¡Feliz Año 2016!

on jueves, diciembre 31, 2015

Todo lo que ya no está en tu presente, enlístalo y ciérralo.
A veces decimos: ¿y qué es lo que tengo que cerrar?: Lo que no está en tu presente.
Lo que no está ahí es porque no lo necesitas, no lo requieres, significa que ya estás en un punto de evolución respecto a tu propia historia y tu propia vida, en la cual son otras cosas las que tienes que desarrollar.

- Si ya no está esa relación en tu presente: Ciérrala.
- Si ya no está ese dinero en tu vida: Ciérralo.
- Si ya no está esa culpa en tu vida: Ciérrala.

Escoge cuáles son los elementos que ya no te son útiles y toma conciencia de cuál es tu realidad, ¿Sobre que estás parado? 

No importa si es inferior o superior (en términos de lo que tú ves), pero lo único que tienes es eso.
Lo único que eres, es quien eres ahorita, No el que fuiste o el que deberías de ser, o el que podrías haber sido...

Parte de ahí y todo lo que quede atrás déjalo ahí.

Gracias por acompañarme y leerme un año más. 

Que tengas un buen inicio... ¡Feliz Año 2016!

En tu única Vida: ¿De qué no te quieres perder? - Día 008

on martes, diciembre 29, 2015

"En Tú Única Vida: ¿De Qué No Te Quieres Perder?"... Día 008.
¿A dónde quieres irte de fin de semana? 
Nosotros: •Al jardín surrealista de Xilitla, SLP •A las costas de Los Cabos a fotografiar ballenas •A ver a mi papá que casi nunca veo
Tú:
Mi idea para un fin de semana perfecto no es muy pretencioso, pues me conformaría con pasar un fin de semana en casa (sola o acompañada), viendo películas, comiendo algo rico o yendo al cine, al teatro o al parque para sentarnos a hablar de nuestros sueños o leer un libro. 

Ya si fuera muy de ensueño, irnos de viaje a algún lugar cercano para ver las estrellas, a una cabaña en el bosque con mucho silencio o en la playa de Antón Lizardo donde fue nuestra primera cita.

Martuchis
28-XII-2015

Días con nieve...

on lunes, diciembre 28, 2015
Zona centro de Ciudad Juárez

No he salido de casa. Por la naturaleza de mi trabajo estos días han sido prácticamente inhábiles, así que he pasado la mayor parte del tiempo inmersa en toda esa serie de actividades que sólo pueden llevarse a cabo cuando tienes dos elementos que escasean durante la mayor parte del año; Paciencia y Tiempo...

Ha sido en ese lapso y hace apenas menos de 48 horas, que una tormenta invernal cubrió de nieve cada rincón de dos ciudades que se encuentran divididas apenas por un río que se secó hace tanto, y al ver todo paisaje (distante o cercano) cubierto de blanco, propicia que sea inevitable recordar momentos que ya pasaron.

Cuando cae nieve no es muy recomendable salir de casa, y aunque las horas del día se van entre comida, tele (que pronto te aburre): así como la limpieza exhaustiva que caracteriza a esta temporada sin prisas, cuando todo eso acaba, es cuando algunos fantasmas y las memorias del pasado se hacen presentes en el silencio también.

Hace apenas unos días yo hablaba de que las Navidades en el presente son tan distintas a las que recuerdo de cuando era niña. La noche del sábado mientras miraba por la ventana como todo en el exterior se cubría de una delgada y gélida capa blanca, los aromas de las bebidas calientes y la comida hecha con todo el amor y en casa de mi abuela, (la cabeza de familia y la mujer que hasta ahora más he admirado en mi vida), se hizo tan presente como si esos tiempos nunca se hubiesen ido.

Esa noche también me asaltaron los recuerdos de uno de mis primeros conciertos siendo adolescente. Esa mágica presentación de un grupo que marcó no sólo el inicio en mi vida, de camino a convertirme en una mujer adulta, así como la nostalgia por el que hasta hoy ha sido el mejor viaje de mi vida al pequeño gran paísito; Uruguay (hace ya 6 años atrás).

Rumbo a la plaza de la Mexicanidad.

De madrugada y de pie junto a la ventana, todos esos recuerdos se evaporaron como la línea que tracé sobre el cristal con la punta de mis dedos. Algunas de las personas que protagonizaron algunos de esos recuerdos no forman ya parte de mi presente. Unas porque partieron de este mundo y otras porque su ciclo junto a mi terminó o simplemente la vida nos llevó por caminos distintos... Y si bien es cierto la nostalgia de repente lo cubre todo (tal como la nieve durante gran parte de la madrugada de Sábado para amanecer el domingo); ya no es tan dolorosa como hace un par de años atrás, y en su lugar queda una enorme gratitud porque todo ha sido parte de un proceso que es lo que me tiene hoy aquí escribiendo.

Después de  la nieve y cuando el sol volvió a brillar en el cielo, salí a caminar y descubrí la cálida alegría reflejada en la figura de muñecos de nieve que de manera efímera materializaron las ganas de divertirse de los niños y sus familias que viven alrededor de este pequeño espacio, que hasta hoy sigue siendo mi cotidiano y extraño mundo.

Lo más frío de los días con nieve es justo cuando la capa blanca comienza a desvanecerse... Es entonces cuando el silencio termina, las calles vuelven a llenarse de gente y los fantasmas de otros tiempos se despiden y se van... Aunque el viento helado de verdad cale hasta los huesos, agradeces, por todo lo que te permite disfrutar de lo que eres y tienes hoy, aquí en el presente.

¡Gracias por estos días!

El muñeco de nieve que hicieron mis sobrinos.

Afuera de casa

Roque

 A dos cuadras de casa.

Canela y Roque.

A tres cuadras de casa.

Montaña Franklin en El Paso, Tx.

Un vistazo a El Paso.

Roquecito de regreso a casa.

Todo cubierto de nieve.

Simpático Frosty.


Roque conociendo al muñeco de nieve de mis vecinos.

"Lo más frío de los días con nieve es justo cuando la capa blanca comienza a desvanecerse... Es entonces cuando el silencio termina, las calles vuelven a llenarse de gente y los fantasmas de otros tiempos se despiden y se van"...

Viernes en Corto: Lily y El Muñeco de Nieve.

on viernes, diciembre 25, 2015

A medida que los años pasan vamos percibiendo de manera distinta la Navidad. Cuando somos niños, es una de las fechas más esperadas y justo cuando todavía ni siquiera termina la nochebuena, preguntamos cuantos días faltan para que vuelva a ser Navidad otra vez.

Quienes somos afortunados y aún tenemos a nuestras familias, de pronto recordamos con nostalgia la forma como estas fiestas se celebraban muchos años atrás. En lo personal las mejores navidades de mi vida las pasé junto a mi familia en casa de mi abuela materna. Desde entonces para mi no ha existido árbol más grande ni manera de festejar que se le parezca, y aunque no se trata de hacer comparaciones, supongo que era la magia de ser niña y aunque ahora que soy una mujer las cosas son distintas, abrazo mi presente en el que mi abuela no está, pero además de mis padres y mis hermanos se han sumado nuevos integrantes a la familia, quienes sin importar que sean aún muy pequeños, han venido a recordarnos la magia y el verdadero sentido de estas fiestas.

De eso se trata el cortometraje que quiero compartirles en este último día de la semana en el que todos ustedes estarán junto a sus familias disfrutando de la comida, los regalos, pero sobre todo de la bendición de estar en una fecha tan importante todos reunidos.

El mejor regalo es ese, los años que la vida nos permita reunirnos a la mesa para compartir la comida y los buenos momentos. Aunque de manera sencilla ese es el mensaje de esta pequeña historia animada que formó parte de la campaña de publicidad de una cadena de cines canadiense y que me encantó para que fuera mi regalo para todos ustedes en esta Navidad.

Como ya es costumbre, les dejo el making of y el cortometraje completo. Espero que la pasen super y que más allá de lo material, Dios los llene de bendiciones en estas fechas y siempre.



¡Feliz Navidad!

El Lago de La Paz.

on jueves, diciembre 24, 2015

Tú no puedes evitar que una persona te critique... ¿Te han criticado alguna vez? probablemente tu respuesta es SI.

Tú no puedes controlar la mano que tira la piedra a un lago, de lo único que si tienes control es de las ondas que esta produce en tu lago. Eso es lo único sobre lo que tendrás dominio.

Recuerda que nada es personal. Quien te critica no te conoce, no sabe como es tu trabajo, desconoce tus circunstancias, y el efecto que un comentario malintencionado o no puede tener en ti. Es imposible controlar las opiniones que otros tienen y emiten respecto a ti, pero lo que si puedes hacer es decidir que tanto eco vas a permitir que ese juicio haga en ti. 

Ejercicio:
1. Piensa en una cosa que te molestaría mucho que dijeran de ti. Algo que si te afecte en tu trabajo, tus relaciones personales etc.

2. Ahora haz lo contrario, piensa en algo que no te afecte, cualquier juicio, idea o rumor que te da igual o que no te importe ni quien lo diga ni como lo diga.

El día que de verdad sea cierto lo que dicen de ti, o que en realidad tengas ese defecto por el que tanto te critican, será cuando ya no tenga carga. 

La realidad es esta: tienes que prepararte para ser criticado, independientemente de si eres un líder o no. Todos los días debes decir: "Yo soy", "Yo he sido" o "Puedo ser": (agrega aquí el adjetivo calificativo que se te ocurra). 

Lo que estás haciendo con esta práctica es aceptar tus propios juicios, puesto que no nos vamos de aquí en paz hasta que logramos sanarlos todos.

En la medida que dices: "Yo soy", "Yo he sido" o "Puedo ser": comienzas a procesar eso, hasta que llega el día en que cuando alguien te dice algo negativo ya no te afecta, porque no es algo nuevo para ti y de alguna manera ya lo has trabajado.

Ejemplo: "Que mal te ves hoy"... Respuesta: "Sí, efectivamente hay días en que me veo mejor que otros, pero aquí adentro estoy perfecto. Muchas gracias".

Cuando sanas y aceptas la sombra de la tierra, la integras y se hace LUZ...  Acepta tu parte oscura y tu parte luminosa, pues la única manera en la que alguien puede afectarte, juzgándote correctamente, necesitaría conocer todo tu presente, tu pasado y tu futuro. 

Recuerda que no puedes evitar que te arrojen piedras, tan sólo puedes mantener apacible tu interior, eso es el lago de la paz.

En tu única Vida: ¿De qué no te quieres perder? - Día 007

on miércoles, diciembre 23, 2015
Una de las cosas que tuve muy claras desde que empecé a escribir en este blog fue que no publicaría posts por obligación y que por esa razón las actualizaciones aparecerían cuando realmente tuviera algo padre para compartir o que le aportara algo positivo a quien me hiciese favor de dedicarme parte de su tiempo para leer lo que hay aquí.

En estos últimos meses y semanas esa ha sido la razón por la que no he publicado con la misma frecuencia ni mis posts han sido como lo fueron hace años... En el caso del libro de Odín que he estado contestando y al mismo tiempo compartiendo con ustedes mis respuestas, cada martes digo que voy a avanzar con eso y no lo he hecho. No ha sido falta de tiempo, porque aunque sí, he tenido mucho trabajo ahora que no tengo un empleo fijo; pienso que eso es sólo un pretexto, pues al igual que todos ustedes, tengo las mismas 24 horas del día para realizar mis actividades; pero por una cosa o por otra, aunque las ganas de escribir están ahí, no lo hago... Supongo que es cansancio, aburrimiento, no lo sé definir... Me imagino que a todos nos pasa, pues yo soy tan normal como cada uno de ustedes y si de pronto no publico nada es precisamente porque quiero conservar esa magia y ese compromiso de que mis letras no caigan en la monotonía, y sean positivas para quienes me lean.

Es muy curioso que en esta parte final del 2015 y en vísperas de Navidad me toque publicar la página correspondiente al día 7 de este libro que ya menciono y que en esta ocasión hace referencia a los prejuicios...  Me he quedado buena parte del día reflexionando al respecto y ha sido un poco difícil contestarla porque a diferencia de otras páginas en las que hablo de los sueños o de esa parte creativa y que imagina en positivo, hoy es como hablar o poner al descubierto los defectos y prejuicios que caracterizan esta naturaleza imperfecta que tengo como ser humano...

Aquí retomo el llenado de las páginas de este libro que había quedado un poco en el olvido desde septiembre...

"En Tú Única Vida: ¿De Qué No Te Quieres Perder?"... Día 007.
¿De qué prejuicios te quieres deshacer? 
Nosotros: •De catalogar a la gente por su forma de vestir •De pensar que alguien es cerrado de mente porque es religioso •De pensar que una mujer es menos exitosa o menos inteligente por decidir dedicarse a ser madre y ama de casa 
Tú:
La verdad es que es un poco difícil responder a esta pregunta, porque eso implica poner al descubierto mis múltiples defectos. 
Creo que uno de mis principales defectos es ese, ser implacable respecto a los juicios que emito hacia personas que de alguna forma son superficiales y cometen errores de los cuales yo  no estoy excenta.

Algunos de mis prejuicios son los mismos que ustedes señalan aquí como ejemplo y es una parte "defectuosa"  negativa de mi, en la que es evidente tengo mucho trabajo pendiente por hacer.

Martuchis
23-XII-2015

Cosas que hacen que la vida valga la pena.

on lunes, diciembre 21, 2015

Me gusta despertar de madrugada, porque en tu propia compañía el silencio suele revelarte sin necesidad de sonidos o palabras lo que en realidad tu alma tiene para decirte.

En estos últimos meses son tantas las cosas que mi interior me ha regalado, que el día de hoy desperté con una sonrisa al caer en la cuenta de cuáles son todas esas cosas que del modo más simple me hacen feliz.

-Despertar y que todo esté oscuro y en silencio.
-El agua calientita de la regadera en un día muy frío.
-Soñar despierta bajo las sábanas con un futuro que es incierto, pero que tengo la posibilidad de construir.
-Hablar con ÉL mientras camino por las calles del centro o voy en medio del tráfico en la motocicleta
-Quedarme escribiendo hasta tarde.
-Cenar algo rico y ver una película en pijama y con mi habitación calientita (como el sábado).
-Quedarme leyendo hasta que el sueño me vence.
-Los besitos en los hombros y en la espalda.
-Abrazarte mientras me platicas tus sueños o como fue tu día.
-Jugar con mis perros.
-Abrazar a mi gato
-Viajar sola algún lugar que no conozco cada que hay oportunidad.
-Reírme y jugar como si tuviera la misma edad de mis sobrinos
-Desayunar y charlar con mi madre.
-Caminar por el centro sin prisa
-Premiarme con una banana split o un libro el día de quincena.
-Limpiar la casa mientras canto y escucho música
-Escribir lo que me sorprende o me hace soñar despierta
-Hablar con la persona que amo antes de dormir.
-Ayudar sin pregonarlo a alguien desconocido y volver a casa como si nada.
-Desprenderme de la realidad cuando escucho la música de Tina Malía


-Estar a solas y en silencio.
-No tener que levantarme temprano.
-Compartir una buena charla y una buena comida con alguna de mis amigas.
-Descubrir que ya no me alteran ni me estresan las mismas cosas que a la gente que me rodea si.
-Haberme dado cuenta que me volví una mujer muy práctica.
-Descubrir por accidente y en un día normal: una historia, una canción o música que me estremezca el alma.
-Los tamarindos y dulces enchilosos.
-El pan y el café por la mañana.
-Escuchar alguna canción que me ponga de buen humor.
-Los memes ingeniosos que me matan de la risa...

Esas son sólo algunas de las cosas que vinieron a mi mente en ese instante y tan sólo por el hecho de recordar que es en lo cotidiano donde radica lo más valioso, me sentí en paz.

Siempre he dicho que Dios le ha dado a cada persona una "caja de herramientas", haciendo referencia a los talentos que cada uno de nosotros posee; pero en ese instante entendí también que las cosas que nos hacen felices, (por muy pequeñas e insignificantes que puedan ser),  son parte de ese Kit que ya nos han regalado y que sirve justo para que en esos días en que la vida no es tan fácil o como uno quisiera, no desconectes tu alma y te des cuenta que a pesar de todo lo adverso que puedan ser tus circunstancias, tienes motivos para ser feliz.

Este año casi termina. Me imagino que tu lista puede ser totalmente distinta a la mía y aunque desconozco cuantas cosas de este tipo hayas vivido en este ciclo que casi concluye, deseo de todo corazón que en el 2016 eches mano de todo eso y aumente también la lista de cosas que hagan que tu vida valga la pena.

Por lo pronto esta noche, al leerme, tú ya has hecho que mi día valga la pena...


¡Buen inicio de semana!

Próximo Reencuentro...

on sábado, diciembre 12, 2015

La muerte no existe.
El dolor no le sirve a nadie, ni siquiera a los seres que ya trascendieron.
La vida es alegría y regalo, y siempre hay que tener claro: todos nos volvemos a ver.

En lugar de sentir tristeza, prepara el camino para ese reencuentro, para recibirlo de nuevo en otra experiencia de tiempo y lugar...

Viernes con Karla Souza.

on viernes, diciembre 11, 2015

No recuerdo como ni cuando fue que empecé a ver videos de los conferencistas que han brindado alguna ponencia para TED. Supongo que lo más probable es que la primera que haya descubierto fue la de Odin Dupeyron, que también me gustaría compartir más adelante, pero en el caso de Karla Souza, supongo que así, saltando de un video a otro, fue como dí con esta charla.

Yo no conocía el trabajo de Karla, hasta que la vi en la película: "Nosotros Los Nobles", una película mexicana muy divertida en la que ella interpreta a Bárbara Noble, mejor conocida como Barbie Noble, una chava fresa de buena familia que dio origen a un perfil de ese personaje ficticio en facebook (también muy divertido).

El caso es que a partir de ahí comencé a seguir la carrera de Karla y me di cuenta de que además de ser una chava muy talentosa, no ha tenido las cosas tan fáciles tan sólo por ser una cara bonita.

Igual muchos de ustedes ya la vieron, pero el mensaje que ella da es muy contundente. Igual llega en el momento justo para alguien y eso es justo lo que me gustaría que pasara. Con eso quiero cerrar la semana en este espacio.

Espero que lo disfruten. Buen fin de semana y nos leemos pronto.

Historias en Los Bolsillos

on miércoles, diciembre 09, 2015

Un día de invierno, buscando calidez para sus manos, encontró un montón de historias que llevaba ya acumuladas entre las paredes ásperas de sus jeans...

Estaban ahí.. Esta vez no iban vestidas de letras ni matizadas con los colores del alma; algunas eran muy buenas, y otras mejor aún: reales, pero ya casi no las escribía por una razón muy simple y al mismo tiempo poderosa: se había dedicado a vivir.

Ante los ojos de las demás personas era alguien de lo más normal, pero tras la luz de su mirada habitaba toda la magia que le permitía descubrir, pero sobre todo descifrar a los personajes que merodeaban en los lugares más comunes; así como también a los seres mágicos que de cuando en cuando lograban traspasar esa delgada línea que delimita el mundo real del imaginario.

La nostalgia también se hacía presente... Era inevitable al leer las páginas sueltas del pasado... Ya no dolían, pues ella había dejado de ser esa persona.... Y era curioso al mismo tiempo... Una sensación extraña, porque al leer lo que quedó atrapado en letras y pertenecía a los tiempos que ya no volverían, sentía como si estuviese leyendo la historia de alguien más distinto a ella.

Su cuaderno de diario, (que tardó poco más de 5 años en llenarse), aún tenía algunas hojas en blanco... Escribir un buen final cuando todo alrededor es incierto se puede convertir en una aventura tan grande como la vida misma; y aunque había madrugadas en que se sentía seducida por el silencio y la paz que encontraba en las letras, el tiempo y el cansancio físico también se hacían presentes hasta volverse impertinentes y era quizá que por eso su alma se había acostumbrado a vivir más centrada en la realidad.

Después de tantos años la realidad ahora era distinta... Si bien era cierto que aún pasaba tiempo inmersa en su mundo de magia y fantasía; lo que le reflejaba el presente también era especial y lleno de esperanza.

En el regreso a casa, junto a esa historia inconclusa de fantasmas, el cuento sobre la fábrica de los corazones rotos y tantas, tantas otras historias; metió un papel en el que hablaba de una mujer madura con el alma llena de ternura y la seguridad que da el saber lo que se quiere y en tiempos de tormenta (y aunque el mundo que te rodea sea un caos); te centra justo en el sitio donde debes estar.

No había prisa y no importaba tampoco que el cuaderno de diario aún tuviera páginas sin nada escrito. La apremiante realidad quizá indicaba que así quedaría para siempre; pero el alma de aquella mujer tenía la certeza de que para atrapar lo más valioso no era necesario escribir sin presionar a la vida por lo incierto o haciendo hincapie por lo que no está.

Las historias llegarán a su tiempo...

Gracias por seguir ahí. Aunque permanezca en silencio.

Espejismo Literario...

on sábado, diciembre 05, 2015

Y hay noches en las que te busco entre mis letras, porque todo el tiempo que ha pasado me hace dudar hasta casi convencerme de que nunca fuiste real...

Comer, Rezar, Amar (Lección No. 4)

on viernes, diciembre 04, 2015

Misión: Aprender a estar en una relación sin perderme a mí misma. Sin olvidarme de mis gustos, de mis amigos, de mis cosas. Sin olvidarme de mí.

Pensamos que el mejor amor es el que nos pone el mundo de cabeza, que nos sacude y nos absorbe completas pero no necesariamente es así. Qué bonito sería poder estar con alguien que nos haga sentir en paz, que nos motive y nos ayude a potenciar el resto de las áreas de nuestra vida. Alguien que venga a aportar y no a restar.

Hace tiempo vi la película: “Comer, rezar y amar” y me acordé de esta idea:

“Yo me fundo tanto con la persona a la que quiero que desaparezco. Soy como una membrana permeable. Si te quiero, te lo doy todo. Te doy mi tiempo, mi cariño, mi entrepierna, mi dinero, mi familia, mi perro, el dinero de mi perro, el tiempo de mi perro… Todo. Si te quiero, cargaré con tus penas, saldaré todas tus deudas (de todo tipo, literalmente), te protegeré de todas tus inseguridades, te sacaré de dentro todas esas cualidades que no habías sabido cultivar y compraré regalos de Navidad a toda tu familia.

Te daré el sol y la luna. Todo esto y más, hasta que me quede tan machacada y vacía por dentro para recuperar energías que no me quede más remedio que enamorarme perdidamente de otro”.