Ir al contenido principal

Conexión Kármica.

Cuando se tiene una relación sexual con alguien comienza todo un proceso energético. Principalmente los chakras raíz de ambos se unen y desde esa intimidad las auras se funden, se fusionan para crear una gran energía áurica alrededor de ambos.

Al separarse, dejan una huella energética y kármica.
Cuando más relaciones se tienen con una persona, más profunda es la conexión. Por eso a veces recuerdas tanto a tu ex o al amante o con quien hayas intimado, cambia tu vibración  y creas lazos energéticos que los unen donde posteriormente se siguen transmitiendo energía a nivel sutil.

En cada relación se adquiere parte de la energía del otro.
Si tienes relaciones con gente densa, inconsciente,  carente de luz y amor, inestable...  Adquieres lo mismo... 

Cambias a un paradigma en que nada te hace feliz aunque tengas muchas razones para serlo. 
Si la otra persona hizo algo que marcó su karma, también lo adquieres tú y eso atrae a experiencias negativas.

Por el contrario si tienes relaciones con alguien consciente, lleno de luz, de amor y que mantiene su energía limpia, se genera un maravilloso intercambio de energía positiva para ambos individuos. 
Ambos se elevan en amor y consciencia.

La energía del amor y la sexualidad es tan grande y mágica que los hace vibrar tan alto que llegan a un estado expandido de la consciencia.

Esa energía también queda en ti como nuevos códigos de luz.

Si te acuestas con una persona con pareja, en consecuencia adquieres la energía de esa persona y su pareja (y las parejas de su pareja).

No se trata de juzgar. En algún momento de nuestra vida, todos hemos tenido sexo casual, aventuras y/o locuras...

Tranquilos, no hay culpables, sólo personas inconscientes y se puede cambiar cuando se decide.

- Primero por vibración: Atraemos lo que somos.
- Segundo por aprendizaje: La otra persona es un reflejo de ti, te mostrará tus sombras para que puedas reconocerlas y mejorar.
- Tercero por conflictos internos: No te amas, no te valoras... (Relacionado con las anteriores)

En consecuencia te relacionas con personas de tu misma vibración. Incluso puedes llegar a enamorarte de alguien así, con la incapacidad de amarte y valorarte hasta llegar a usarte. Pues vibracionalmente percibe tu necesidad de amor. Pero sólo refleja la relación contigo mismo. 

Ámate a ti y amarás al otro y los otros te amarán.
Esto no es una invitación a que no tengas sexo, al contrario, es sólo para que antes de irte a la cama con alguien, reflexiones acerca de con quién y como compartes tu energía sexual.

¡Haz el AMOR cuántas veces quieras! Pero antes de eso vibra alto, para atraer una persona con la que puedas estar estable y que te ayude a crecer y no a hundirte más.

Las personas que vibran alto saben elegir el amor y la luz.
Jamás duermas con alguien como no te gustaría ser.

Comentarios