En tu única Vida: ¿De qué no te quieres perder? - Día 029

on miércoles, marzo 29, 2017
"En tu única vida": Día 029.
¿Qué quieres tatuarte y en qué parte del cuerpo? 
Nosotros: •Plantas e insectos en la espalda •Una estrella en el hombro y un pez en un muslo •En el pecho del lado izquierdo la cara de mi hija y en la espalda a mis padres.

Tú:
Ya tengo un tatuaje que me hice hace casi 2 años y me encanta.
A veces pienso que me gustaría hacerme otro de un gato, una patita de uno de mis perros o un mapache, o un símbolo padre en el antebrazo, pero este último lo pienso por la cuestión laboral. Hay lugares donde no te aceptan si tienes tatuajes, pero definitivamente después del primero que me hice, si me llaman más la atención, hay unos ¡Padrísimos!

Martuchis
29-Marzo-2017

Imaginar en Perspectiva...

on lunes, marzo 27, 2017

Desde niña, siempre me ha gustado mucho ver fotos de lugares y paisajes. Cuando estaba en la primaria me distraía mucho en clases viendo las ilustraciones e imágenes de lugares en otros puntos de la república mexicana o simples ilustraciones en los libros de texto, para inventarme toda una historia... Como era un día normal en esos sitios, como era la gente, e incluso me visualizaba a mi misma ahí.

En la actualidad, con las redes sociales, la cosa no es muy distinta que digamos. La mayor parte de mi tiempo de ocio (que ya no es mucho). me gusta guardar cuanta imagen hermosa encuentro y que en una décima de segundo, sin importar donde me encuentre o si únicamente es un vistazo rápido a las redes durante el trayecto al trabajo o ya antes de dormir, mi imaginación vuela tal cual sucedía durante mi infancia y muchas de esas historias las comparto aquí.

El día de hoy me encontré esta imagen, y se me ocurrió jugar un poco con ella... Visualizarme en algún punto de ese sitio, entre todos esos árboles, y experimentar con los ojos cerrados y los sentidos muy abiertos ¿qué se siente estar exactamente ahí?... ¿A qué huele el ambiente? ¿Hace frío o el clima es templado?... El pino junto al que me encuentro ¿es muy alto? ¿deja que se cuelen los rayos del sol y entibian mi piel?.. ¿Cómo me siento al estar ahí? ¿Qué cosas pasan por mi mente?... ¿Se me antoja estar de pie o sentarme por un instante en el pasto?... o quizá recargar mi espalda sobre el tronco de ese pino cercano, sintiéndo la rugosidad de la madera a lo largo de toda mi columna vertebral... ¿Y si lo tocara con los ojos cerrados, explorándolo con las palmas de mis manos?, creo que eso propiciaría que me concentrara únicamente en el momento, en el disfrutar de estar ahí. 

Jugar a imaginar puede ser algo mágico, porque me regala la posibilidad de ser yo, y al mismo tiempo desprenderme para tener la capacidad de visualizarme a mi misma "desde afuera", como si yo misma fuera otra persona, y es así como la mente y el alma me permiten ir mucho más allá y ver a esa mujer quien soy, pero desde arriba, tal como si pudiera tener la capacidad de hacer un "zoom" y ver lo que estoy haciendo, como si yo misma me observara desde un punto muy alto.

Desde ahí, empiezo a imaginar en perspectiva y desde otro ángulo... Ya imaginé lo que se siente estar en un lugar con todas las emociones y pensamientos reales e intangibles que da el tener contacto directo con la naturaleza, desde la planta de los pies, hasta el último cabello que cubre mi cabeza... pero volviendo a hacer un acercamiento, está vez "hacia adentro", empiezo a preguntarme: ¿en quién pienso estando en un sitio como ese? ¿Extraño a alguien? o simplemente disfruto nada más estar sólo conmigo misma...

Visualizar con los ojos del alma, me permite me darme cuenta que soy un ser humano de lo más simple, y el espacio que ocupo en ese sitio imaginario, al igual que sucede en la realidad que cotidianamente habito, es demasiado pequeño comparado con la grandeza del mundo en el que vivo... Todos los días estoy en casa, duermo, despierto, salgo a la calle, permanezco en un sitio repleto de máquinas y personas durante varias horas; pero he aprendido a ver cada uno de esos espacios de manera diferente cada que pienso que no, mi naturaleza humana no me permitirá que sea así para siempre, y lo mismo sucederá con toda esa gente que pasa al lado mío y ni siquiera piensa en eso mismo que yo.

Volviendo al lugar... La imaginación todo lo permite... si todo lo que llevo en mi interior pudiese materializarse quizá en forma de globos que pueden liberarse, quizá tendría entre las manos un montón de cordones reteniendo de forma parcial todas esas esferas flotantes rellenas de helio y de distintos colores, porque mis emociones: el amor, el miedo, la ira, el miedo, las dudas y todo eso, son cosas que no prevalecen en mi por mucho tiempo y eso me sirve también para darme cuenta que todo lo que me afecta, lo que me entristece o me preocupa, es sólo "por ahora"... Al pasar de una hora, un año, una semana o medio siglo, quizá ya no me afectará ni me preocupará...

En 200 años es muy probable que yo ni siquiera esté aquí, ni tampoco nada de lo que me importa... Y creo que en tu caso, también es así... Desconozco cuáles son las circunstancias en este punto de tu vida, y soy incapaz de imaginar lo que tú podrías visualizar sobre este lugar imaginando en perspectiva; pero de lo que si estoy segura es que tú tampoco eres eterno (a), y tal cual sucede con todo lo que es temporal, cualquier situación, problema, preocupación o emoción que haya surgido en ti al visualizarte de modo imaginario en ese sitio, por lo menos ya te ha permitido desprenderte un poco no sólo de la realidad, sino de quien eres, y eso tampoco es para siempre... 

Gracias por jugar conmigo a imaginar en perspectiva.

Encontrarme en el Silencio

on miércoles, marzo 22, 2017
Desde los inicios de mi vida tuve consciencia del silencio, pero es ahora en esta etapa cuando más he aprendido a disfrutarlo... Lo busco a diario, aunque a veces sea difícil encontrarlo, y cuando no lo encuentro, recurro al que llevo guardado en mi interior... Es ese el que me permite estar tranquila cuando afuera hay desorden y desconcierto por las cosas que no está en mis manos controlar.

Creo que eso es lo que me gusta... La sensación de saber que en ese espacio tranquilo puedo encontrarme con la mujer que soy y soy capaz de visualizarla mucho más allá de los problemas, de los roles de hermana, amiga y todos aquellos en los que la gente que habita conmigo pudiera etiquetarme.

En el silencio me doy cuenta también de mi propia fragilidad e impermanencia, y celebro el regalo de ser hoy esta persona en quien me he convertido, porque no obstante que tengo una fecha de caducidad como todo lo que en el universo existe, sea tangible o intangible; es precisamente eso lo que me permite verme desde afuera, como un ser de lo más simple, pero al mismo tiempo como la protagonista de una historia que se va escribiendo día a día y que aún así cada vez es diferente.

Mi piel siente, mi corazón es tan humano que experimenta amor, alegría, enojo, tristeza y todas las emociones que en su interior puede experimentar el alma humana; pero es a través del silencio que varias de esas emociones dejaron de habitar en mi de forma continua y habitual; permitiéndome ser más libre, mucho más tolerante y al mismo tiempo hacerme entender que todo cuanto sucede a mi alrededor es como las estaciones del año, sólo por un lapso intemporal.

He visto mucha gente que escapa de la realidad buscando el ruido, se aisla colocándose audifonos para escuchar música, otros no son capaces ni siquiera de estar a solas por un instante consigo mismos y encienden el televisor mientras permanecen sin ninguna compañía en casa o con la radio mientras se desplazan en un coche con los cristales cerrados.

La música es un buen boleto para viajar fuera de la realidad mientras el cuerpo y la presencia física habitan en el presente... En lo personal yo la utilizo cuando quiero soñar o imaginar; quizá son entonces para mi los únicos momentos en que el silencio tiene sonido y armonía... Es quizá por ello que defiendo tanto esos espacios -aunque sean pocos y por breve tiempo- porque son un regalo de mi alma hacia mi.

Quizá por eso me encantaba trabajar manejando de noche, y en ese momento presente de mi vida, en el vigésimo tercer día de un mes tercero, cuando ya han pasado exactamente diecisiete años desde que comenzó un nuevo siglo, cerca de la media noche vine a darme cuenta que me encanta encontrarme conmigo misma en el silencio, que irónicamente se produce mientras estoy en un ambiente laboral donde el ruido de las máquinas y de la gente trabajando me permite estar con quien en realidad soy.

¿Qué hago cuando eso sucede? Me doy cuenta como estoy por dentro, me enfrento a mis miedos y debilidades y los veo mucho más pequeños de lo que son en realidad... A veces el pasado me trae imágenes de momentos que ya pasaron y personas que ya no son parte de mi vida, y es como visualizar un álbum de fotos muy lindo que me cuenta en cronología los años de una mujer que ha sido afortunada, pero que en este punto del camino ya es muy distinta, y todas esas memorias, aunque nítidas, se empiezan a transformar como si estuvieran impresas en sepia.

Encontrarme en el silencio me permite también hablar con Dios a pesar de estar rodeada de gente. Es también el único punto donde puedo colocarme para habitar al mismo tiempo en el presente y el futuro, a través de las cosas que sueño y con mi trabajo deseo lograr... En medio del movimiento y todo lo que alrededor de mi sucede, soy también cada vez más consciente que soy una cazadora de historias, y hay días en que en medio de toda esa gente que al igual que yo trabaja en el mismo sitio, soy como una especie de personaje incógnito que la mayoría de las veces escucha más lo que en realidad pudiese contar.

Es así como descubro y voy a atrapando historias... Me he dado cuenta, que a pesar de que yo no lo he encontrado, el amor es real y existen personas que son capaces de trabajar y esforzarse en conjunto por un proyecto de vida; he visto también personas perdidas que todavía no encuentran su camino, y al mismo tiempo me distraigo viendo a quienes simplemente caminan por ahí sin ninguna expectativa de nada...

Todas esas historias en algún punto coinciden y yo estoy ahí para ir siguiendo la madeja que las hilvana... Considero que yo no tengo mucho para contar,  y lo poco que pudiera decir de mi lo hablo muchas veces nada más a través de las letras, y las letras que conforman mis palabras la mayoría de las veces cuentan sobre personas extraordinariamente ordinarias de las que voy aprendiendo y coinciden conmigo en el presente.

Me encanta encontrarme en el silencio porque es como quedar de manera formal para reunirme conmigo misma, con la diferencia de que hoy te he invitado a ti a este espacio tan especial en el que de manera habitual sólo habito yo.

Desde aquí se puede viajar a muchos sitios... Al mundo de los sueños, al introspectivo donde se mira la forma que tiene el alma y no el cuerpo, y a veces en el silencio pienso que tal vez por eso mi camino sigue siendo en solitario, porque mi misión es esa, aprender a escucharme y contar todo lo que el silencio tenga para decir...

De todas esas cosas hablaré en otro momento, hoy tan sólo sucedió que en el regreso a casa recordé lo mucho que disfruto el silencio y tuve muchas ganas de compartirlo contigo y agradecerlo a Dios sin necesidad alguna de palabras. 

Buen viaje hacia el país de los sueños...

Una reflexión sobre México...

on lunes, marzo 20, 2017

Seguramente todos hemos escuchado que en los medios y toda la gente a nuestro alrededor comenta que este año será muy difícil... que si la situación con Estados Unidos, la crisis, y en general se "respira" y se "percibe" una atmósfera de temor y desconcierto hacia el futuro.

No es que no sea verdad, pero la mayoría de las personas desde que inició el año han estado "vibrando" bajo esa frecuencia, y son muy pocos quienes se han puesto a ver todo este panorama desde otra perspectiva, desde la óptica de considerarlo como un reto.

Todo este presente que vivimos quizá nos está brindando la posibilidad de intentar aprovechar todas las diferentes circunstancias que acontezcan durante el año, para que las mismas acentúen nuestro propio desarrollo personal y evolutivo.

Cuando te confrontes con situaciones difíciles, tener en cuenta que estas son temporales, tener en cuenta que son repetitivas, El mundo es repetitivo, puesto que nada de lo que nos encontramos viviendo ahora es "nuevo".

La figura de Donald Trump no es nueva, el panorama que él plantea no es nuevo tampoco; las crisis por las que transitamos en México no son nuevas, Al mismo tiempo debemos tener presente que estas crisis no son como habitualmente hacemos que proyectamos nuestra frustración sobre de otros factores a los cuales culpamos de nuestra insatisfacción, porque siempre pensamos: ¿Por qué sufrimos? 

-Por el gobierno
-Por el PRI
-Por Peña Nieto
-Por el dólar... Etc...

Lo interesante aquí es que si bien es cierto, todo eso existe, no podemos DIVORCIAR a MÉXICO de TODOS NOSOTROS. y si nos ponemos a analizarlo TODOS hemos fabricado este país. 
Para empezar lo hemos fabricado a través del voto, NOSOTROS hemos elegido el gobierno que tenemos (sí, incluso los que se abstiene de votar).

Somos nosotros quienes permitimos que pase lo que pase en este país y porque nosotros simultáneamente no hemos tomado la RESPONSABILIDAD del país en el que vivimos. 

¿Qué hacemos por los demás? México es un país que tiene 70% de pobreza, 70% de la población es pobre... ¿y así nos sorprendemos de la violencia social?.. Yo me sorprendería de que no haya acontecido antes, porque simplemente vivimos un modelo social que no es sustentable, y el que TODOS abrazamos y mantenemos colectivamente. 

Así que como dijo alguna vez John F. Kennedy: "No preguntes qué puede hacer tu país por ti, mejor tú pregúntate qué puedes hacer tú por tu país", 

Si nuestro México transita este 2017 por grandes retos, ¿Qué podemos hacer para superarlos?
Nosotros somos RESPONSABLES de lo que es México en la actualidad, no lo olvidemos, pero pensemos también en que este año es una gran oportunidad para poner a prueba, para pulir, para evolucionar como personas.

Nada es para siempre, todo pasa, aún esta crisis, pasará, y al final nada es tan importante, todo pasa.  


"Somos absolutamente responsables de la manera en que interpretamos el mundo, y por lo tanto de la experiencia que en él tenemos. Porque la experiencia que en el mundo tenemos depende enteramente de nuestra interpretación".
-Buda-

Mensaje para ti...

on miércoles, marzo 15, 2017

Si te diéramos más trabajo, menos te verías a ti mismo. Es tiempo de dedicarte a ti, tiempo de tener esas pausas...
Pasa tiempo con tu familia, con tu pareja, contigo mismo, haz las pases, perdona.

No sabemos si nos queda un minuto de vida o muchos años, pero que tu vida, cada día, sea un acto de amor.

Regresa a tu pasión, preocúpate menos, y enfócate en ti, ocúpate de ti. Vive un romance contigo y este romance se extenderá a todos los que entren en contacto contigo".

¿Cuál va a ser el acto de amor que vas a hacer en este día, por ti, alguien y por un extraño?

-Tania Karam-

Not Alone...

on lunes, marzo 13, 2017
Hay amores que superan en incondicionalidad al de los humanos...

Me encantó esta imagen y por eso quise compartirla... De paso aprovecho para saludarlos y decir que he estado ocupada trabajando en el especial de radio de Soraya, y aunque no hay mucho tiempo para escribir, no por eso  me olvido de quienes pasan por este espacio. 

Vienen cosas muy padres, y sólo espero darme el tiempo para compartir todo con ustedes.

¡Nos leemos pronto!...

Soraya: Especial de radio... 18 de Marzo

on sábado, marzo 11, 2017

"Quien pasó por nuestra vida y dejó luz, ha de resplandecer en nuestra alma por toda la eternidad"...
S O R A Y A
Especial musical
Toma nota y acompáñanos...Y si por alguna razón no puedes, el domingo habrá repetición (antes del Mensajero Solitario).
Celebremos juntos el cumpleaños de Soraya.

Fecha Eterna...


Ese día me quedé pensando
que algunas personas jamás nos dejan, 
nunca se van por completo.
aunque ya no estén.

Su esencia queda,
su voz se escucha,
las sentimos sonreír

Algunas personas jamás nos dejan...
Son ETERNAS.
¡Feliz Cumple Sory!

Escuchar al Silencio...

on miércoles, marzo 08, 2017

Silencio... Quizá eso es lo que nos haga falta, subir el volumen al silencio y aunque sea de manera imaginaria, colocar un micrófono, para que cuando nadie hable, los mensajes y las voces de quienes sin darnos cuenta nos acompañan, se dejen oír...

¿Estás listo para escuchar(te)?

Entre bonitas y cazadores de historias...

on lunes, marzo 06, 2017


Desde siempre me encantaron las historias... Y un buen día descubrí que yo podía atraparlas a través de la tinta y un pedazo de hoja.

En ese entonces, aún era muy niña y empecé con las que eran propias. Debo reconocer que algunas eran demasiado rosas y nostálgicas, pero de una en una fueron llenando páginas completas que luego se convirtieron en diarios personales. De esa etapa ya sólo me gustan aquellas en las que las letras dejaban entrever alguno que otro de mis sueños, o me reflejaban a través de la transparencia de la hoja, como la mujer que siempre quise y no sé todavía si logré ser.

Creo que lo más importante fue que aprendí a ser honesta y leal a mis propias letras. La convivencia de todos estos años con los sentimientos que se convirtieron en palabra escrita, me regalaron las herramientas que hoy me permiten -por así decirlo- ser una Cazadora de Historias ya experimentada.

Todos los días salgo de casa y mi red está hecha de una pluma de color oscuro y cientos de hojas de cuaderno. Con ellas atrapé la sonrisa de un niño de camino al trabajo y la bendición de una abuela, que sin poder moverse más allá de la puerta de su casa, todas las mañanas ella, le regalaba en forma de buena venturanza a todo el que pasara por ahí.

Plasmé también los colores de los amaneceres, y la caída de la tarde al regreso del Otoño, pude describir también mi encuentro con los ángeles terrenales que fui encontrando a mi paso; y que con sólo verlos a los ojos, supe que estaban escondidos en disfraces de gente muy normal.

Tal vez aquí, comparta alguna de esas historias pasadas o hable más adelante y ya sin miedo, de esa sensación extraña que siento al decir que a pesar de que soy una mujer Cazadora de Historias, hay días en que no sé bien a ciencia cierta como atrapar las mías porque los sueños no siempre moldean al futuro.

Pero hoy no se trata de hojear las páginas para traer de nuevo los recuerdos del pasado; hoy, más bien quiero saltearme todas esas hojas para que juntos lleguemos al punto y al instante donde empiezo a escribir en tiempo presente, una historia que atrapé:

Día normal de entre semana, cerca de las 9 de la mañana, y a punto de abordar un camión de transporte colectivo, vi que adelante de mi subió primero una mujer.

Todos los días me cruzo en el camino con cientos de personas, pero en particular ella me llamó la atención porque mientras yo iba subiendo los escalones de la entrada del camión, los colores de la  falda de su vestido iban dejando su rastro en el camino frente a mi.

Ella se sentó en el primer asiento junto a la puerta, y llevaba un bolso de compras vacío (de esos que tienen ruedas); con el que seguramente volvería lleno de cosas en el camino de regreso. Pero lo relevante no era eso; si no el hecho de que a pesar de que las marcas del tiempo eran muy visibles en la piel de su rostro y de sus manos; los tonos de maquillaje en sus labios y en sus párpados no sólo combinaban con los colores de su vestido; hacían juego con sus ganas de vivir también.

Para ser la primera parte de la mañana, ella se veía impecable y hermosa. Llevaba un saco de color azul con el que abrigaba el frío de esos primeros días de otoño y en uno de sus dedos un anillo con una piedra de color oscuro, que fue el pretexto ideal para intentar imaginar mil y una historias...

¿Hacia dónde se dirigía a esa hora de la mañana?, ¿cruzaría la línea de la frontera para tener algún encuentro y por eso vestía así -porque era un día especial-?... La verdad no lo sé... Mi imaginación dio para muchas posibilidades; pero viéndola a ella, me vi reflejada también a mi.

La belleza interna siempre se percibe en la transparencia o la oscuridad de una mirada; pero en esa mañana atrapé una historia que me habló de que sin importar la edad; el ser una mujer bonita y la alegría de vivir también en la apariencia exterior se pueden reflejar...

¿Hace cuánto tiempo no te percibes a ti misma como una mujer bonita?... Eso no tiene nada que ver con tendencias de la moda o la ropa de marca... Se trata de tal vez salir un día a la calle sintiendo que eres linda por el sólo hecho de tener la posibilidad de ser tú misma nada más...

Tal vez sea tiempo de retomar ese viejo sueño de buscar un vestido lindo... No porque tengas una cita, o un compromiso con alguien, tal vez sea tiempo nada más de que al igual que esa señora bonita en el transporte y que nunca supe en que punto terminó su recorrido, salir una mañana de estas, vestida para tener un encuentro inolvidable con la celebración de tu propia vida.

Martuchis, hay que empezar a trabajar...