Madrugada en la Ventana

on lunes, octubre 29, 2018

...Por cuestión de trabajo era ya tarde cuando la alcanzó en la cama.

Ella ya estaba más dormida que despierta, y aún así en medio de su somnolencia, se amoldó con total perfección a su cuerpo y a su abrazo.

Sin importar su grado de inconsciencia, desde siempre le gustaba decirle cosas al oído, pues sabía que en algún recóndito lugar del subconsciente, ella la escuchaba; y en ocasiones hasta entre sueños le respondía.

Así que reclinada entre la curvatura de su hombro tan pequeño y la cascada de cabellos desordenados; se aventuró para averiguar entre susurros ¿cómo estaba su alma en esa madrugada?

-Ya llegué bonita. Ya no pude hablarte en la tarde, ¿cómo te fue hoy?
-Fatal, pero fue lindo al final-
-¿Por qué?-
-Porque en la última parte del día siempre estás tú...-

Posterior a eso, la lluvia fue el único sonido perceptible y el silencio dijo todo lo que con palabras es limitado expresar.

Pensando en letras...

on lunes, octubre 22, 2018
Han pasado tantos días... pudieran no ser demasiados (ya ves como es de relativo el tiempo), pero es inevitable para mi pensar, en los momentos cuando estoy a solas y de pronto recuerdo todo lo que ha pasado desde entonces...
Caigo en la cuenta de que de es un verdadero milagro encontrar a alguien (entre millones de personas) y que sin ni siquiera proponérselo o ser consciente de ello, sea capaz de llenarte tanto de amor el ...

Gracias porque existes.

"De Repente"...

on domingo, octubre 21, 2018


En el umbral de una semana que inicia y otra que termina, el tiempo para hacer las cosas que nos gustan se agota y en ocasiones resulta insuficiente, pero no lo necesario para terminar con el gran compromiso que como fans tenemos de mantener vivo el legado de Soraya.

Hace apenas un par de días, y mientras nosotros trabajamos a todo vapor en la siguiente edición de "Un Mundo Sin Prisa", Dulce Servín, una gran amiga de Querétaro nos compartió el enlace donde Irán Castillo revive uno de los temas más hermosos y emblemáticos de nuestro ángel con guitarra: "De Repente".

Más allá de las opiniones divididas que eso pudiese generar, en lo personal me parece fantástico y un homenaje hermoso de parte de Irán, porque como ya lo he mencionado tantas veces, todo lo que se haga respecto a preservar el legado y obra de Soraya, (ya lo hemos visto desde hace años), depende única y exclusivamente de nosotros los fans.

Ese es el gran compromiso que nosotros tenemos, así que mientras trabajamos para poderles presentar en unos días el siguiente número de nuestra edición digital, los dejamos con el video y la canción en voz de Irán Castillo.

Gracias a Dulce por compartir esto y si nos ausentamos por algunos días de este espacio en los próximos días, ya saben que es por cuestión editorial.

¡Que tengan un gran inicio de semana!

Combo de Sueños

on sábado, octubre 20, 2018

Pasan y siguen sucediendo cosas... Podría pasar esta madrugada charlando en letras al respecto; pero decidí mejor aprovechar estas primeras horas de un fin de semana que apenas comienza y pinta para ser grandioso; para contar sobre algunos sueños que he tenido (me refiero a los del espacio inconsciente); porque algunos de ellos han seguido haciendo eco en mi cabeza en diversos momentos del día; y hasta el instante mismo en que escribo esto.

El primero al que quiero hacer referencia, fue hará cosa apenas de unos 3 ó 4 días. Soñé que iba en un auto con una amiga muy querida que vive en la Ciudad de México. No tengo idea de en que lugar estábamos; (sólo me queda claro que no era aquí en Ciudad Juárez). 

En el exterior se notaba que era ya un poco tarde y las dos conversábamos sobre muchas cosas mientras recorríamos las calles de la ciudad. Ella me decía que si podía ayudarla porque necesitaba hacer algo en su trabajo relacionado con las cosas editoriales y de comunicación como en las que yo tengo ya algo de experiencia, y en tono de broma yo le respondía que sí, que incluso podríamos hacer un intercambio de servicios, porque ella se dedica a la administración y la contabilidad, y yo necesitaba a su vez alguien que me eche la mano con eso.

En eso estábamos, cuando por ese camino que íbamos transitando, de pronto todo era cuesta abajo. Al parecer se trataba de una calle muy,  muy larga, y al mismo tiempo muy angosta, que aparte de que pasaban los minutos y no conducía a ningún lado ni terminaba; a medida que el auto avanzaba, se iba haciendo cada vez más estrecha.

Algo no estaba bien. Lo primero que me llamaba la atención era que en ambos costados de la calle había como una especie de muros de mármol, que viendo ya con más detenimiento, te dabas cuenta que eran como nichos... Como medida instintiva porque ya estaba oscuro, yo colocaba los botones automáticos del auto y subía por completo los vidrios, cuando de repente por fin la pendiente o bajada por fin terminaba y la siguiente parte del camino era una desviación o vuelta hacia la derecha, donde ya no había otro camino que seguir y era justo ahí donde un par de ancianas que en ese punto estaban apostadas en plena calle, nos decían que no había retorno y la única manera de regresar era poniendo el vehículo en reversa.

Yo me quedaba intrigada porque la bajada era bastante larga... No tengo idea de cuánto tiempo tardamos en bajar, pero era evidente que mucho más de 1 hora conduciendo únicamente en descenso. En eso estaba cuando me di cuenta que mi amiga (que iba en el lado del copiloto, se había quedado profundamente dormida), y justo en esa especie de muro-mausoleo que estaba del lado de la puerta de ella, de pronto se abría como si fuera la puerta de una casa, de donde salían varias personas extrañas que se veía de inmediato que eran familia.

No me daba miedo en ningún momento, pero justo en esa parte del sueño yo me daba cuenta que estábamos en plena parte central de un cementerio, y que la familia que había salido detrás de ese pedazo de muro, no estaban vivos. Algunos de ellos se acercaban al vidrio y me expresaban su deseo de que mi amiga se quedara ahí; y yo les decía que eso no era posible, porque ni ella ni yo pertenecíamos (todavía) a ese mundo del que ellos eran parte; mientras por mi mente pasaba la idea de como salir de ahí.

Eso es todo lo que recuerdo...
-----------------


El segundo sueño lo tuve hace ya varias semanas, pero curiosamente es el que más he recordado en todos estos días recientes. No tiene mayor ciencia, sólo sé que me veía a mi misma en otro tiempo, siendo más específica en plena época de la revolución.

Yo estaba con mi familia (que no era la que tengo ahora); cuando de pronto todos teníamos que escondernos porque llegaban soldados de las tropas federales, y al ser todos nosotros parte del ejército insurrecto, era evidente que corríamos peligro.

En cuanto éramos conscientes de eso, de inmediato corríamos todos a escondernos. Primero estábamos en una casa en la que cada habitación estaba como en una especie de desnivel. Esto es, la entrada principal y la sala, estaban construidas a lo largo, y daban a unos escalones que conectaban con la cocina, luego otros escalones y una habitación y así por el estilo cada parte de la casa estaba conectada... Todos terminábamos en un cuarto al fondo que primero tapábamos la entrada con un enorme ropero antiguo, para luego escondernos en una especie de sótano que únicamente estaba tapado con una parte del mismo piso de madera; y así por el estilo pasábamos el tiempo en un intento de huir y escondernos, pero la persecución terminaba en un tren donde por fin nos emboscaban y supongo yo que nos fusilaban, porque en ese instante desperté.
-----------------

Hubo un par de sueños más, pero esos no puedo contarlos porque son demasiado personales; y aunque en apariencia inconexos, estos dos que he compartido en este post, quise escribir al respecto a manera de "combo", porque como ya dije, me han tenido pensando durante todos estos días (de manera intermitente), y porque siempre que sueño cosas así, trato de escribirlas  a manera de registro, porque luego de un tiempo me pasa que descubro o llego a entender lo que dio pauta a que se originaran.

El sueño con mi amiga en el cementerio, no tengo idea alguna que signifique, pero referente al de la huída en la época de la revolución, hay días en que llego a cuestionarme si de alguna manera habré yo vivido en otra línea de tiempo en ese punto cronológico de la historia.

Más allá de lo que la gente que no me conoce pudiera pensar de mi por decir esto, lo escribo y lo reflexiono porque me llama mucho la atención todo lo que tiene que ver con esa época. He leído varios libros respecto a eso, escribí aquí en el blog una historia (que no he concluído) y que involucra al museo de la ex-aduana (hoy MUREF), que es un sitio emblemático de esa parte de la historia de México; y en general tengo una fascinación por todo lo que se relaciona con ello; en especial por el papel tan determinante y protagónico que tuvieron las mujeres de esa época.

Tal vez sea sólo eso... Que hay demasiada información en mi cabeza sobre esa etapa, y mis sueños son la única manera de ordenarla y procesarla... La verdad no lo sé, lo único que yo puedo decir es que era para mi necesario venir a escribirlo -como hago con todos mis sueños raros- precisamente para evitar que se pierdan en el olvido o en medio de todas las cosas que en este momento habitan en mi cabeza y en mis pensamientos.

Eso es todo y lo único de lo que hoy necesitaba hablar en letras.

¡Buena Madrugada!

Para las almas que no alcanzaron a nacer.

on martes, octubre 16, 2018

Este Lunes se conmemoró la vida de todos aquellos niños que no alcanzaron a nacer. 

Me quedé pensando mucho al respecto, porque sé que es un tema  muy doloroso para muchas personas; pero no obstante eso, recordé que en  el libro: "Tiempo de Arcángeles" de Tania Karam, (y que es uno de los tantos que no he reseñado en el blog); hay un capítulo en particular que habla sobre ese tema y que en lo personal a mi me reconfortó mucho respecto a una situación en particular por la que atravesó mi familia y sobre la que nunca he escrito al respecto (al menos no de manera pública), por tratarse de una circunstancia dolorosa y muy personal. 

Sin intentar de ninguna manera, minimizar la carga emocional y dolorosa que ese tema en particular tiene, hoy sólo puedo decir que a pesar de que hay cosas para las cuales no estamos preparados, todo tiene una razón de ser, y esos niños que por alguna razón no llegaron a nacer; para mi son ángeles que viene a darnos una lección enorme de gratitud y fe, y sólo por ese hecho tan simple, su misión, tiene un sentido.

Desde aquí un abrazo enorme para quienes estén atravesando por una situación como esta, y de corazón espero que estas letras que hoy comparto en particular, sean un bálsamo para su dolor y les reconforte el alma como en su momento me sucedió a mi.

-----------
Experiencia con Arcángel Gabriel: 
¿Estoy embarazada?

Estaba de vacaciones en casa de mis abuelos paternos, Don Julián y Lucila, en un pueblo pequeñito y amigable en el que pasé afortunadamente muchos años de mi niñez. Era la hermosa época de navidad y ¡que alegría!, la casa de la abuela se llenaba siempre de comida, galletas, nueces, de un ambiente familiar y de muy buenos amigos.

¡Nunca paraba gente de llegar  y saludar! Así sin previo aviso, sólo entraban y llenaban la casa con su amor y su buena charla. Así ha sido la casa de mis abuelos siempre, a mi me parecía como si fuera el centro del pueblo por tan popular que parecía la casa de mis abuelos y de mis tías tan queridas por todos los que conozco, trayéndoles regalos y ¡más comida! como muestra de su amor.

El 24 de diciembre, después de la cena y la celebración navideña, me retiré al cuarto donde dormiría, yo me había estado sintiendo "muy rara" últimamente y sin saber la razón sólo pensé que se trataba de una indigestión o algo parecido que me causaba malestar. Sin mayor preocupación, me fui a dormir, me puse la pijama y sentada en la cama me dispuse a hacer mis oraciones como lo hago cada noche antes de acostarme.

De repente, al cerrar mis ojos para orar, ¡wow! ¡pum! ¡Ahí estaba frente a mi la carita de un niño víendome alegremente y claro, ¡mi reacción fue inmediata!, le pregunté: ¿Quién eres tú? Él, sonriendo, me contestó: "Tu hijo". ¿Cómo? ¿Entonces estoy embarazada? Le dije.

Él, sonriendo continuó: "Soy Jared" (¿Jared? incluso ante mi duda me mostró en mi mente como se escribía).

Yo abrí los ojos ante la gran sorpresa, intrigada por saber lo que significaba ese nombre. Después de deletrearlo rápidamente y sin dar mayor explicación, volví a cerrar mis ojos, y, sí... Ahí seguía él, Jared, sonriendo.

"Ok..." Dije. Me sentía realmente emocionada ante la sorpresa, ¡Y muy alegre y, por supuesto intrigada!, sin pensarlo mucho, le dije: ¡Siempre pensé que ibas a ser una niña!

Después de decir eso, él ya no contestó nada más... Nos quedamos en silencio, viéndonos y lejos de molestarse por mi comentario, solamente se rió mientras me veía de una forma traviesa. Nos miramos unos segundos más y él, con esa sonrisa juguetona y una seguridad difícil de explicar, simplemente desapareció.

Claro, él sonreía y guardó silencio porque sabía algo, que en ese momento yo no: él no llegaría a nacer, no llegaría yo a dar a luz a un niño o niña, sin embargo no era prudente que me lo comunicara en ese momento, sólo me dio la alegría de conocerlo y saber su nombre. Y así como llegó, de repente, se fue... Su carita sonriéndome se esfumó y sólo me dio el gusto de llegar a conocerlo de esa manera.

Asombrada pegué un brinco de la cama y dije: ¡Creo que estoy embarazada!. En dos segundos ya estaba pegada a un celular, por supuesto llena de curiosidad, quería saber ya que significaba el nombre "Jared" y, según Wikipedia, descubrí que es un nombre bíblico, en el libro del Génesis mencionan que era un patriarca, sexto en el linaje de las 10 generaciones entre Adán y Noé. Y que fue padre del profeta Elías, (el que luego se consideraría como arcángel Metatrón). Por lo que en resúmen, sería el padre del profeta Elías o de Metatrón.

Algo realmente sorprendente para mi fue que encontré en mi investigación que, de acuerdo con su etimología, Jared significa algo así como "el que desciende", como un enviado del cielo, porque en sus días simbólicamente se dice que "los ángeles del señor descendieron a la tierra".

¿Un ángel descendiendo a la tierra? ¿Así o más lindo? Realmente me dejó asombrada ver el significado del nombre y su relación con los ángeles, también con un profeta como lo era Elías, incluso con la mítica relación con arcángel Metatrón. Parecía un nombre muy bien escogido ¡para quien quiera que fuera a ser mi hijo!, para una mujer que habla de ángeles y arcángeles.

Sin duda, el mundo espiritual va siempre más adelantado que nosotros, siempre saben elegir mejor y con más certeza. Para quien está abierto a escuchar y darse cuenta de su grandeza, todos los días nos dan demostraciones que nos hacen sentir de nuevo humildes, ¡ni forma de pensar que yo lo hubiera hecho mejor! ¡Bendito seas Jared!

Días más tarde compré una prueba de embarazo para corroborarlo, y en efecto... ¡Me había enterado primero por mi hijo que por la tecnología! ¡El embarazo era cierto y me lo había dicho mi hijo no nacido! ¡Wow! Sólo que como ya te lo había compartido el 1° de enero 2012 "perdí" a ese bebé, sé que él sabía con esa mirada traviesa que no lo conocería como yo pensaba en ese momento, hoy sé que su alma es libre y que por más breve que parezca nuestro encuentro, fue hermoso y que nunca se pierde una vida por no estar encarnada. Él se presentó ante mi como un niño, no como un bebé, cumplió su misión y el amor nos mantiene unidos. ¡Nada se pierde ante los ojos de Dios".

"Tiempo de Arcángeles"
Tania Karam
Ed. Penguin Random House

Ella es así.

on lunes, octubre 15, 2018

Ella es así, siempre está sumida en su mundo. Ni estando despierta deja de soñar. Vive sonriendo y hablando sola al caminar. Ama mirar al cielo y preguntarse: ¿de qué está hecha la luna?

Si, así es ella, curiosa como ninguna. Siempre anda igual, siempre con la mente en otro lugar. Siempre fuera del planeta.

La Chica del Exterior.

on miércoles, octubre 10, 2018

...Había veces y días en que sentía que esperaba afuera de la puerta principal, aguardando cualquier momento en que abriera para entrar en su vida.

Desde el interior, ella (la chica a quien había ido a buscar), ya estaba más que consciente de que allá afuera alguien existía (pero no de cuánto tiempo tardó en encontrarla entre millones de personas, y de averiguar como llegar hasta ahí).
Las distracciones de su mundo -ahí dentro- eran demasiadas, pero aún así se asomaba de cuando en cuando y le sonreía desde el otro lado de la puerta por espacio de unos cuantos segundos, y eso era motivo más que suficiente, para que La Chica del Exterior se sintiera súper feliz.

Nadie sabía si algún día, aquella mujer tan especial por la que permanecía aún sentada sobre la banqueta, abriría la puerta o quizá saldría hasta afuera para mostrarle el camino directo hasta su corazón...

Desde esa perspectiva, para la gente que pasaba y para quienes contaban sobre su espera, esta historia quizá podría ser muy triste; pero no lo era, porque independientemente de si la puerta era o no abierta, La Chica del Exterior, desde ese borde de cemento había aprendido a disfrutar de todo cuanto sucedía en la calle: de los días soleados al igual que los de lluvia o con frío... 

Incluso, en los días en que ni siquiera había rastro alguno de movimiento en el interior de la casa, a ella las horas se le iban conversando con cuanto personaje pasaba por ahí enfrente, atrapando entre páginas de un cuaderno, los milagros de la naturaleza que ante sus ojos sucedían a diario y eran como regalos. También sobre las historias que por haber permanecido durante tanto tiempo en ese sitio, le tocó presenciar.

Era verdad, sí... Su deseo más grande era que un día le abriera la puerta y le diera oportunidad de entrar en su vida; pero como sabía también que la mayoría de los personajes principales en su corazón ya habían sido ocupados; durante el lapso de tiempo que había permanecido esperando (e incluso en el camino que la llevó hasta ahí); se ocupó de construirse una vida llena de momentos, emociones y recuerdos que con el simple hecho de extraerlos de los bolsillos de su alma, para mostrárselos al presente; era inevitable para cualquier persona, no sonreír.

Yo una vez pasé por ahí... Luego otra vez y verla sentada en la banqueta con las piernas cruzadas y escribiendo en su cuaderno de notas mientras sonreía y saludaba a todo el que pasaba por ahí, se convirtió en parte de mi rutina diaria. 

La última vez que pasé por esa calle, frente a esa casa, me di cuenta que seguía esperando, que la puerta aún no había sido abierta. Por cuestión de tiempo, tuve que alejarme a toda prisa, pero me sorprendió que un par de cuadras más adelante, encontré una hoja suelta que quizá el viento -como travesura- le robó de su cuaderno e hizo que volara lejos, sin que se diera cuenta.  

Estaba un poco maltrecha, llena de lodo, pero aún era legible, y me llenó tanto el alma descifrar sus emociones en letras, pues en ellas hablaba de lo increíble que es coincidir con alguien entre millones de personas y que sin darse cuenta su mirada te estremezca el alma... Tan sólo por eso, La Chica del Exterior ya se sentía afortunada, pues independientemente de si encontraba o no la forma para entrar y ganarse un lugar en su alma, la vida ya le había dado la posibilidad de tener una vida plena y llena de matices desde mucho tiempo antes de sentarse a esperar ahí.

Esta tarde, de camino al trabajo; mientras doblo y me guardo en uno de los bolsillos de mis jeans esa hoja que se le escapo; te cuento a ti de esta historia y suspiro -porque al igual que tú- de corazón deseo que a quien ha ido a buscar se de cuenta de lo especial que ella es y le abra la puerta. Pues hasta yo sé que el día que eso suceda, no se va arrepentir.

Ojalá que sea así.

9-Octubre-2018
2:10 pm.

Octubre.

on lunes, octubre 08, 2018

Octubre me sorprendió, una vez más postergando escribir sobre los sueños... (Me refiero con eso de igual manera a los que llevo guardados en el corazón pendientes de realizarse, y también los que a veces me desconciertan y me hacen despertar a media madrugada).

Las Páginas Sueltas en esta etapa reciente han sido casi todas de color blanco; (pero no porque no tenga nada que decir o historias para contar), sino más bien porque me he dedicado por entero a vivir todo cuanto me sucede de modo muy intenso.

El verano hace rato ya que se ha despedido, pero tal parece que se resiste a irse del todo, por no dejar los recuerdos maravillosos de los días cálidos fuera de su maleta de mano... Es así, como uno a uno suceden los días tan iguales como distintos, matizados de calor y sol intenso; con prisa en el día y húmedas calles oscuras al final del día, que nos llevan a dormir con las piernas enredadas y el alma entrelazada (aún bajo las sábanas), en un intento por sacarle la vuelta al frío, que poco a poco se está empezando a instalar.

La felicidad, (al igual que todo lo que es humano), no es ni será nunca la mejor aliada de lo eterno, por eso, si me preguntaran: ¿Con qué me quedo de este tiempo presente?, diría que con esta facilidad  -todavía- de atrapar en letras todas esas pequeñas cosas cotidianas que se han convertido en mi mejor herramienta para tener paz en medio de todo lo que sucede a mi alrededor.

Si hurgaras en los cajones de mi alma, encontrarías mi block de notas electrónicas, que atrapan en palabras simples montones de charlas profundas (de esas que tanto me gustan), compartidas a la distancia con una gran amiga a quien la vida la ha puesto en un nivel interior muy similar o paralelo al mío.

Quizá, descubrirías alguno que otro trayecto de mi camino al trabajo, hablando con Dios con la voz del pensamiento, o programas de radio en los audífonos que me llevan a reflexionar o me provocan una risa espontánea, como espontáneos son también los momentos en que las almas más nuevas que hay en mi familia, me regalan la oportunidad de ser niña yo también otra vez.

Septiembre se evaporó como un suspiro... Sí, así como esos que sin querer logro atrapar de madrugada con la piel de mi oído adherida a tu pecho, justo un minuto antes de que emprendas el trayecto hacia el país de los sueños... Aunque sea sólo un instante, para mi es: a la par de materializar la felicidad verdadera, robarle también un trocito a la eternidad.

Tú ni siquiera lo sabes... Pero cuando ya te has marchado, dejando tan cerca de mi todo lo que físicamente eres, me siento la persona más afortunada de esta tierra, por todo lo que hasta ahora me das.

Es por eso que me he vuelto tan hermética con todo lo que amo y para mi es importante. Es mi manera de proteger todo lo que tú y yo tenemos de la gente que juzga y opina de lo que no sabe o ni siquiera ha conocido en su vida, tan sólo por joder.

Sé que tú lo entiendes y de alguna manera hasta el silencio en ese aspecto se ha vuelto parte de una complicidad hermosa; pienso también en que todo cuanto me sucedió en el camino (mucho antes de conocerte), era sin duda alguna una preparación para poder llegar a tu encuentro... Cada vez que caigo en la cuenta de eso, lo agradezco con el alma y en silencio le digo a Dios que tan sólo por el simple hecho de coincidir contigo entre millones de almas en un mismo tiempo, volvería sin dudarlo a pasar otra vez por todo y a llorar todo lo que tuve que llorar otra vez.

Es algo muy curioso, porque jamás me he sentido víctima... Hace mucho tiempo ya también que aprendí a no cargar con culpas o resentimientos que no son míos; y en ese proceso me di cuenta que a pesar de los errores, en su momento hice lo que pude... Tal vez no fue suficiente; o más aún: es probable que ni siquiera estuviera lista para lo que pedía... Por más que así lo haya creído, no era lo adecuado para mi, y estar consciente de que únicamente tengo el día que estoy viviendo y los instantes que comparto (y en los que tú, por convicción propia has decidido estar), son la raíz genuina de mi bienestar.

Es lo que me hace disfrutar cada sonrisa, cada respiración, cada beso o cada despedida, así como entregarme por entero a lo que esté haciendo en cada lugar donde a lo largo de cada hora del día  me toca estar.

Octubre es la antesala.. La recta final para cerrar un ciclo... He tenido ya una vida larga, pero al mismo tiempo siento que recién estoy empezando a ser yo, y mis metas están enfocadas no a cosas materiales, o al reconocimiento, sino a la búsqueda diaria de todo lo que encuentro en mi camino y que la intuición me dice que sirve, para que todos los días, cuando me miro al espejo, a la par de amar a esa mujer que soy físicamente y se refleja en el cristal; no pierda nunca de vista a quien está en su interior...

Eso me encanta, de verdad me tiene fascinada... Es similar a como cuando un niño pequeño descubre en sus primeros meses de vida sus manos y el movimiento de cada uno de sus dedos... Así me veo yo todos los días el alma, la veo reflejada también en la forma como tú me miras y me encanta la manera como me has ido acompañando también en todo este proceso... Tal vez el común de la gente no lo entienda; pero sé que habrá quienes sí, y por eso mi enorme deseo de escribir con tanta frecuencia sobre todo eso, porque soy feliz de verdad, porque siento que no le debo nada a nadie, porque los fantasmas de pasado (aunque siguen apareciendo); ya no me hieren y al contrario, los veo con amor y de corazón pido perdón y me arrepiento por el daño que en su momento yo también les causé; porque de alguna manera algo en mi interior me hace confiar que al hacer eso, va a llegar un punto en que todo ese aprendizaje doloroso se diluirá, y esos fantasmas encontrarán también el camino hacia su propia felicidad.

Eso es lo que hay en mi a nivel interior: Amor, estabilidad, pero sobre todo: una gran aceptación de todo lo que soy ahora.

Hablando a nivel material: quienes me leen con frecuencia saben que una de mis grandes pasiones es coleccionar fotografías antiguas (la mayoría de este lugar donde nací y he vivido toda mi vida); porque me encanta jugar a imaginar como era la gente en las imágenes de tiempo atrás (cuando yo todavía aún no existía); como era su vida, y hasta ir más allá e intentar adivinar como eran sus pensamientos y emociones acorde a como eran las circunstancias y su forma de vida en el tiempo cronológico que la fotografía se captó.

Esta foto que hoy tú ves aquí es eso... La imagen de mi ciudad en una tarde con lluvia, justo en esta etapa de mi vida, en que pienso y escribo sobre todo esto, en que me siento feliz y estable a pesar de los aspectos de mi vida que son tan inciertos o tan cambiantes como la vida misma; y que de alguna manera he aprendido a aislar por completo o de mantener al margen de todo lo que me hace sentir bien y contenta.

Yo no estoy en esa foto... Pero eso es lo que está sucediendo conmigo ahora; justo en un instante presente como el que ha quedado atrapado en esa foto de ese lugar tan emblemático de mi ciudad (y muy cerca de casa)... Y que si te confieso algo, es el mismo por el que hace varios años atrás ya, mis pasos me llevaron de modo inconsciente, una noche de fin de año llevando a cuestas una infinita tristeza que me hizo salir de casa, para no evidenciar en una noche de fiesta lo que de verdad sentía... Por fortuna, todo eso no existe más en mi interior.

La verdad no tengo idea de cuanto tiempo más será así; pero ya no me preocupa; porque es maravilloso llegar a una etapa en la que sé perfecto como soy, lo que no quiero, y hasta la aceptación de mis peores defectos, me ha dado una seguridad que no tuve ni cuando fui adolescente... La  simple certeza de todo eso, se refleja en cada cosa que vivo, con todas y cada una de las personas con las que me he relacionado desde el instante mismo en que llegué a este mundo, y también con quienes me he ido encontrando en el camino.

Eso es este día de octubre... Así son mis pensamientos y emociones en este punto cronológico de esa imagen... Una imagen en la que hoy yo he querido dejarte ver un poco más allá de lo que existe allá afuera; y también atraparlo en frases y palabras, para recordar este mes en particular y decir que hasta en los días en que no sucede nada extraordinario -en apariencia-, que no es mi cumpleaños, que no me gané nada; que obtuve ningún reconocimiento o éxito; todo cuanto tengo y no tengo ahora, es justo lo que necesito, y es lo que me hace darme cuenta cada vez que despierto, de que de verdad es una bendición poder existir.

Gracias por este mes y sobre todo, por los días que aún no he vivido... ¡Nos leemos pronto! 
-----------------
Foto: Estatua de Tin-Tan en la Zona Centro de Ciudad Juárez (al fondo la Catedral y la Capilla de La Misión).
Otoño-2018

Quiero...

on sábado, octubre 06, 2018

...Y quiero conocerte. Quiero saber que te hace feliz y también lo que te molesta. Quiero saber cuál es tu película favorita, para así en las noches poder hacer maratón mientras comemos algo rico.

Quiero saber lo que te motiva y lo que te hace decaer para poder servirte de apoyo todas las veces que lo necesites.
Me encantaría entablar una conversación contigo en la faceta de ti que muy pocas personas conocen...

Quiero saber desde el nombre de tu mascota, hasta el de tu mejor amigo.
Quiero dedicarme a conocerte, saber de tus momentos felices y los más tristes.

Quiero invertir mi tiempo en ti, sé que no lo malgastaré a tu lado....

De verdad, todas las noches y en esos minutos en que me quedo en silencio, le cuento a Dios que quiero encontrar el camino que me lleve hacia tu corazón.
----------------------
P.D: Las cosas que pensaba en silencio hace tiempo atrás...