras caminas o si vas en coche a 100 kms / hr. No te quita tiempo, y en cambio te da vida".

Para ya no hacer esto tan largo, "Acción Poética" se ha extendido como movimiento a más de setenta ciudades en México, así como en España, por 23 países de Latinoamérica además de lugares tan distantes y exóticos como Angola.

Con toda seguridad ustedes han visto imágenes de este movimiento urbano-literario por todos lados e incluso hasta se les habrá ocurrido alguna que otra frase para colocar sobre algún muro (y no hablo precisamente del de Facebook).

Dicen que lo bueno siempre tiende a tener imitaciones, algunas burdas, otras que dan bastante risa, pero en este inicio de semana y aprovechando mis constantes salidas a la calle, yo quise aprovechar el tiempo para averiguar lo que está pasando con Acción Poética en Ciudad Juárez; aunque para captar algunas de estas imágenes casi me atropellan... Jajajaja... 

¡Nah! ya en serio, si hubo algunas en las que tuve que esperarme a que ya no pasaran autos sobre las avenidas, pero me encantó andar "reporteando" para el blog y espero que puedan ver más seguido este tipo de cosas dentro de mis "Páginas Sueltas y de Colores". Si tienen alguna idea en especial se aceptan sugerencias tales como las que hace Clau, mi amiga y "Coach Bloguera" (a quien por cierto le mando un saludo y un gran abrazo desde aquí).

Puede ser que existan un montón de frases desperdigadas por las bardas de toda la ciudad, pero estas son las que yo encontré en mi camino y espero de corazón que hayan disfrutado de este recorrido gráfico por las calles de Ciudad Juárez.

Para concluir me quedo con la reflexión de que este tipo de iniciativas no sólo resultan positivas, porque más allá de brindarle un toque distinto y de originalidad al paisaje urbano -por mencionar sólo alguno de los aspectos positivos que tienen- a mi en lo personal me parece una genialidad que de una manera tan sencilla, alguien tenga la capacidad para en muy pocos segundos (o en el lapso que dura suspendido un semáforo), tú mires hacia "adentro" y reflexiones sobre todo lo que tienes, lo que te falta, lo que extrañas, pero también en todo aquello que sueñas, amas y te hace suspirar...

¡Buen Inicio de Semana!

Esta creo que es una frase de un autor famoso y se encuentra por el rumbo del aeropuerto de la ciudad.

A esta no le entiendo muy bien pero se encuentra casi frente a la "línea express" sobre el Malecón.

Esta es súper romántica y se encuentra plasmada sobre el Blvd. Manuel Gómez Morín.


Esta me encantó porque me identifico mucho con ella. Se ubica sobre la Av. Francisco Villarreal, pegadita al puente de "El Zorro".


Por el tipo de letra, no parece de Acción Poética, pero si lo es... También plasmada en la barda frente a el puente de "El Zorro".

Una frase muy cierta. Sobre la calle Lago de Patzcuaro, muy cerca de la Av. de la Raza.

Esta me fascinó, porque yo si me lo imaginé y me encantó la idea... Me hizo suspirar la primera vez que la vi.
Barda sobre el Blvd. Manuel Gómez Morín... De camino al trabajo...

Una frase como que de película, pero muy linda. Se ubica exactamente junto a la de la imagen anterior, también sobre el Blvd. Gómez Morín.

Las imitaciones no se hacen esperar y esta frase la encontré grafiteada en una callecita muy escondida, muy cerca de la Avenida de El Charro.


...Y la gente se "inspira"... Sea o no de Acción Poética, el chiste es salir a las calles y expresar sobre las paredes todo lo que uno piensa y siente... (¡hasta yo quiero pintar una barda!).


Esta me pareció muy hermosa y se encuentra exactamente en la curvita de el retorno de el puente de la Jilotepec (o Manuel J. Clouthier).

Lo chusco no se hace esperar... Esta me mató de la risa y se ubica exactamente frente a la de la imagen anterior... Le quita todo el romanticismo ¿no creen?

Esta la tomé hace tiempo del Facebook de una amiga y me mató de la risa, porque si creo que en Tepito sean capaces de plasmar eso... Acción Poética se ha prestado para el buen humor también.

Esta fue de las primeras imágenes que capté y me parece ¡tannnn hermosa!... (suspiro)... Por el Blvd. Independencia, también por la zona del Aeropuerto.
*******
“Me faltas y todo me sobra" | "Todo principia en tus labios" | "Sé que existo si me nombras" | "¿Y si el adiós fuera el principio de un perpetuo comienzo?" | "Dile a un taxi que siga tus pensamientos" | "En la mañana, en la tarde, en la noche: el día es nuestro" |"El corazón es el lugar y el camino" | "Soy tu mirada que me observa" | "Volvió a ganar el amor”
-Acción Poética-

Silencio...

on viernes, agosto 16, 2013

En silencio, pero con tantas cosas por decirte, no estoy contigo, pero estás aquí en mi mente y adentro de mi corazón...

He pasado muchos días sin decir nada, sin buscarte -a pesar de morir de las ganas-
Los sueños y la realidad nunca se han llevado bien y la impermanencia atenúa aún más las diferencias entre una y otra.

No te busco, pero te pienso...  No puedo ver el amanecer reflejado en el marrón de tus ojos, pero cada vez que me toca ser parte de ese instante tan mágico del día, te hablo de él y te lo comparto en una oración.

No soy parte de tu vida, pero te llevo conmigo a todas partes; viajas en mis pensamientos por cada rincón de esta ciudad que después de conocerte nunca volví a ver igual, y desde entonces me quedó tan grande.

Las palabras pasan, las acciones y los errores se difuminan, se desgastan con el tiempo... También los sentimientos (buenos y malos), pierden su esencia como las fragancias. Con la diferencia de que entre páginas sueltas se reducen y quedan convertidos sólo en letras.

Un instante... La oscuridad se vuelve la aliada perfecta para proyectar recuerdos tuyos de otros tiempos... Es probable que el cansancio logre que me desprenda de la realidad, pero no que me olvide de ti. 

Silencio... Ya nada de lo que pasó importa y un pensamiento fugaz se apresura a pasar por mi cabeza, preguntándome ¿Si todavía me lees?... Ni la mente ni el alma consiguen ponerse de acuerdo para dar una respuesta... El corazón dice que quiere tener fe y pensar que "sí"...

Yo no sé nada y tan sólo dejo que el sueño me envuelva, no para ir a buscarte, pero si para decirle a Dios (si lo llego a encontrar en el mundo imaginario), que a pesar del tiempo y la distancia, más allá de nuestra esencia humana tan imperfecta, yo sigo viendo tu luz.

Hasta mañana, que descanses...

La Verdadera Historia de "El Paciente Inglés".

on jueves, agosto 15, 2013

Hace algunos años atrás (cuando todavía era la época en que se alquilaban películas en VHS). recuerdo que una tarde, dando vueltas por los pasillos del videoclub, encontré en uno de los anaqueles una película con el nombre de "El Paciente Inglés".

Me acuerdo perfecto de esa ocasión: la caja estaba muy cerca del enorme ventanal que asomaba al exterior, y no obstante que la película no era estreno y lo único que yo sabía era que había ganado varios "Oscares"; a mi me llamó la atención tanto por el título, como por la fotografía que ilustraba la portada de la caja; y esa vez, sin pensarlo dos veces, ni tan siquiera leer la reseña del reverso, decidí rentarla.


Laszlo Almasy (Ralph Fiennes ¡Actorazo) y Katherine (Kristen Scott Thomas) en una escena de la película.

En ese entonces, si alguien me hubiera dicho que aquella película que elegí de último momento se iba a convertir en una de mis grandes favoritas y además, en una de las mejores historias que he visto contadas a través del cine, sinceramente no le hubiera creído.

Tal vez tú, (que ahora estás leyendo esto); por estos primeros comentarios quizá imagines que en esta mitad de semana, este post será una especie de reseña-homenaje de una cinta que tiene ya casi dos décadas de haberse estrenado en la pantalla grande. Pero no, no es así... 

Quienes conocen esta maravillosa historia ambientada en la época de la Segunda Guerra Mundial y que mezcla elementos tan mágicos como el desierto, las cartas y los constantes viajes al pasado y al presente para seguir las hazañas del Conde Laszlo Almasy, coincidirán conmigo en que además de ser una película increíble, debe ser todavía más interesante todo lo que hay detrás de "El Paciente Inglés", y eso es exacto lo que esta página suelta pretende contar en letras hoy.


 Michael Ondaatje, autor de "El Paciente Inglés".

El guión de esta película estuvo basado en el libro de Michael Ondaatje, un poeta y escritor nacido en Ceilán (en la actualidad Sri Lanka), pero nacionalizado Canadiense; quien además de haberse ganado uno de los premios más importantes de literatura por esta novela, colaboró con el director Anthony Minghella (Q.E.P.D), en la adaptación del libro para llevar la historia a la pantalla grande.

Eso no es lo importante aquí, datos sobre esta magnífica película podrán encontrar en todos lados (por ejemplo cuántos y en qué categorías ganó las codiciadas estatuillas doradas de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas), etc... Lo relevante aquí es lo que está detrás del libro.

Aunque desconozco como fue que este autor se inspiró para crear esta mágica historia, yo supongo que tal vez cayó en sus manos un libro en el que un soldado, investigador y piloto llamado Laszlo Almasy, narraba sus exploraciones en el desierto de Libia: y aunque un poco distorsionada la visión del escritor, gracias a eso conocemos hoy al famoso "Paciente Inglés".

 
El Conde Laszlo Almasy

Si la historia en el cine es fascinante, lo es todavía más la del personaje real que lo inspiró, y justo hacia él es para quien está dedicado este post.

Para conocer la vida de este hombre extraordinario, imaginen que a través de las letras hoy viajamos en el tiempo para conocer a un noble húngaro que amaba el desierto. Nació en una familia aristócrata y a pesar de que no tenía realmente un título nobiliario, desde muy joven sobresalió por mostrar un notable interés en los inventos y tecnología de su época, convirtiéndose a los 17 años en un pionero de la aviación y en un experimentado conductor de automóviles.

Su participación como piloto durante la Primera Guerra Mundial, lo hizo merecedor de varias condecoraciones. Por otro lado, su lealtad hacia la corona austro-húngara lo llevó a cumplir una importante misión que consistió en llevar al Rey Carlos IV en un vehículo que Laszlo conducía de vuelta a Budapest.

Esta acción dio fin al exilio y restauró el mandato de este monarca, y fue entonces cuando le  otorgaron el título de "Conde" y que Laszlo utilizaba sólo fuera de su país.

El Conde Laszlo Almasy fue criado en un castillo, pero desde muy joven fue un visionario para su tiempo. Sin embargo, más allá de todas las aventuras que vivió, su sueño más grande era encontrar el Oasis de Zazura, un mítico lugar que también era conocido como "La Ciudad de Bronce", y al que se hace mención en la famosa colección de cuentos de "Las Mil y Una Noches"

Aventurero por convicción, la pasión de Almasy por el desierto comenzó cuando en 1926, siendo representante de la marca de automóviles austriacos Stery Autmobileweke, él realizó un viaje para probar la resistencia de esos vehículos siguiendo la ruta que separa Alejadría de Egipto y Sudán, para luego seguir el cauce del Río Nilo.

El éxito de esa odisea dio pie para un segundo viaje en 1929, en el que a bordo de dos vehículos Steyr, el conde recorrió doce mil kilómetros a través del Noreste de África, Libia, Egipto y Sudán.

Fue a raíz de esa travesía que la vida de este interesante personaje cambió radicalmente, ya que fue ahí donde redescubrió la antigua ruta de las caravanas que conectaban a Egipto con el resto de África (una antigua ruta que seguían los hombres que vivían como esclavos), y en la que por la peculiaridad de la orografía, era un camino en el que sólo los más fuertes físicamente lograban sobrevivir a ese camino, conocido también como "La Ruta de Los Cuarenta"; ya que era el número total de días que se requerían para poder recorrerla de principio a fin.

Durante este viaje Laszlo Almasy se enamoró de la imponente inmensidad del desierto del Sahara. Como buen expedicionario cruzó las arenas del desierto de Libia y escuchó de los beduinos las maravillosas leyendas que ern narradas por ellos durante las frías noches, reunidos todos al calor del fuego.

Ahí fue donde escuchó hablar por primera vez del Oasis de Zazura, un lugar -que según por lo que se contaba- se ubicaba en algún lugar del corazón del desierto y era custodiada por un pájaro blanco. En pocas palabras era un lugar especial al que sólo los hombres más osados podían acceder. En compensación por su valentía, Zazura ofrecía a quien lograra llegar hasta ahí, oro y valiosos tesoros, ya que en ese lugar habitaba una reina durmiente que sólo podía ser despertada con un beso.

Avión utilizado por el Conde Almasy durante una de sus expediciones por el desierto.

Dejando de lado el misticismo, este expedicionario y piloto, echó mano de la tecnología de principios del Siglo XX con la intención de explorar más fácilmente el desierto. En ese entonces esa zona ni siquiera estaba cartografiada.

Son tantas las anécdotas que podrían contarse acerca de este hombre que el espacio en este blog resultaría insuficiente, por esa razón y para no hacer esto tan largo, a continuación reseño algunos de sus logros más importantes:


- A la edad de 14 años construyó un aeroplano y casi muere en él.

- Era políglota, dominaba seis idiomas, incluyendo el árabe.

- El Príncipe Kemal se convirtió en su mecenas y patrocinó su expedición en la búsqueda de Zazura.

- Durante un arriesgado viaje para explorar un territorio desconocido para conseguir agua en el oasis Kufrah, que posteriormente se convirtió en una colonia italiana, provocó que los oficiales de ese país comenzaran a dudar sobre las verdaderas intenciones de Almasy al considerarlo como un espía inglés.

-Por cuestiones económicas, hasta 1933 el famoso Paciente Inglés reanudó su expedición, pero esta vez acompañado de un periodista austriaco, un fotógrafo alemán, así como un geógrafo húngaro. En compañía de todos ellos, Laszlo descubrió el Paso de Aqaba. Fue gracias a este viaje que él pudo por fin dibujar Zazura en el mapa.

-Durante una expedición al pozo de agua Ain Dua, en los Montes Uweinat, ubicados en la intersección de la línea fronteriza entre Libia, Egipto y Sudán, el Conde Almasy descubrió pinturas rupestres sobre rocas que mostraban jirafas y antílopes; además de una cueva cuyas paredes estaban repletas de figuras de hombres nadando ¿En pleno desierto de el Sahara?

Ese hallazgo vino a ser el más importante en la carrera de este expedicionario, ya que la idea de que el Sahara no siempre fue un desierto causó una gran sensación científica en esa época.

-A la par de sus expediciones, fue instructor de vuelo y realizó también importantes misiones bélicas por el amplio conocimiento que tenía sobre el desierto.

-Fue juzgado como criminal de guerra por el Tribunal del Pueblo en Budapest, pero resultó absuelto por falta de pruebas.

-En 1947 regresó a Egipto, y aunque su intención era organizar una nueva expedición en busca del ejército del Rey Persa Cambyses; sin embargo, ya no pudo llevarla a cabo porque murió de distentería en Salzburgo en 1951.

- Tres semanas después de su muerte, fue nombrado a manera de homenaje póstumo:  Director del Instituto de El Cairo.

- En 1942 infiltró a dos agentes alemanes entre los británicos que ocupaban Egipto. La aventura fue conocida como "Operación Salam".

- Sus viajes y expediciones dieron origen a un libro escrito por él que se titula: "Nadadores en el desierto" y fue publicado en 1939. (mi teoría es que esta obra fue lo que inspiró a Michael Ondaaje para crear "El Paciente Inglés").


Tal y como suele suceder con todos los personajes del pasado, el Conde Laszlo Almasy tiene también un pasado oscuro; y lejos de la maravillosa historia de amor que se cuenta en la película, se rumora que él era homosexual y que las cartas de amor que se encontraron entre sus documentos estaban dirigidas a un joven soldado de nombre Hans, quien era parte del ejército alemán en África.

En el Heinrich Barth Instituto de Estudios Africanos, se encuentra correspondencia escrita por él, pero desde siempre, esa institución se ha negado a darlas a conocer, pero es gracias a esos documentos que se  pudo revelar que príncipes egipcios se encontraban entre sus amantes.

Verdad o mentira, la historia de el verdadero Paciente Inglés es fascinante, ya que a pesar de que sus diarios y los informes que escribió para la red de espionaje alemana, desaparecieron, no hace falta más que echar un vistazo a su historia para darse cuenta que fue un hombre muy adelantado para su tiempo.

Explorador, dibujante de mapas y conquistador absoluto de los mares de arena que ningún otro ojo humano logró ver jamás, Laszlo Almasy hizo de su vida una aventura y no en vano se ganó por parte de los beduinos el título de Abu Ramla o "Padre de Las Arenas"... Aunque para nosotros siga siendo "El Paciente Inglés".

“El desierto es horrible e ingrato, pero cualquiera que aspire a comprenderlo, debe regresar a él”.
-Laszlo Almasy-

Carta Para Gustavo Mientras Duerme...

on lunes, agosto 12, 2013

.. Hoy, mientras yo escribo esto tú duermes... Quien sabe si entre esos velos de ensoñación te habrás dado cuenta que sin quererlo (una vez más), se ha completado otra vuelta al sol.

Para celebrarlo, tu familia, amigos y fans se reúnen en pensamiento y a distancia a través de las oraciones, para agradecer -que aunque distante- has permanecido otro año más aquí.

Ha sido un sueño demasiado largo y una espera muy prolongada para quienes están de este lado y se quedaron, cuando intespestivamente y sin ni siquiera haberlo planeado tú, tuviste que partir con destino hacia un largo viaje hacia 'El País de Los Sueños" (como le digo yo).

Con cada ciclo que se cumple, flotan y flotan cada vez más preguntas. Después de tres años de estar y no estar ausente, ninguno ha encontrado todavía las respuestas a tu destino tan incierto... Yo, lo único que puedo decir al respecto, es que cada vez que alguien menciona el nombre de "Gustavo" me viene a la mente como en una película, la imagen de la única vez que te vi.

En ese entonces yo todavía trabajaba en la redacción de una revista. No sé decir cuantas veces la música te trajo hasta este desierto fronterizo; pero yo recuerdo sólo esa, una en la que ya en tu faceta como solista, el punto de encuentro contigo fue el Centro Cultural Universitario.

En ese lugar nuestra misión fue entrevistar y tomarle algunas fotos a un hombre muy alto, de ojos claros y facciones muy bonitas. Aquella tarde llevaba puesta una camisa de cuadros rojos  tipo vaquera, y eras alguien que tenía cierto aire de "arrogancia", quizá no tanto por ser argentino, sino porque en el fondo se sabía un artista talentoso que influyó de manera notable a toda una generación de músicos.

Desde ese entonces -y todavía hasta ahora- los conciertos "tributo" para Soda Stereo en esta tierra desértica no han cesado. Hace ya muchos años que te fuiste de aquí y en la actualidad, más allá del gran aporte que haz hecho a la historia de la música contemporánea, estando ahí, en silencio nos has dicho mucho más que en la letra de una canción.

La arrogancia y la fama se han difuminado. Tu voz no ha dejado de escucharse en muchos rincones de latinoamérica, pero ahora no eres más un músico y durante todo este tiempo sin pronunciar palabra alguna nos has mostrado la fragilidad de la vida y lo importante que es vivir cada día con la conciencia de que seamos o no famosos, la impermanencia es inherente a nuestra esencia ...Tal vez hoy yo que te escribo esto, mañana mismo puedo ya no estar aquí,

Hoy, mientras tú duermes quiero agradecerte por cimentarnos a muchos (y así de golpe), los pies sobre la tierra. Sólo Dios sabe si algún día volverás a abrir los ojos para visualizar -estoy segura- la vida  de una manera distinta.

Ojalá que sí. Sea como sea y sin importar donde estés: ¡Feliz Cumpleaños!

P.D: Para cerrar, una canción tuya que me fascina por sus sonidos y por lo significativo de la letra. 

"Puente"
-L y M: Gustavo Cerati-
Hoy te busqué
en la rima que duerme
con todas las palabras.
 
Si algo callé
es porque entendí todo
menos la distancia.

Desordené átomos tuyos
para hacerte aparecer.

Un día más, un día más...

Arriba el sol
abajo el reflejo
de como estalla mi alma.
 
Ya estás aquí
y el paso que dimos
es causa y es efecto.

Cruza el amor
yo cruzaré los dedos
y gracias por venir
gracias por venir.

Adorable puente
se ha creado entre los dos.

Cruza el amor
yo cruzaré los dedos
y gracias por venir,
gracias por venir.

Adorable puente...

Cruza el amor,
cruza el amor por el puente. 

Usa el amor
usa el amor como un puente. 


¡Feliz Cumpleaños y "gracias totales" por tu arte e inspiración!

La Red Social y Fernanda Familiar...

on viernes, agosto 09, 2013

Hoy, en una sala de espera, encontré en una revista del año 2007 una entrevista con una mujer que desde hace varios años sin darse cuenta, le aporta tantas cosas a mi vida: Fernanda Familiar.

En esa entrevista ella compartía una anécdota que le sucedió cuando estaba esperando a su primer hijo y me impactó. No voy a comentar al respecto, porque voy a intentar conseguirla para transcribirla aquí.

Lo que me encanta de ella, es que a pesar que por cuestión de trabajo hace mucho ya que no escucho su programa, las poquitas veces que llego a hacerlo, lo disfruto mucho y es bien curioso, porque de alguna manera ella aparece siempre y dice cosas que de me dan paz y me reconfortan... Eso sucedió exactamente hoy.

El primer impulso que tuve al llegar a casa, fue dejarle un mensaje. Entré a su portal en internet y en su famosa sección de "Entrega" (de la que ya he compartido algunas cosas aquí); el primer artículo que se desplegó cuando abrí la página, fue uno que estaba relacionado con el uso de las redes sociales.

Me quedé pensando mucho, no sólo por esas dos casualidades hoy y que se relacionan con Fernanda Familiar. En estos días recientes, yo tuve un problema personal que me hizo tomar la decisión de abandonar Facebook...

Fernanda ha escrito tantas cosas, ha hablado sobre el dolor, sobre la miseria humana en una cárcel (algo que me estremeció al leer e imaginar lo que describía en sus palabras); ha hecho también referencia a la tristeza, sobre la importancia de vivir cada día, sobre decirle a alguien que lo amas, sobre no perder el tiempo en pendejadas... ¡en fin sobre muchas cosas que el blog me quedaría corto para republicarlas.

En concreto pero lo que ella expresó en su escrito me hizo recordar con un poco de nostalgia aquella madrugada en que yo la descubrí en la radio, que yo he sido parte también de eso que ella describe en este escrito; me hizo pensar también en la "misión de vida" que tenemos cada uno de nosotros en la vida de las demás personas (o al menos las que se encuentran al alcance); y para no hacer esto más largo, aquí lo comparto con ustedes.

Prometo regresar cuando encuentre la revista, y también para seguir publicando algunas otras de sus "Entregas" que me han tocado el alma.

Gracias Fernanda por ser luz particularmente hoy...
*******
La Red Social

Por: Fernanda Familiar

Fue durante dos horas, entrada la madrugada, que encontré significados muy importantes sobre “las redes sociales” más allá de informar y de mantenerme cercana a las personas que me siguen.
Cabe aclarar que, más allá de las cuentas públicas, de Fernanda Familiar en Facebook@qtf en Twitter, no tengo, ni uso, ni tendré, cuentas “privadas” a través de las cuales me relacione con mis amigos o mi familia.
Explico lo anterior, por lo siguiente:
Hace unos días,  encuentro en mi cuenta de Twitter, @qtf dos mensajes:
El primero de Luis (no lo conozco, es escucha del programa de radio):
Fer gracias,  me salvaste la vida a mí y a mi familia; y lo digo en serio, nos salvaste…
Insisto, no lo conozco personalmente, ni entiendo que hice, que dije, cuándo, cómo… pero siento la profundidad del mensaje de forma muy importante. No está bromeando, se percibe un hombre que me sigue y que algo hice para provocar este mensaje corto y profundo.
Le respondo:
Gracias, no sé qué fue o que hice pero doy gracias, no importa… tu familia está bien, mis hijos, tú y yo también.
Hago una, veo la pantalla —deseo que todos estemos bien, que nada nos pase. Somos una gran comunidad: ¿Qué le habrá pasado a este hombre?… En fin, no lo sé… Unos minutos más y a dormir, estoy francamente agotada— pienso.
Sigo leyendo otros mensajes, escribo…
¡A dormir que nos vamos a hacer calabaza! …
Y de verdad mi cuerpo no puede más, me duele todo, quiero tomar una pastilla para el dolor de cabeza, músculos… Leo un poco más de mensajes escritos, y encuentro uno de Lidia (Aidil como se llama en Twitter, su nombre al revés):
Tiro la toalla Jefa (así me dice) Me dieron 3 meses (de vida) ya no puedo más.
A ella si la conozco. Vive en Michoacán, recientemente la abracé mucho cuando, gracias a Salvador Vega Casillas mi amigo que me llevo a Morelia, la conocí.
Nos hemos visto varias veces, me viene a visitar cuando puede al programa de radio… todo a raíz de mi trabajo y de la constancia de un grupo de personas que en mi cuenta nos llamamos “Banda (dentro de la banda)”. Algunos se conocen porque ganaron una promoción al acertar respuestas sobre la terna del Óscar, hace años: Don Rambaro, Changosoto, Aranzazu, Angee, Aidil…
“Conocidos” pero “no conocidos”… Los únicos que sabemos sobre el cáncer que tiene, como se siente, el proceso que ha vivido… Su familia no sabe tanto como nosotros.
Hago pausa aquí: ¿Si me están siguiendo en lo que he escrito? No conozco a Luis pero él asegura le salvé la vida.
Lidia ha compartido con nosotros todo sobre el cáncer terrible que ha vivido; su familia no sabe tanto de su enfermedad, como la Banda. Ahí hemos estado juntos, (en la red) apoyando con palabras, con risas, con llanto, con lo que sea… Uno en Saltillo, otro en Puebla, dos en el D.F. otro en Monterrey, otra en Celaya…
¡Juntos, afrontando la enfermedad que su gente más cercana, no sabe del todo!
Cuando leo lo de “Tiro la toalla jefa… ya no puedo más”, le contesto:
Vamos por ti (la Banda) yo me encargo, no estás sola, acabáremos en el torito pero sueltas la toalla y te rompo tu madre… ¡No, aquí estamos, no estás sola! Ándele no le saque a vivir… 1 mes. 3, 5 … son números, la vida se vive sin esas matemáticas, no te confundas. La vida es vida.
Vive, no sueltes…
Ella, Aidil, probablemente está hasta la madre de tanta quimio, de tantas pastillas, su familia no sabe pero “nosotros” si y se queja muy pocas veces, pero ese día fue contundente: tiró la toalla.
Y surge una persona más, Majo, que le escribe:
Aidil no te conozco pero te apoyo, tu puedes, me importas…
Surge David:
Pues no que ya se iban a dormir y que nos hacíamos calabaza…
Cuando David se entera de lo que está pasando, se une, apoya…
Don Rambaro siempre generoso, divertido, incondicional, ahí está apoyando… Y surge otro, y otra, y uno más, y otro… Dos horas después todos agotados, hechos pedacitos… Y yo suelto el llanto porque se logra la conexión, el objetivo, somos incondicionales, estamos y sonrío, ya somos más, sumamos, nos apoyamos, no todos se conocen pero se saben en una cuenta, en una red social, “con una Jefa” que no los deja, me saben y… en un instante pienso: ¡Para esto, esto!
Encuentro sentido…
Son muchos mensajes, ahí están en mi “memoria de cuenta”. Todos cansados, agotados de un día transcurrido, son casi las 12:10 AM pero no nos soltamos, no hay unfollow, no apagamos, seguimos, como si estuviéramos en la sala de alguna de nuestras casas… hablando compartiendo, lo importante, lo profundo y valioso de la vida: NO morir, como Luis y su familia “salvados”, como Aidil,  como tantos….
~o~
En Facebook me escribe una mujer, que está borracha, se nota en sus mensajes y ¡Me escribe!  ¡Ay carajo! Que profundo:
La vida no tiene sentido al lado de este ca… le he dado todo.
¡Y me escribe! Me elige para compartir su dolor más profundo, le significo y no tengo palabras más que decirle:
Ve tu interior, hoy no entenderás quizá, pero cuídate. No estás sola…
Otra persona, Martha:
Hoy me quiero morir…
Le contesto:
Martha: Sácate de los pelos, del hoyo en el que estás, menos de 140 caracteres… Te tienes, estamos…
Días después:
Gracias Fer.
No la conozco, me sigue… Hoy estornudo en el micro de “¡Qué Tal Fernanda!” y me dicen salud 200 personas.
Estas “redes sociales” me han acercado a gente invaluable y me recuerdan que no somos un número (que suma 358,383 —hasta hoy en Twitter—, más 135,460 —hasta hoy en Facebook—), SOMOS PERSONAS y una más o una menos ¡Me importa! Gracias infinitas por darme la oportunidad de seguir sirviendo, como el primer día de mi carrera profesional, con ese sentido aportar, dar, servir, ayudar
Saber que “la Jefa”, como me llaman algunos, no es más que alguien como tú.
Que me han enseñado:
Una gran lección, nos necesitamos y mucho, para reírnos, para llorar… Muchos,  por momentos, me han salvado.
¡No lo duden!
No sé donde estén todos los de Twitter y todos los de Facebook pero si sé que estamos cerca y que#somosmaslosbuenos.