Ir al contenido principal

3:09 am

Me despiertas a las 3 de la mañana con un beso... A veces porque tienes miedo, o tienes insomnio, o simplemente no nos vimos en todo el día, y al llegar a casa el sueño te ganó.

Y hablamos de todo y nada, y te siento tan cerca aunque tenga los ojos cerrados... Tus manos permanentemente frías, en contraste con la calidez de tu alma, me hacen saber que en mi vida eres una realidad.

Otras veces soy yo quien te despierta. Los domingos mientras duermes y en el exterior el frío congela hasta las ganas luego de una extenuante jornada de trabajo...

Puedo seguir escribiendo sobre lo que implica que seas parte de mi día a día, pero de madrugada todo se reduce al instante presente en que disfruto tanto que estés y seas tû.

Sobran las letras y las palabras si me encuentro en ti, aunque haya oscuridad....

Es mágico como en medio de la penumbra tu sonrisa todo lo ilumina...

Me encanta escribirte mientras sueñas.

3:09 am

Comentarios