Ejercicio para tu niño interior.

on lunes, abril 30, 2018
Para realizar este ejercicio necesitas una fotografía tuya de cuando eras niño. Si no la tienes a la mano, o no posees ninguna, sirve también que traigas a tu memoria la imagen de ti, cuando tenías apenas unos cuantos años de vida.

Imagina que a ese niño o niña que estás viendo en esa foto o que tienes en este instante en mente, te la dieran a CUIDAR. Que fuera tu absoluta responsabilidad, hacerte cargo de él o ella físicamente, y sobre todo, EMOCIONALMENTE.  Cuidar su integridad, cuidar sus emociones, su sentir... 

Es fundamental para un niño contar en su vida con una o tres personas importantes en quienes pueda CONFIAR.

Si tu niño interior está a la deriva, si sus padres del pasado hicieron lo que pudieron, pero ese niño o niña hoy se siente perdido, solo, triste; si al mirar hacia atrás te preguntas: ¿qué cosas me he permitido hacerme? ¿Y qué cosas le he permitido a otros hacer de mi vida?, es precisamente cuando ese niño te está necesitando más y de eso se trata este ejercicio.

En el instante en que miras esa foto: ¿Permitirías que a ese niño que fuiste y ahora está bajo tu cuidado lo maltrataran, lo insultaran o le dijeran cosas horribles?... En el momento actual ¿permitirías que otros le hicieran lo que has permitido a otros hacerte?
¿Dejarías que alguien abusara, maltratara o le prometiera a este niño que va a estar siempre y luego le mintiera? ¿Dejarías que alguien le grite o le pegue, lo hiciera llorar o sufrir?

Las necesidades emocionales llegan a ser más fuerte incluso que las necesidades físicas, pero a veces también se comete el error de abusar de un niño o niña negándole amor o cariño.

Mientras ves tu foto de infancia, recuerda todas las cosas por las que has pasado; tanto personales, como profesionales, en el amor, las cosas que has tolerado, la gente con la que te has relacionado, las palabras que aceptaste y también las cosas que te permitiste como no saber decir no, soportar algo que te parece indigno o con lo que no estás de acuerdo tan sólo por temor al qué dirán, para agradar, para tener pareja, porque creíste que esa era la manera correcta de hacerlo.

Mira una vez más tu fotografía, házte esta pregunta y responde con toda honestidad: ¿He sabido cuidar, amar, proteger y honrar adecuadamente a mi niño o niña interior, escuchando y satisfaciendo sus necesidades? 

Mira esa foto... Pregúntate: ¿qué cosas he permitido que le hagan? ¿qué me he permitido yo hacerle a este pequeñito que tengo frente a mi? 

Trata de mirarlo a los ojos si es posible en esa foto. Imagínate que está sintiendo. Si hubiera estado por todos estos años perdido, sólo, asustando, regañado, sin guía, sin dirección y sin amor. 

Ahora habla con él o ella. Desde tu interior dile: "¡Hola! (llámalo por su nombre) ¿Me dejas hablar contigo? ¿Me permites acercarme? 
Imagina que te responde que si, porque te ha estado esperando durante todo este tiempo.

Míralo y dile esto a tu manera: "He venido por ti, porque ya no quiero dejarte en soledad. Quiero pedirte perdón porque te he descuidado. Porque no he acudido a tu llamado, porque no he sabido ser para ti alguien presente y que atienda tus necesidades. Pero hoy, aquí estoy frente a ti. Te miro esos ojitos, re reconozco, TE AMO; y quiero pedirte que me permitas cuidarte, quererte, acompañarte de aquí en adelante.

Quiero ser para ti como un padre, y también como una madre. Quiero darte todo lo bueno que tú mereces, porque tú eres ese niño o esa niña que soy yo, y ser tú está muy bien. No tienes que ser otro u otra.  

Quiero que me dejes abrazarte, cuidarte, alimentarte y quererte sanamente. Quiero que te puedas sentir libre, feliz, acompañado (a), seguro; y sobre todo: muy, muy amado. 

También quiero pedirte, que me acompañes en mi proceso de encontrarme y ser feliz. 
Te necesito en mi vida, para recordarme la alegría, la sorpresa, la risa, pero también te necesito para que me recuerdes a cada instante la ternura y la paz que transmites al verte dormir.

Quiero que caminemos juntos, que juguemos, que corramos y disfrutemos juntos de la vida. Yo prometo cuidarte, darte lo que necesites y siempre escucharte y atender a tus necesidades... Porque YO soy TÚ y TÚ eres YO; y juntos somos uno solo. Ahora estás en MI y te miro, te siento y te quiero. 

Ahora podemos ser libres, ahora puedo ser YO, porque soy valioso, porque sé honrar a mi niño interior, porque me siento seguro y me siento amado. 

Después de esto, imagina, visualiza, siente como tu niño interior te mira con ojos emocionados ¡y corre a abrazarte!... Siente su abrazo, siente su perdón, siente su presencia en tu vida... 
Permanece así por unos cuantos segundos. Luego, toma una respiración profunda, y atesora esa foto, ese recuerdo, como un padre o madre orgulloso guardaría algo que su hijo le ha regalado.  

Busca hacer este ejercicio de vez en cuando. Cada vez que sientas que no puedes, cada vez que sientas que estás solo, ahí estará. Ese niño o niña estará contigo...

Mucho de lo que nos permitimos es porque nos asumimos adultos y porque creemos que algunas de las carencias con las que hemos crecido, emocionales o físicas, con los pocos buenos ejemplos que tuvimos a nuestro alrededor y a lo mejor de manera instintiva sobreviviendo a esta vida, dan como consecuencia las cosas que hemos permitido y las que también nos hemos permitido a nosotros mismos. Entonces creemos que está bien porque somos adultos.

Si volteas a ver tu foto, con la edad que tengas hoy, (sin importar cuál sea), ERES esa foto. Ese es tu YO VERDADERO, es tu YO REAL.

En la actualidad estás listo para cuidar a todos, a tus hijos, a tus padres, a tu pareja (la mayoría de las veces con relaciones bastante tóxicas), todos siempre por encima de ese niño o niña de la foto.

Nadie en sus cinco sentidos, si le dieran a cuidar a ese pequeño que estás viendo en la fotografía, probablemente no permitirías que le pasara ni la mitad de lo que has vivido. 

Yo espero que esa foto y esa imagen, la próxima vez que alguien quiera maltratarte o cometer alguna injusticia, o peor aún, que tú mismo te auto maltrates, te haga detenerte y que no lo permitas. 

Si no recuerdas como fuiste de niño o no tienes fotos y sientes que nunca te has amado, o simplemente no puedes conectar con tu niño interior, puedes hacer lo siguiente: 

1. Reconoce: Que en ti, como en todos nosotros, (y tú no eres la excepción porque no eres raro, no eres diferente, eres uno de nosotros). Se encuentra aquel niño interior que puede estar descuidado, lastimado y sin seguridad.

2. Escucha: Como se siente y que necesita de ti. A veces mirar tu cuerpo frente a un espejo, atender un síntoma físico recurrente, o notar los sentimientos que surgen en ti cuando te sientes rechazado, solo o enojado, te están hablando del niño que está ahí. 

3. Ofrécele: ser tú el adulto que le procure lo que necesita. Amor, aceptación, límites, estructura, comprensión, CONFIANZA sobre todo. Asegúrale que no le vas a abandonar y que siempre estarás a su lado.

4. Disposición: del tiempo y los recursos necesarios para estar con tu niño interior, atenderlo adecuadamente y que poco a poco vaya ganando tu confianza, en un proceso de reparentalizarlo y adoptarlo. Tienes que convertirte en su propio padre o madre.

Cuando ves tu foto es inevitable sentir ternura y preguntarte al mismo tiempo cómo has sido capaz de permitir que le sucedan tantas cosas, como lo dejaste, como no estuviste, como no lo atendiste, como es posible...

Que este ejercicio sirva para que recuerdes siempre que ese niño de la foto aún existe, y no te olvides de defenderlo, cuidarlo, quererlo y protegerlo. Guarda esa foto en tu celular, y cada vez que te pase algo, pienses que sigue ahí y que todo lo que hagas a partir de este momento sea, para que él o ella esté mejor.

Haz que el niño que eras, no se avergüence del adulto en que te has convertido.

Página Suelta de principios de Abril

on sábado, abril 28, 2018

6-Abril-2018

Tenía ya un buen ratillo de no venir al diario inédito a escribir... Hoy es madrugada de Viernes, muy lejos del amanecer del Sábado... Espacio de tiempo que disfruto tanto, tan sólo por el hecho de que es mi recompensa al final del día, tener tiempo para mi.

Es el cuarto mes del año ya... El tiempo ha pasado de manera impresionante, y hoy quiero atrapar en letras justo esta última parte del día en que pensé una vez más en ese alguien a quien imagino como parte de mi vida tantas noches; y aunque aparte de eso hay personas y situaciones del pasado que con mucha frecuencia me ensombrecen; el día de hoy, mientras estaba en el trabajo; de pronto recordé una canción que Liz, una gran amiga y antigua compañera de trabajo me comentó que Emmanuel, (el artista que la interpreta) la dedica para Dios.

Esa canción yo la conocía desde siempre; desde la época en que crecí escuchando música de todo tipo en casa de mi abuela, pero no obstante eso; el día en que mi amiga me contó eso, yo no lo sabía y desde entonces jamás la volví a escuchar igual y cobró un nuevo sentido para mi.

Pero volviendo al tiempo presente, lo lindo fue, que justo en este día me dio mucha fortaleza ... También hace un par de días atrás, escuchando en la radio como es el procedimiento para un trasplante de corazón; me quedé maravillada por el fabuloso funcionamiento de ese órgano tan vital para todo ser humano, y que estando sano, latiendo dentro del pecho de cada uno de nosotros, aún no hemos sido capaces de valorar la función que tiene dentro de nuestro cuerpo.

Estoy asombrada y con una fascinación tremenda debido a eso... Tal vez es algo no relevante para muchos, pero yo hoy quería compartirlo contigo, además de escribirte la canción que hoy me tranquilizó, hizo de lado a la tristeza y me llenó otra vez el corazón de fe.

No se donde estés en este momento, pero hoy ha sido un día más en que espero que que me lees, estés más cerca de lo que sueñas, o de que encuentres lo que desde siempre has estado buscando... Sonrío al imaginar eso, pues es entonces cuando me doy cuenta, que ni tú ni yo somos tan distintos y como todas las personas nos merecemos la oportunidad de ser felices.

En el umbral entre un día y otro, desde aquí te mando un abrazo; y mientras eso sucede cuídate. Te prometo cuidarme yo también.

Gracias por compartir conmigo este trocito de fe, que quise convidarte en letras.

Besos en la Penumbra

on jueves, abril 26, 2018

Madrugada de viernes y tan lejos del amanecer del Sábado... Llegó a casa y envolvió su figura en la penumbra, que se amoldó de manera perfecta a su abrazo.

Mucho antes de que el día acabara, ella le había pedido que si cuando volviera a casa ya estaba dormida, le hiciera despertar a punta de besos... Por supuesto que cumplió su promesa, aunque no fue del todo fácil... Lo intentó varias veces, siguiendo la ruta de las figuras indelebles plasmadas en su piel; y luego la de las constelaciones lunares; pero era ya muy tarde y el sueño la había llevado  ya, demasiado lejos de ahí.

"No importa lo que haya pasado... Todo mi día cobra sentido al llegar este momento"...

Eso fue lo que le susurró al oído cuando no despertaba y se dio por vencida; mientras al mismo tiempo apartaba los cabellos desordenados que habían caído y cubierto por completo su rostro... Ya no importaba tanto si sentía o no; pues en ese mismo instante, y antes de que el cansancio la venciera, plasmó un pequeño beso en su espalda; luego se recargó en su hombro, y entonces si, cerró los ojos dispuesta a emprender el camino para alcanzarla en el país de los sueños. 

20 de Abril

on viernes, abril 20, 2018
Quiero que este día (y también todos los demás) hagas los planes que te apetezcan, que sonrías mucho, que te estreses menos, que compartas cosas con tus amigas, que te pongas esa camiseta que le parece fea a todo el mundo si a ti te gusta.

Que en un futuro cercano sea posible ese sueño de ahorrar y entre las dos decidamos a qué país viajar y que con una mochila pequeña nos sobre. Me encantaría que descubrieras canciones conmigo y playas perdidas.

Quiero darte las gracias, porque aún sabiendo que podrías estar con cualquiera, prefieres comer papas y refresco o jugo en un parque conmigo en verano hasta sabe Dios que hora... Que podrías estar con cualquiera, tener mil camas (porque ofertas no te faltan), pero por convicción, desde hace apenas un lapso breve prefieres un pequeño espacio junto a mi.

Quiero que vivas sobre todo por ti, sin tener que morir por mi. Ni por nadie. Que ninguna pierda la guerra y luchemos las dos.

Que las fechas sean irrelevantes y no exactamente necesarias para acordarnos de todo... Prefiero que cada día normal sea una celebración de que existes y un día te aferraste a cruzarte en mi camino; y que eso sea el pretexto perfecto para buscar todos los días como agradecértelo y no dejar de abrazarte y decírte al oído las cosas que te gusta saber que pienso y siento por ti...

Algo muy importante y que te he dicho siempre: No quiero que seas de mi propiedad, pero independientemente del tiempo que nos toque compartir, ojalá tengas ganas de verme muchas veces, y sigas apareciendo aunque no me avises afuera de mi trabajo, que me beses aunque no te lo pida. Y sobre todo que siga esto de respetarnos y hablarnos con la verdad hasta que nos queden más ganas de querernos que de discutir

¿Sabes? Ayer durante todo el día pensé en que me perdí de muchos años importantes para ti... O quizá no, porque todo llega a su tiempo y tal vez si hubiera sido antes, ni tú ni yo seríamos lo que somos ahora, ni tampoco estaríamos listas... Pero hay algo de lo que si tengo la certeza absoluta y te lo diré: Hoy que has completado una vuelta más al calendario, nadie se alegra más y agradece por tu existencia más que yo.

Que sigas siendo tan libre, con esa intensidad en todo lo que vives, tan llena de sueños como de curiosidad... Tal como ya eras desde mucho antes de que me invitaras a ser parte de ti.

Foto: "El Beso", Gustav Klimt

Feliz Cumple Hermosa.

Bendición y Despedida

on jueves, abril 19, 2018

Bendigo mi vida y la tuya.
Bendigo la dicha de coincidir.
De vernos a través de la ternura y amor.

Bendigo mi reflejo en tu espejo, tú mi maestro.
Recuerdo los momentos que nos ganó el dolor y las heridas, en los que no supimos acompañarnos pero sí lastimarnos.

Todo el aprendizaje fue como ambos consciente e inconscientemente lo pedimos.
Agradezco tu existencia, aunque ya no vaya de la mano de la mía.

Gracias por verte en mí, por dejarme contribuir a tu crecimiento y tú aportar al mío.
Gracias por la complicidad para dejarnos ir.
Gracias porque identificamos heridas no reconocidas.
Gracias por recordarme lo que no me merezco y no deseo volver a permitir.
Gracias por haberme impulsado a este viaje de amor propio.

Gracias por haberte cruzado en mi camino y por todo lo que aprendí de ti.

Ejercicios de Perdón para limpiar tu pasado emocional.

on lunes, abril 16, 2018

A lo largo de nuestra vida, todos experimentamos situaciones con otras personas que nos dejan además de sentimientos negativos, una carga emocional muy fuerte. A través de los años he conocido personas (la mayoría dentro de mi familia) que llevan a cuestas el peso de enojos o rencores que pasaron varios años atrás; y para mi es sorprendente que a pesar del tiempo y de que algunas de esas personas ya fallecieron, el sentimiento negativo prevalece.

Yo no soy la excepción... Hace algunos años atrás estaba empezando a seguir ese mismo patrón familiar, pero desde hace algunos años atrás y a raíz de algunas experiencias propias he aprendido a manejar un poco más todo eso. Nunca me he considerado una persona rencorosa, pero tampoco soy perfecta y no puedo decir que haya circunstancias que no me afecten, pero a diferencia del pasado, y aunque hay cosas que no está en mis manos remediar, he aprendido a hacerme responsable de mis acciones, pero también he aprendido a soltar a través del perdón.

Dicen que nada es casualidad... Hace poco tiempo me tocó vivir una experiencia triste, pero de la cual no me siento culpable porque sé el grado de responsabilidad que yo tengo al respecto... Sin ahondar mucho en detalles sólo quiero decir que es la vida misma quien te pone las señales en el camino y precisamente hace unas semanas atrás encontré estos ejercicios que en este inicio de semana me parece muy valioso compartir porque quizá -como a mi- le puedan servir a alguien que más adelante pase por aquí.

De todo corazón deseo que así sea.


Ejercicios de Perdón:


1. Mente curiosa:

El primer ejercicio consiste en mirar con curiosidad ese patrón de comportamiento subconsciente que te está bloqueando.

Para ello, lo primero que debes hacer en buscar un lugar cómodo y relajado donde sentarte. Intenta entrar en un estado de relajación: lo mejor es recurrir a una respiración profunda.

Entonces, presta atención a la carga emocional de tu cuerpo en relación al área de tu vida que quieres curar. Puede ser furia en la cabeza, presión en el pecho, tensión en el estómago, etc. Si no llega inmediatamente, imagina qué pasaría (la imaginación tiene poder, no lo olvides).

Si aparecen mucho ruido de pensamientos en tu cabeza, simplemente déjalos ser. No les prestes atención.

Enfoca tu atención, en cambio, en estos sentimientos que te genera eso que quieres curar. Míralo desde todos los ángulos, como algo completamente nuevo. Puede que ante esos sentimientos te debilites un poco, o sientas cosquilleos.

Cada persona lo vive de manera diferente, pero lo único importante es que mantengas tu atención en descubrir lo que está pasando. Observa y descubre esas emociones hasta que desaparezcan por completo.

Una vez que lo hagan… ¡No volverán! Pues la habrás enfrentado directamente.

2. Objeto sagrado:

No todo el mundo consigue hacer el ejercicio anterior fácilmente. Algunas personas, al enfrentarse a esa carga emocional tan pesada, terminan sucumbiendo ante ella. En lugar de enfrentarla, terminan angustiados.
Si crees que eso puede suceder contigo, puedes probar con esto: un objeto sagrado que venga en tu ayuda.

Mientras estás en ese estado de relajación, enfrentando el patrón de tu subconsciente, imagina una hermosa flor o algún objeto sagrado que se cierne sobre ti. Debe ser grande y poderoso, y debes sentir su presencia; así como sus poderes de curación.

En este punto, ¡no tienes que hacer nada!

Deja que el objeto sagrado haga el trabajo por ti, eliminando aquello que necesitas desarraigar de tu mente.

3. Auto perdón:

Otro ejercicio que puedes intentar, profundamente poderoso, es el siguiente.

Ponte en un estado meditativo. Imagina que retrocedes en el tiempo, justo antes de tu concepción. No tienes cuerpo, y no eres más que energía. Estás a punto de ser concebido en un acto de amor incondicional absoluto entre dos personas que son la encarnación de ese amor.

Sumérgete profundamente en esa experiencia. Ahora creces en el útero, y tu llegada es tremendamente esperada por todos. ¡La gente está emocionada de tu llegada al mundo!

Imagina que has nacido en los brazos de un padre perfecto. Puede ser inventado, o alguien que conozcas. Siente el amor que te tienen.

Entonces, imagina que ese padre perfecto te mira a los ojos y te dice, desde el corazón: “No es su culpa. Nunca ha sido tu culpa. Nunca será tu culpa”. Sumérgete en la experiencia por completo. No sólo a través de las palabras, sino con el impacto de ese amor incondicional en tu mente.

No lo tomes a la ligera, pues realmente puede generar un cambio en tu mente.

4. Perdón:

Esta vez, piensa en alguien a quien necesitas perdonar. Pueden ser tus padres o cualquier persona de tu pasado. Este ejercicio es para eliminar el rencor de tu vida. Una vez logrado eso, estarás sanado.

Piensa en esa persona que debes perdonar y siente qué carga emocional te genera. Ahora, imagínate solo en algún lugar: el bosque, la playa o donde quieras. Visualiza a un niño que camina hacia ti.

Ese niño representa a la persona que debes perdonar. Es vulnerable e inocente: él también está a merced de la vida.

Toma al niño en brazos, y dile lo mismo que te has dicho antes en el ejercicio anterior: “No es tu culpa”. Siente profundamente esas palabras en tu interior, hasta que el niño desaparezca en el cosmos.

Volver a verte en sueños

on domingo, abril 15, 2018

Hace un día volví a ver a Adriana en un sueño... Hacía mucho (por no decir años) que eso no sucedía. Esta vez el encuentro sucedía en un campo inmenso muy parecido al de la foto, y que era un lugar contiguo a una casa muy rústica y empedrada donde yo había asistido a una fiesta a las afueras de la ciudad.

Por alguna razón yo salía de esa fiesta a la calle, donde justo al lado había un barandal de poco menos de un metro que delimitaba esa área verde de la cual comenzaban a surgir personas a lo lejos, y que conforme se acercaban al barandal, se iban colocando uno enseguida del otro como en una especie de valla humana y a la espera de reencontrarse con sus familiares.

Ahí fue donde me encontré a Adriana. Ella era una de las primeras junto a los barrotes de madera. Llevaba un vestido muy lindo en tonos morados y verdes y en cuanto me veía, con una gran sonrisa dibujada en su rostro me decía simplemente: ¡Hola Martha! ¿Cómo estás?

Yo le respondía que "bien", pero no me sorprendía verla porque ya en otros sueños a lo largo del tiempo, ese tipo de encuentros son comúnes... Al grado de que algo en mi interior me hace saber que no son un sueño del todo... Sino una especie de encuentro en otro plano o en otro punto  al que de alguna manera yo tengo acceso o estoy receptiva desde hace muchos años.

Después de saludarla yo seguía caminando, porque la manera como me saludó y sonreía me hacía saber que tendría oportunidad de hablar con ella más adelante; así que seguí caminando y descubriendo que a diferencia de otras veces, las personas que estaban junto a ella no eran familiares ni tampoco personas que jamás he visto en mi vida; eran simplemente otros compañeros de escuela o gente conocida que murió hace muchísimo tiempo y que yo había olvidado por completo, precisamente porque abandonaron este plano terrenal cuando yo era niña.

Dentro del sueño seguí caminando y volví a la casa donde originalmente era la fiesta a la que yo había asistido (sólo que por la parte trasera), donde había mesas de madera y gente comiendo en una especie de terraza con columnas empedradas y techada.
Había una pareja discutiendo, al parecer eran la anfitriona de la fiesta y su marido y ya, en eso desperté.

Ya estaba avanzada la mañana cuando abrí los ojos de nuevo al mundo real; pero me quedé con un sentimiento de nostalgia porque pensé que iba a poder platicar con Adriana en algún otro momento, y aunque por lo regular no suelo recordar lo que conversamos durante las veces que la he soñado; me quedé pensando también en que ella aparece en mis sueños cuando han sido momentos difíciles en mi vida y de alguna manera me hace ver las cosas con mayor claridad.

En este momento no es así... Si hay cosas que me preocupan y me entristecen, pero no es nada tan complejo; lo que me lleva a cuestionarme: ¿por qué entonces vino a visitarme y de una manera tan breve?...

Sea como sea, fue agradable verla tal y como era, incluso más bonita de cuando se fue. Aunque el sueño en si en apariencia no tenga una interpretación como tal, lo que me queda claro es que desde hace años estoy totalmente perceptiva a esas cosas y por eso escribo y trato de llevar un registro de cada vez que alguien que ya no está en este plano terrenal aparece en mi mundo aparentemente imaginario.

Sigo pensando hasta este momento si ella habrá querido decirme algo en concreto o simplemente, tal como sucedió en ese sitio, junto a todas esas personas, fue un día simple en el que todos ellos volvieron tan sólo por un día para reencontrarse con quienes no los olvidan...

Fue lindo reencontrarla después de tanto tiempo. Ojalá en otro sueño nos volvamos a ver.

Carta del Universo para Ti.

on miércoles, abril 11, 2018
¿Quieres abrir la carta que el Universo ha dejado para ti?

Respetado ser humano:

Si justo en este momento estás leyendo esta carta, quiero que se sepas que eres un afortunado. Tardé millones y millones de años entre estrellas, galaxias y planetas para poder otorgarte esta oportunidad de leer, reír, llorar, amar, vivir…

No pude crearte como un ser perfecto, ni como un ser Divino, pero te concedí alma y conciencia, te concebí como un ser libre, ¡eres un ser de luz!; pero, de esto sólo te habrás dado cuenta si has despertado.

Yo estoy aquí para ayudarte a cumplir tus sueños, pero sé muy consciente de lo que me pidas, recuerda las leyes del Universo. Por ello, siembra en tu mente paz y tranquilidad, pues todos tus actos, pensamientos y palabras son el reflejo de lo que en algún momento te lo mandaré de vuelta por cien veces.

Ama mucho y ama siempre, pero recuerda que el amor no se trata de posesión, eso no es amor. Amor significa apreciar, admirar, compartir y sentir. Eso sí, es muy importante tener presente que para poder amar a otros seres debes amarte primeramente a ti mismo, tal y como eres, con tus defectos y tus virtudes. Tú eres parte de mí y si alimentas fielmente tu alma también estarás alimentando la mía. Así, lograremos ese gran balance de la vida.

Siento mucho hacerte caer tantas veces. Quizás sientas que te he defraudado, pero créeme, lo que hago es para que aprendas a levantarte, y a levantarte con más energía; para levantarte con un aprendizaje más a tu espalda que te hará más fuerte.

Soy consciente de que te llenaré de lágrimas en varias ocasiones, de tristezas, pero recuerda que al final tengo un equilibrio y en esa gran oscuridad en la que te puedes ver envuelto, siempre habrá una luz para ti.

En el transcurso de tu vida iré quitando a algunos de tus hermanos cercanos, pero no te preocupes y no te entristezcas, ten presente que todo tiene un propósito.

Algunos de ustedes le temen a la muerte, pero es porque nadie les ha contado que la muerte es sólo una extensión de la vida. Y aunque físicamente ya no se encuentren entre nosotros, no mueren, sólo pasan a ser esencia y energía del Universo; esa misma esencia y energía que respiras todos los días.

Nunca te sientas sólo porque no lo estás. Cuando tengas esa sensación recuerda que yo estoy aquí, no hay un sólo momento en que no te mire ni te sienta.

No puedo regalarte una forma física de todo mí ser, eso sería muy complicado, pero te voy dejando trocitos de mi alma para lo disfrutes: te regalo la Luna que puedes contemplar todas las noches, así como las estrellas que la acompañan. Te regalo el Sol y la energía que desprende, también te regalo flores, árboles, ríos, montañas, en definitiva, te regalo la Madre naturaleza.

Sólo te pido una cosa, y es que la cuides, la ames y respetes; también te aconsejo que aprendas de ella, ¡es muy sabia!

Antes de despedirme,
quiero que tengas presente que todos somos uno. Yo no he creado las religiones ni las ideologías. Es más si te fijas, estas sólo actúan en mi opuesto ya que separa a las personas y las clasifica.

Yo sólo he creado seres libres, y como libre que eres, puedes darme la forma que tú desees. Es muy complicado desvelar todos mis secretos, la historia de cómo fui creado o el para qué; así que te pido que aproveches al máximo cada día que te otorgo.

Por último, haz que tu paso como humano deje huella en la mágica historia del Universo, haz que te recuerde por siempre.

Ten muy presente que cada acción que hagas desde el corazón, tendrá eco en todo el Universo.

Porque Te Quiero

on lunes, abril 09, 2018
Te quiero porque encuentro en ti las cosas que nunca busqué, porque me haces soñar aunque esté despierta, porque tu ternura me desarma y me derrite, porque es la primera vez que sé que pase lo que pase no tendré que defenderme o protegerme más adelante de ti.

Te quiero porque me das todo sin pedirte nada, porque no quiero quererte tanto, pero te quiero igual, y es inevitable hacerlo, porque siento que me sonríes cuando pasas por mi corazón...

Te quiero porque tengo grabados cada uno de tus tatuajes en mi mente y entre mis manos, porque me haces el amor sin importar el cansancio ni la hora; porque duermo y despierto pensando en ti...

Te quiero porque ha sido una elección mutua, y sé que tú tampoco tienes ganas de hacer otra cosa...porque la cotidianidad contigo me inspira a escribirte como hacía mucho no me pasaba con nadie (sobre todo cuando más te extraño)...

...Y en resumen: te quiero tanto porque tú me quieres igual. porque al estar cerca de ti, el cielo no queda lejos.

Silencio

on jueves, abril 05, 2018

He escrito muchas cosas en el blog, pero de alguna manera he permanecido también en silencio, porque mis letras expresan tanto, aunque no digan nada en realidad.

He vivido más cosas de las que en esta etapa reciente he expresado en letras... Supongo que quienes me leen lo notan, y aunque extraño contar historias e investigar sobre todo aquello que despierta mi curiosidad; supongo también que ya era tiempo de que experimentara más cosas en el mundo real.

En este tiempo en que de alguna forma he permanecido en silencio han pasado tantas cosas... Algunas muy buenas, otras desagradables, y unas cuantas -muy mínimas- me han provocado tristeza, pero no está en mis manos remediarlas; por el simple hecho de que no puedo hacerme responsable de lo que habita en el corazón y la mente de otras personas.

En cada uno de mis diarios (entre uno y otro), siempre han quedado algunas páginas en blanco.
Nunca lo he hecho de manera intencional o consciente, pero lo curioso es que pasado el tiempo, suelo regresar buscando algún documento u algún otro objeto, y a veces me da por escribir en esas hojas acerca de todo lo que ha sucedido desde la fecha del último escrito que en ese cuaderno quedó, hasta el día de hoy.

En esta madrugada, estas letras son exacto eso... Lo que destino para esas hojas indeterminadas y que a nadie he dicho. Hoy quiero contar en ellas que me encanta ser la mujer que soy, que vivo de manera más intensa y menos dramática que cuando era más joven todo cuanto me sucede y que justo en este momento de mi vida, es un poco paradójico sentir que amo estar viva, incluso en los días de sombra, cuando me preocupan las personas que son a mi cercanas o cuando puedo llegar a sentirme perdida o sin saber que hacer...

Hoy quise escribir sobre eso, porque sé que hay tantas personas que a diario experimentan eso... Es tan humano sentir que amas tu vida y la manera como la compartes, pero puede haber días en que cuando todo acaba y te quedas a solas en tu cuarto, puedes sentir nostalgia, quizá miedo a no ser capaz de aprovechar cada uno de los días que se te regalen; y eso no significa que estés triste o en depresión.

Esos instantes sombríos pasan siempre... La mayoría de las veces logro ahuyentarlos conversando o escribiendo esas cartas para ese alguien superior que desde hace tantos años incorporo a mi vida como algo cotidiano; y es justo eso lo que me da la confianza para fluir e ir aceptando las cosas tal cual son, aunque no sucedan exactamente como yo esperaba.

Y es entonces cuando muero de ganas de escribir, pero me quedo en silencio una vez más porque disfruto tanto ese espacio tan mío...Las conversaciones tan sinceras con Dios en las que le abro mi alma por completo; también las tardes de camino al trabajo o las madrugadas como la de este día, en las que el amor que siento por todos aquellos quienes son parte de mi círculo más vital y cercano, son mi mejor antídoto para sobrellevar las adversidades de lo cotidiano.

En este instante no estoy hablando con nadie, pero en letras quiero contar que apenas ayer en uno de esos regalos que te da la vida, en una charla con una cardióloga, descubrí la magia de vivir sin percatarse de que dentro del cuerpo de cada uno de nosotros hay un corazón latiendo de manera sana y que es un músculo que funciona de una manera tan asombrosa como compleja, lo que a su vez permite que gente como ella, pueda prepararse y tener la capacidad para reparar los de otras personas y devolverles la salud y la vida otra vez...

Tengo que encontrar la manera de escribir sobre eso... También sobre un sueño de hace apenas unos cuantos días atrás que tomo a manera de señal para intentar aterrizar todas las ideas que pueden convertirse en las primeras piezas de una gran historia... Ojalá lo logre, pero necesito del silencio también para que la inspiración pueda hablar...

¡En fin! son tantas y tantas cosas... Pero hoy sólo quise eso... Hablar con letras, en lugar de palabras, para decir que aunque parezca que estoy distante, sigo aquí; en apariencia sin decir ni contar nada en concreto... Tal vez buscando esas respuestas que se dice siempre tantas veces se descubren en el silencio... Aunque en esos días de sombra que son tan humanos (y que mencionaba unas cuantas líneas atrás) no siempre puedo estar excenta; pero cuando es inevitable y me envuelven, prefiero mejor quedarme en silencio... Y en silencio es hoy, todo de lo que mi alma me pedía hablar.

Gracias por escuchar en letras. ¡Buena Madrugada!

Experiencia espiritual en físico

on miércoles, abril 04, 2018

Elegí venir aquí, experimentar una vida vibrante, humanamente dulce: dar y recibir caricias, sonreír mucho, caminar de la mano, correr, abrazar, tocar, compartir miradas...

Después de este breve tiempo contigo, nunca volveré a conformarme con menos....

Ama tu cuerpo

on lunes, abril 02, 2018
Ama tu cuerpo tal y como está, porque es el único que tienes y es el que te ha servido toda la vida, lo haz usado y disfrutado tanto y hasta te ha sido útil para dar vida.

El día que empiezas a hacer eso, todo cambia por completo...