Todo es un regalo

on jueves, diciembre 25, 2014

Hoy y siempre, regala libremente tu amor, no dejes de decirle a todos tus seres queridos y amigos que los amas. Disfruta totalmente de este bello momento y no olvides que Todo es un regalo; la cena, los amigos, las luces, la familia, la risa... 
En medio de la locura de las fiestas, los compromisos y las posibles diferencias, a veces nos olvidamos que las personas a nuestro alrededor son un regalo insustituible. ¿Quién puede asegurarte que la Navidad próxima esas mismas personas estén reunidas de esa misma manera en ese mismo lugar? ¿Quién te asegura que algunos de ellos sigan vivos? ¿Quién te asegura que tú mismo lo estés? 
La vida es un regalo, no vivir cada segundo es como no abrir e ignorar un hermoso regalo preparado especialmente para ti, pero dejarlo olvidado y sin abrir bajo del árbol. 
Hoy es un hermoso día... ¡Feliz Navidad!

-Sharon M Koening-

De Realidades y Sueños en Veracruz ...

on miércoles, diciembre 24, 2014

He pasado muchos días sin escribir como la misma frecuencia con que lo hacía antes... Aparentemente pasando las Páginas Sueltas en blanco, sin escribir historias... Pero lo que en realidad pasó en este lapso (en el que sé que muchos de ustedes me extrañaron), fue que en lugar de plasmar todo lo que vivo en letras, todas esas historias, yo comencé a vivirlas de otra manera: como protagonista y no como testigo literario... Después de tanto tiempo; y cuando sucede así, de una manera tan intensa; a veces no hay oportunidad para escribir.

En Febrero de este año fue la última vez que viajé (para estar en el concierto de Laura). Cuando  volví y guardé la maleta lo hice con una especie de sentimiento de nostalgia, en el pecho por no saber hasta cuando volveria a salir de la ciudad para acumular vivencias y sentimientos que quedaran atrapados dentro de la famosa Bitácora de Viaje.

Siete meses después -sin yo imaginarlo- la vida redireccionó mi camino hacia un punto muy distinto al que mi alma decidió enfocarse, y luego de varios días con lluvia, me llevó en la única madrugada en que el cielo otorgó una tregua, a esperar un avión con destino a un puerto que ni en mis sueños mas idealistas o realistas creí, llegar a conocer.

Como casi siempre sucede cada que viajo, una vez más iba tras la búsqueda de un sueño... Siguiendo la pista de una persona tan común como extraordinaria... Podría llenar páginas enteras hablando de todo lo que me inspira, pero todo se reduce a un deseo simple: Quiero que se quede el tiempo que nos quede de vida y sea parte de todas mis cosas.

Hay días en la vida que son tan maravillosos, que a veces sueles recordarlos tal como si fueran irreales... Como si hubieses estado dentro de un sueño... A poco más de 90 días de distancia y siete largos meses de ir viendo como un sentimiento tan profundo se transforma, puedo decir que yo misma me sorprendo por haber encontrado lo que tanto tiempo había buscado en un sentido equivocado... Ahora comprendo, todo fue parte de un proceso para que mis pasos y sus pasos coincidieran en el camino.

Las letras a veces resultan insuficientes para intentar atrapar y describir memorias... Otras ni siquiera hace falta intentarlo, porque de lo extraordinariamente hermosas que son se guardan celosamente en los bolsillos del alma, junto a las cosas que no tienen un valor mesurable y se quedan junto a todo aquello que te ha hecho feliz.

Mi mente no siempre será coherente; y tal vez con el paso del tiempo el olvido la deteriore, pero atrapadas entre papel y tinta quedarán mis nervios en un aeropuerto solitario a las cinco de la mañana... El recuerdo de una canción de Bosé que escuché por primera vez mientras iba de camino a tu encuentro.

Probablemente se disolverá mi enojo después de tantas horas de viaje... La idea de que rompí la costumbre de ir escribiendo notas en mi diario mientras una aeronave se deslizaba entre nubes... El calor intenso que me recibió y una caminata extensa en dirección hacia el puerto cuando llegué por primera vez.

Quedarán también mis nervios, la alegría que me provocó un nuevo encuentro con esas personas que regalan "abrazos", esta vez en el Malecón de Veracruz, para descubrir que ya no los necesitaba porque llevaba tu amor desde antes a todos lados conmigo...

Prevalecerá además de haber visto en ese puerto maravillas de la naturaleza que jamás tuve frente a mis ojos y tan de cerca; el indescriptible aroma de una ciudad con tantos contrastes, de la misma forma que descubrí al explorar tu piel.

Me quedo también con la fuerza con que me tomaste de la mano... Mi incertidumbre y tu silencio, un beso en la playa, la urgencia con que intentábamos aprovechar toda una vida que estuvimos distantes. La dulzura de tu alma y la calidez de la cercanía que me llevó a saber que en tus brazos estaba por fin mi lugar.

Tantas noches han pasado desde entonces, y entre charlas y suspiros todos esos sueños a los que yo había renunciado desde hace tiempo, contigo -a pesar del futuro incierto- se han convertido en posibilidades.

Nada que valga la pena es fácil... Y tú yo no somos la excepción... El camino aún es largo, de verdad yo quiero que te quedes, porque contigo todo es sano y distinto... Sonrío al pensar que empezamos al revés, que estando tú conmigo y yo contigo somos un verdadero desastre, pero al mismo tiempo las cosas más simples y sencillas se vuelven especiales cuando se comparten junto a ti.

Gracias por encontrarme, por dejarme escribir en el presente una historia contigo, por ser la coincidencia más hermosa que me ha sucedido en mucho tiempo y por todos esos sueños y realidades compartidas que prometo aprovechar sin cuestionar el tiempo que tú decidas quedarte aquí, conmigo.

...

"El destino te pone en el mismo camino que a otra persona, pero depende de los dos caminar juntos".

Quiero...

on lunes, diciembre 15, 2014

Quiero que seas mi beso de buenos días, mi “¿Ya comiste?” de todas las tardes, el “Deberías dormir más y pensar menos” de mis noches. Que al mirarme descalza te rías y después calientes mis pies. Que me compres puntillas y una goma. Una libreta grande donde pueda escribir de todo y de vez en cuando de nosotros. No quiero ser breve entre tus brazos, quiero ser eterna, muy eterna en tu corazón.

Still Alice.

on domingo, diciembre 14, 2014

Cuando alguien menciona la palabra Alzheimer, lo primero que viene a nuestra mente es una sala dentro de una casa de cuidados especiales, repleta de personas de la tercera edad con la mirada perdida, en silencio y evidentemente con la mente en blanco como consecuencia de los estragos que provoca esta enfermedad degenerativa.

¿Pero qué pasa cuando es una mujer mucho más joven y exitosa a quien aqueja este padecimiento? La sola idea nos parece absurda, pero precisamente sobre eso trata "Still Alice", la película más reciente de Julianne Moore.

No se si a ustedes les ha pasado que como yo, tienen actores y actrices favoritos, quienes a pesar de no ser los de moda o los más taquilleros de la meca del cine, cuando nos enteramos de que tienen una película que no hemos visto, sabemos que es garantía de que será una buena historia y ese es el caso de esta magnifica actriz estadounidense.

"Still Alice" nos lleva a conocer lo difícil que es para las personas que padecen esta enfermedad -y también para la gente que los rodea- el proceso de deterioro de la mente. Como dije al principio, cuando alguien hace referencia al Alzheimer, la mayoría de nosotros pensamos en la fase final de la enfermedad, pero prácticamente desconocemos la problemática que enfrentan a diario estas personas. 

Si la pérdida de la memoria y sus capacidades resulta algo triste, es todavía mucho más doloroso cuando se trata de una persona que lleva una vida sana y además es una mente brillante en el área de la lingüística y quien tras un diagnóstico contundente lucha por no perder sus recuerdos ni a ella misma.

Una historia que definitivamente da mucho para reflexionar y concientizarte sobre las familias que han afrontado la pérdida de un familiar bajo estas circunstancias, puesto que a pesar de que tienes a esa persona contigo, de alguna manera es como si dejara de ser al perder absolutamente todo lo que forma parte de su vida y su personalidad.


Creo que por eso me gusta desde el título de la cinta, que nos lleva a ver desde la perspectiva de una mujer sana y de mente eminente lo que puede llegar a suceder tan sólo por algún gen hereditario, incluidas las implicaciones que esto puede tener para la pareja de quien padece esa enfermedad.

El guión de la película está basado en un libro de la autoría de Lisa Genova que se publicó en el año 2007; y pues aunque el cine por lo general viene a sorprendernos y hacernos soñar con sus historias llenas de magia y efectos especiales; es bueno también cuando sirve como medio para darnos a conocer el entorno real de una de las enfermedades más crueles que han aquejado al ser humano, y al mismo tiempo la importancia de tener siempre presente que todo lo que hoy somos y hemos hecho hasta ahora, de un momento a otro puede ya no estar más. 


"Así que vive el momento -me digo- Es realmente todo lo que puedo hacer"
-Alice Howland | "Still Alice"-

Letras desde el alma en voz alta.

on sábado, diciembre 13, 2014

Cada vez siento que es más largo el tiempo que pasa entre cada página suelta que escribo... No es que no tenga nada que decir ni historias para contar, todo lo contrario... Es quizá que en esta etapa reciente me he dedicado mucho más a vivir que a atrapar lo que me pasa en letras...

Este blog tiene ya diez años de vida, de hecho este año no lo celebré, pero eso no significa que no haya sido importante... De hecho siempre recuerdo el día en que descubrí los blogs y que mi primer pensamiento fue: ¿qué será de mi espacio dentro de diez años? ¿Cómo seré para entonces? ¿Sobre que cosas estaré escribiendo?

Los seres humanos tenemos esa extraña y casi egoista costumbre de contar nuestra vida siempre a través de algo... Algunos describen su existencia por medio de la música, las imágenes fotográficas (que ha sido hasta ahora la única manera de atrapar y detener el tiempo de manera tangible); otros lo hacemos con arrogancia a través de las letras; mientras que los más normales, recopilan dentro de su memoria todo instante o vivencia que haya sido importante y por ende, sea indispensable atesorar.

Yo siempre juego a que imagino... Sueño despierta; y si en este mismo momento en que escribo esto, los pensamientos se materializaran, los míos flotarían como burbujas transparentes alrededor de mi, y en ellos encontrarías sueños, recuerdos hermosos pero pertenecientes a un pasado que ya no puedo cambiar (y tampoco puedo seguir cargando), planes llenos de esperanza para un futuro incierto, pero sobre todo: podrías darte cuenta -más que observar- de que mi mente y mi alma están llenos de una tranquilidad que no había experimentado en mucho tiempo.

Soy una mujer que ha vivido casi por cuatro décadas, que sabe lo que quiere, que no tiene la vida resuelta, pero a quien los conflictos no le afectan ya de la misma manera que sucedería años atrás... Para algunos eso podría no estar bien, para otros ser algo irrelevante, pero creo que es es lo que menos importa cuando para quien esto escribe, esta especie de diario en línea, a pesar de todos los defectos y fabilidad que podría tener como ser humano, en algún punto del camino sirvió y sigue siendo de utilidad para quienes le regalan el brillo de sus ojos recorriendo cada una de las letras.

No estoy al inicio del camino, pero sigo teniendo la misma curiosidad de la época cuando aún no descubría que me encantaba jugar a ser escritora... Yo misma sonrío cuando soy conciente de mis propios pensamientos y de que trato de alimentar mi cabeza y mi alma con la luz de quienes me rodean y con todas las cosas hermosas y positivas que tiene este mundo del maravilloso lado contrario a la negatividad que la mayoría de la gente se empeña en resaltar.

No. Tampoco vivo en una burbuja, es simplemente que considero que de la misma manera en que millones de personas viven enfocadas en lo malo, las ganas de ver todo con ojos diferentes -aunque sea de unos cuantos- puede dar como resultado ¡realidades sorprendentes!

Evidentemente hay cosas que no está en mis manos resolver... Ciclos que deben cerrarse -aunque uno no sepa ni como porque resultan dolorosos- y cuando eso sucede, algo en el alma te dice que tal como lo haces cada fin de año, en que tienes FE en que, apesar de lo incierto, el nuevo ciclo que inicia será mucho mejor; algo parecido debe de ser y sobre todo, se debe hacer con todo eso que humanamente quizá no puedes; Entregárselo a Dios y que sea en su tiempo que se restaure, sane o solucione de la manera más amorosa posible.

En este instante presente en que yo materializo letras, mis pensamientos, recuerdos, ideas y sentimientos flotan y se mezclan con el aroma de mis sueños y suspiros.
No tengo ni la menor idea que qué será lo que pasará más adelante... Tan sólo sé que he dejado de vivir con miedo y la próxima vez que vuelva a la playa nadaré en el mar...

No quiero ya perderme de nada (que de hecho nunca lo hice), pero con casi cuarenta años sé que no he vivido ni la mitad de todo lo que me espera y allá afuera hay un mundo increíble por ver y conocer.

Las cosas que me pesan no van ya dentro de mi maleta... Se quedaron en las manos de Dios... En esa playa imaginaria donde siempre me reuno con Él y alguna que otra parte encima de esa mesa de madera al centro de la cabaña donde para mi vive dentro del país de los sueños... Supongo, pero sobre todo tengo  la convicción, de que en su momento, Él tendrá una mejor respuesta o solución que yo.

Estoy enfocada a vivir cada día de manera muy intensa, a regalar algo positivo desde mi lugar de trabajo, con las personas que conozco y las que no, incluso con quienes me encuentro en el camino y no volveré a coincidir; pero aunque eso ocupe la mayor parte de mi día, no voy a dejar este espacio, no voy a dejar de escribir, pues me queda muy claro, esa es mi misión de vida, lo que yo he venido a hacer aquí... Así que trataré de hacerlo de la mejor manera posible que ha sido en estos diez años.
Gracias a ti por estar y eres bienvenido si aún me quieres acompañar.

¡Nos leemos pronto!

Renacimiento en Otoño.

on domingo, diciembre 07, 2014

Te dejé de extrañar durante la primer noche que hizo frío...
Era apenas el comienzo del otoño, pero en mi interior nuevas sensaciones y sentimientos estaban floreciendo.

Durante cuatro vueltas completas a los ciclos de cada solisticio, la melancolía estaba siempre presente, mostrando la constante impermanencia; pero a pesar de que toda etapa termina, cuando los árboles se desnudaron y las hojas se vistieron de amarillo descubrí que se puede renacer en otoño y al final de algo que termina o se desprende está también la posibilidad de florecer y continuar.

Foto: Parque Chamizal | Cd. Juárez, Chih. 

El Mejor Consejo Para Tu Vida.

on lunes, diciembre 01, 2014

Todos, en algún momento de nuestra vida  nos  hemos sentido perdidos o sin saber que hacer respecto a alguna circunstancia de nuestra vida personal o profesional...

A pesar de que muchas veces la respuesta está dentro de nosotros mismos, en esos  instantes de incertidumbre, hemos deseado también tener alguien que nos ilumine y nos guíe, alguien que pueda ser capaz de darnos de manera certera el mejor consejo de nuestra vida.

¿Te checa esto? De seguro sí y pues más allá de la etapa de tu vida en la que te encuentres; ese día en que deseaste  tanto recibir esa orientación ha llegado... Pero no será a través de un gurú, un sabio erudito o iluminado, si no que recibirás esa ayuda de una manera muy distinta y peculiar a la que imaginas.

Dentro de Las Páginas Sueltas y de Colores siempre nos ha gustado "jugar a imaginar", así que esta vez no será la excepción y gracias a esa herramienta tan mágica, juntos podremos reflexionar de una manera muy especial.

Para empezar imagina que en este momento (sea cual sea la hora en que estás leyendo este post) tu vida termina.

Dejando de lado el aspecto tétrico, el miedo o las ideas que puedas tener respecto a la muerte; necesito que imagines eso porque es la única manera en que puedo lograr que visualices las cosas -sobre todo tu propia vida en perspectiva- para de esta manera sobre dimensionar los problemas.

Bueno, pues entonces en este momento en que ya no existes y que tu cuerpo físico es ya como un vestido que usaste 20, 30, 40, 50 años (dependiendo de la edad que hayas tenido en el instante que falleciste); lo dejas ahí ya como un vestido o ropa que te has quitado y ya no necesitas más.

Al estar así tan ligeros, imagina que de pronto llega un autobús muy grande, que se encarga de recoger a todas las personas que como tú y como yo ya han dejado de existir.

Mientras viajamos a bordo de ese vehículo que va repleto de personas... O mejor dicho: de "almas", tú vas pensando en todo lo que viviste, las cosas que hiciste y no hiciste, las decisiones que tomaste y también las que declinaste; los recuerdos bonitos que quieres recordar; pero al mismo tiempo experimentas una sensación muy curiosa; porque todo lo visualizas sin drama, vas en ese trayecto recordando lo que fue tu vida como si fuese un sueño o como cuando veías en el cine una película.

Tan ensimismado vas en tus propias memorias, que no sólo has perdido la noción del tiempo, sino que además te sorprendes cuando te das cuenta que ese vehículo en el que viajas de pronto se ha detenido en una especie de estación que parece ser el punto hasta donde tú y el resto de las almas tienen que llegar.

Cuando las puertas se abren, por alguna extraña razón tú sabes que es en ese sitio donde tienes que bajarte; pero te sorprende darte cuenta que mientras esperas tu turno para pasar y salir; desde el exterior de ese andén miles de almas nuevas empiezan a abordar al mismo tiempo ese autobús.

Al observar esa movilización por tan sólo unos instantes, te das cuenta que todas esas personas (que en su mayoría son niños), no son otra cosa más que "Almas Nuevas"; a quienes ese transporte llevará de regreso al plano físico para que vivan una experiencia terrenal.

En ese lapso de tiempo, haces conexión con una de esas almas. Tus ojos se encuentran con tus ojos y es así como de pronto sabes que esa alma nueva quiere pedirte a ti un consejo.

No hay mucho tiempo para hacerlo. Tú tienes que bajarte rápido y ceder tu lugar para que todos esos niños sean llevados a vivir su experiencia como humanos; y es en medio de todo ese ajetreo que uno de esos pequeños que evidentemente es un alma nueva, hace contacto visual contigo y te sonríe, para hacerte entender (sin necesidad de palabras), que le gustaría que le aconsejaras respecto a tu propia vivencia en la tierra, como humano.

¿Qué consejo le darías? De todas las cosas que viviste en el plano físico ¿cuáles serían las recomendaciones que le harías para que tuviera siempre presentes al momento de encarnar?  

De seguro en este instante te vienen un montón de cosas que desearías decirle, aspectos en los que debe tener cuidado, las cosas que según tu criterio y experiencia debe evitar hacer.
                                                                                       

Sin embargo, más allá de los consejos y recomendaciones, te has olvidado de que tiempo es justo lo que no hay y la única manera que tienes para transmitirle tu sabiduría es anotando algo en un trozo de papel.

Como el tiempo apremia, entre tus cosas rápidamente tomas una hoja y la partes en dos. En una mitad escribes la palabra: "Sí"; mientras que en la otra mitad escribes "No".

En la mitad con la palabra afirmativa le anotas tres cosas que tú consideras son esenciales para tener una mejor experiencia como ser humano; y como es evidente en el trozo que dice "No", tres puntos negativos que en lo personal le pueden afectar de modo considerable, al grado de echarle a perder la vida....

Hasta aquí nuestro ejercicio de visualización, porque es en este punto donde te sugiero volver a la realidad para decirte, que esos tres puntos negativos y los otros tres positivos son justo ese consejo que necesitas en este momento para mejorar tu vida.

Reza un viejo refrán que "Nadie experimenta en cabeza ajena"; y a pesar de que todo mundo puede darte su punto de vista respecto a algo, ¿quién mejor que tú mismo para saber lo que en realidad necesitas?

No se trata sólo de conectar con tu propia alma, de ser honesto contigo mismo. La mayoría de las veces las respuestas están al alcance de tu mano y son tan evidentes, que ni siquiera tienes capacidad de verlas.

Tal vez puedes en realidad llevar a la práctica eso de anotar lo que para ti podría ayudarte a ser una mejor persona; pues ya una vez materializado en papel puede que resulte más fácil para ti poner manos a la obra para seguir tu intuición y sobre todo tomar muy en cuenta esa parte sabia que todos tenemos; esa que te hace saber o intuir; que propicia que algo te lata bien o te vibre de forma negativa; ya que a final de cuentas sólo si le haces caso a tu corazón y a lo que sientes, podrás estar en paz y ser feliz.

De eso se trata... Y si quieres compartir tu sabiduría en este espacio para ayudarte a dar con ese mejor consejo para tu vida, claro que lo puedes hacer.

¡Buen Inicio de Semana!