Ir al contenido principal

De la vida y los temores en agosto.

Miércoles 15 de Agosto, 2018.

He pasado muchos días alejada de las letras, pero sin dejar de pensar en ellas... Es sólo que en esta etapa reciente el tiempo se me va en vivir de modo intenso fuera de las páginas y las palabras.

Así me ha sorprendido agosto: Entre días cálidos, apresurados y llenos de sonrisas que al final del día me hacen suspirar mientras mi cuerpo se relaja en medio de la oscuridad.

¿Te ha pasado que hay días en que todo sucede tan, pero tan rápido, que cuando llega la noche no te queda más que agradecer mientras tu cuerpo está cansado y se te cierran los ojos de sueño? Algo así me sucede... En las páginas recientes escribo un poco sobre mi vida, las cosas que me inspiran y algunas de las que pienso mientras ella duerme.

Lo confieso, hay veces que se asoman mis miedos, los recuerdos de personas y lugares de otro tiempo... El temor a que los suspiros un día terminen, pero todo es tan pasajero, incluso hasta el temor.

De día sucede todo y nada... No hay grandes cosas para contar, es tan sólo el hecho de poner en letras mi agradecimiento por las cosas que no pueden calcularse ni materializarse de lo mismo valioso que son... Adoro las charlas de camino al trabajo, el insomnio de madrugada y las risas que me provocan sus ocurrencias, los silencios en los que me hace saber que mi alma por fin se ha conectado y que la vida pareciera insuficiente para intentar lograr los sueños que aún no son posibles, pero le dan sentido a los días ordinarios de entre semana.

En las últimas semanas he pensado mucho también en el destino de estas Páginas Sueltas y de Colores... Hay veces que pienso en que tal vez sea el final de un ciclo, de mis días escribiendo sobre todo lo que pienso y siento de manera pública; pues hay cosas, historias y sentimientos con los que me he vuelto demasiado egoísta; pero por otro lado sé que independientemente de si alguien lo lee o no, cada noche al llegar a mi casa, seguiré escribiendo; y es entonces cuando desisto de la idea de alejarme de las letras, porque sé que muchas personas han llegado hasta mi buscando algo que tenga para decir y quizá sentir que no está solo o sola, y que alguien entiende mejor que nadie lo que se siente tener el corazón roto, lleno de esperanza o estar feliz sin motivo alguno.

Es un hecho, sigo aquí y tengo tantas cosas que no he dicho ni compartido... Es mucho menos el tiempo disponible que los planes y proyectos para este espacio, pero tan sólo puedo decir que trataré de hacer lo que se pueda... Por lo pronto esta madrugada moría por estar aquí, por compartir este espacio en silencio de madrugada, tan sólo para decir que he sido todo lo feliz posible que alguien puede ser, que estoy en paz y con tantas cosas por soñar y agradecer.

Espero pronto tener historias nuevas y cosas lindas por contar.

Comentarios