Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de agosto, 2018

Mundo Sin Prisa | Edición No. 8

Tal como lo prometimos: ¡Estamos de regreso! Esperamos que haya valido la espera y disfruten de todo lo que hemos preparado en nuestra edición No. 8
https://joom.ag/a02Y

Pensamientos fugaces en Lunes...

Han sido días muy intensos y es por las noches o durante el primer instante después de despertar que me detengo por un momento y veo desde afuera mi vida y todo lo que hago...

La verdad son tantísimas cosas, que en serio no tengo oportunidad ya de plasmarlo todo en letras (voy atrapando lo más lindo y muchas veces ya no lo comparto), lo vivo nada más.

Vienen muchas cosas y eso me entusiasma... Me hace saber que estoy viva y que tengo que hacer todo de la mejor manera posible, y aunque a veces las cosas no salen como uno espera, me miro, te miro a ti, y en silencio me doy cuenta que en esta etapa reciente de mi vida, a pesar de todas las dificultades -que nunca faltan- he sido todo lo feliz que una mujer puede ser ¡y eso me encanta!

Buen inicio de semana 😘.

Un Mundo Sin Prisa... ¡Está de Regreso!

Este inicio de semana, a pesar de que ya tenía un tema en mente, no alcancé a prepararles post, pero a cambio les tengo una muy buena noticia:

"Un Mundo Sin Prisa", la revista que editamos dedicada a la memoria de Soraya, ¡está de regreso!

La idea surgió a raíz de una controversia, con un fan que ni siquiera me conoce, pero que por suerte se aclaró; y comentando sobre todo este asunto con Fefi(mi amiga y cómplice desde siempre en esta aventura editorial); llegamos a la conclusión de que precisamente por ese tipo de cosas, nuestro proyecto tiene que retomarse.

No es fácil, porque han pasado ya casi 12 años de la muerte de Soraya, cada vez es menos el material que existe disponible; y si a eso le sumamos las disputas entre los diversos fans que tienen páginas o espacios en redes sociales dedicados a su memoria; se podrán dar cuenta que va a ser una tarea doblemente titánica.

Aún así y con todas las ocupaciones que cada una tenemos, decidimos dar un paso adelante, porque no, no…

Ella es...

Ella es la que hojea muy despacio libros que ya ha visto una y mil veces los domingos a las 3:00 de la tarde. Mientras la ciudad entera está de siesta, ella se recuesta a mi lado y se queda en silencio, mirando al techo, pero la forma como agita los pies me hacen saber que en realidad está mortalmente aburrida y es tiempo de salir.
Ella es quien lee en voz baja cuando está sola lo que realmente le interesa o las cosas que le he escrito... Es quien en el mismo día y a distintas horas puede verse especialmente hermosa con apenas muy poco maquillaje o de cara lavada, usando esas blusas con ranuras hechas a propósito y que son como ventanitas que propician que uno tenga curiosidad de asomarse a descubrir las figuras con tinta indeleble plasmadas en su piel.
Ella es demasiado honesta consigo misma... No corrige a nadie ni tampoco lo juzga; es quien desayuna por la tarde, que prefiere el silencio a un lugar con ruido, quien jamás se impresionaría con unas vacaciones en París o fotos debajo…

De la vida y los temores en agosto.

Miércoles 15 de Agosto, 2018.
He pasado muchos días alejada de las letras, pero sin dejar de pensar en ellas... Es sólo que en esta etapa reciente el tiempo se me va en vivir de modo intenso fuera de las páginas y las palabras.
Así me ha sorprendido agosto: Entre días cálidos, apresurados y llenos de sonrisas que al final del día me hacen suspirar mientras mi cuerpo se relaja en medio de la oscuridad.
¿Te ha pasado que hay días en que todo sucede tan, pero tan rápido, que cuando llega la noche no te queda más que agradecer mientras tu cuerpo está cansado y se te cierran los ojos de sueño? Algo así me sucede... En las páginas recientes escribo un poco sobre mi vida, las cosas que me inspiran y algunas de las que pienso mientras ella duerme.
Lo confieso, hay veces que se asoman mis miedos, los recuerdos de personas y lugares de otro tiempo... El temor a que los suspiros un día terminen, pero todo es tan pasajero, incluso hasta el temor.
De día sucede todo y nada... No hay grandes cosas p…

Madrugada en la ventana.

Anoche, de madrugada, con la luz apagada.
-¿Estás despierta- -Sí, ¿por qué? ¿Pasa algo? -No, nada, tan sólo quería decirte: "Gracias"- -¿Por qué?- -Por darme paz...-
Y su sonrisa iluminó ese instante, mucho más que la luz de la luna en la ventana.