Ir al contenido principal

Diciembre


Diciembre otra vez... Una vez más las hojas del calendario están a punto de terminarse y mientras llega la madrugada me doy un respiro, me siento en silencio, para contarte en letras como estoy hoy, en este momento.

El tiempo es escaso y es muy larga la lista de historias para contar en el blog que he ido postergando. Sabes que no me gusta escribir con prisa. Que siempre procuro hacerme de un espacio grande para estar en silencio, respirar y tal como si te mirara a los ojos, abrirte mi corazón y contarte mis cosas... En esta noche de domingo no es la excepción, pero a diferencia de otras veces no quería escribir sobre algo curioso o un tema en particular... Simplemente me apetecía sentarme frente a la pantalla con el procesador de textos en blanco y dejar que las palabras surgieran.

En estos días ha hecho demasiado frío y me la he pasado extrañando... Los días se van entre el trabajo y las responsabilidades de a diario. Ha sido mejor año que otros respecto a todo eso, y aunque el pasado siempre se hace evidente en el presente, ya no lastima ni hace sombra... No sé si será que soy una mujer muy distinta ya a la de hace algunos años o que encontré una forma genuina de ser feliz estando sola, o de estar en paz en medio de todo lo que sucede a mi alrededor de manera vertiginosa.

Mi corazón sigue estando lejos... Ha permanecido ahí cerca de esa playa durante mucho tiempo. No vivo de los recuerdos ni de la añoranza tampoco, pero es increíble y muy difícil de explicar como se puede tener el corazón tan lleno de amor y al mismo tiempo de esperanza que se vuelve el motor principal y mi razón para seguir cada día cuando abro los ojos.

A veces quiero escribir sobre eso... Sobre el amor, entendido más allá de la piel y del contacto físico... De los encuentros entre las almas pactado desde otros tiempos y lugares, y es quizá eso lo que ha determinado mi situación actual ahora y aquí... Sé que mucha gente no lo entendería o quizá me miraría con extrañeza, pero tengo tantas ganas de encontrar la manera de explicar eso, y plasmarlo en una historia tan hermosa como distinta... Ese es uno de mis objetivos principales y sé que encontraré la forma para hacerlo.

Está a punto de cerrarse este ciclo, y la verdad no espero grandes cosas... Todo lo que añoro es tan simple y sencillo como la felicidad absoluta que siento cuando por teléfono escucho su voz, aunque las circunstancias hablen de una realidad tan imposible como incierta...

Hoy, a 10 días gastados del último mes del año, soy muchas cosas... Soy una mujer con risas, con miedos, con honestidad, con un inmenso amor y disposición para cada cosa que vive. Que declina cada vez más la balanza hacia el lado de las cosas que no son tangibles, pero en contraposición son valiosas, como quizá no lo podrían ser para nadie más...

No sé a que se deba, pero el frío y el reflejo de las luces en todos lados lo percibo de un modo muy distinto (a pesar de que los haya visto desde hace tantos años)... Los aromas y el ambiente propios de esta época del año, me confrontan con mis recuerdos de infancia, pero al mismo tiempo con la mujer que en el presente soy.

He sido afortunada... Quizá a eso se reduce lo que quiero decir en la Página Suelta de Hoy... Sólo un regalo es el que deseo, y es el mismo que durante varios años he estado pidiendo...  Con la diferencia de que hoy mi petición está impregnada de FE...

Yo creo que eso es lo que hace falta... No sólo a mi, sino a todos... Del mismo modo que la honestidad para mirarnos al espejo, reflejarnos en nuestros propios ojos, para saber cómo estamos, que es exactamente lo que queremos, en que punto de nuestra vida nos encontramos... Algo así como una pausa, un respiro, un cerrar los ojos para volver a recordar lo que somos, antes de continuar...

Los días que siguen serán pesados y llenos de actividades, pero es el último esfuerzo... Ojalá que vengan cosas buenas, y pronto llegue también ese pequeño lapso para poder estar en casa, dejar de lado las prisas, disfrutar de la buena comida, el amor de quienes son cercanos, de la magia y el aroma de los libros nuevos que tantos meses he esperado para leer, y de las historias apasionadas a través del cine y las series cortas... De todo lo que hace la vida más ligera y maravillosa también.

Nos leemos pronto.

Comentarios