Ir al contenido principal

Silencio en letras...


He pasado muchos días en silencio, quizá porque en letras no tengo mucho para decir.
Si hay historias en mi cabeza, y sueños en mi alma, pero no he tenido el impulso de contarlos como otras veces, y aunque tenga tanto por contar, creo que es la primera vez que me pasa, que quiero hacerlo sólo para mi.

Las semanas que se han ido acumulando de los meses recientes, los he pasado totalmente inmersa en el mundo real. Entre las actividades del trabajo, y siendo la mujer que soy ahora en esta línea de tiempo. Adaptándome a lo que hay entre días blancos y grises; pero al mismo tiempo desconectándome del presente en los instantes en que aunque esté rodeada de gente, me quedo sin pronunciar palabra alguna y a solas con mis propios pensamientos.

De esos espacios surge todo lo que aquí comparto... Y lo que hoy tendría para darte -a ti que me acompañas- sería simplemente la idea de que es el tiempo en que al caer las hojas se hace un balance de todo cuanto se ha vivido y de alguna manera se cuestiona al alma si es correcto el rumbo que se lleva hasta ahora.

Los recuerdos ya no duelen, pero se hacen demasiado evidentes en el presente, y los pedazos de un corazón roto sirven del mismo modo para agradecer y vivir de modo intenso todo cuanto se va presenta, sin importar que el panorama la mayoría de las veces sea tan incierto.

Confieso que hay días en que no sé cuánto tiempo permanecerá este silencio en letras... Algo en el alma me hace saber que quizá no mucho; puesto que escribir es para mi como respirar... 

A diferencia de otras veces, me gusta estar más concentrada en esto que soy hoy y es chistoso reconocer que han tenido que pasar tantos años para poder saber por fin quien era yo y cuál es exactamente mi misión aquí...

Cada día, aunque no lo escriba, trato de ser fiel a eso... Supongo que en eso radica este enorme estado de paz... A pesar de que no tenga mucho por decir ahora, tengo la certeza de que conforme los días sumen nuevas semanas que serán parte de otra etapa, descubriré historias y tendré cosas a las que las letras les serán insuficientes para contar...

Mientras esos días llegan, me abrigo en esta madrugada, y me dispongo a soñar...

Gracias por acompañarme siempre, a través de las letras.

Comentarios

Gabriela Diéguez dijo…
Hola! encontré por casualidad este blog. Una de mis máximas adoraciones es la película bajo el sol de la toscana, me encantó lo que escribiste de Frances su autora, y me encanta saber que hay gente que adora tanto sus libros!! :)