De Ángeles Caídos y Fantasmas del Pasado

on martes, noviembre 20, 2018
Si la historia es como la cuentan, y si Dios (siendo quien es) tuvo problemas con el ángel que más amaba y era su favorito, y aún así lo alejó de Él... Guardando las distancias, ¿por qué habría yo de ser la excepción?

Hace mucho tiempo que yo no pido nada para mi, pero estoy cansada de los fantasmas del pasado a quienes ya les pagué de manera muy cara todas esas facturas emocionales y kármicas que me cargan.

De verdad ya no está en mis manos, ni me interesa tampoco poder cambiar lo que de mi piensan. Pero estoy cansada de ser buena onda, de permitir que parezca que se ponen de acuerdo para  irrumpir a su antojo en el presente que intento construir.

De lo digo. A mi nadie me debe nada y estoy consciente de los errores que yo cometí, pero ya pagué también (y a un precio muy alto mi cuota), y desde entonces sé que jamás tuve ni tendré tanto poder como para arruinarle la vida a alguien.

Lo único que deseo de verdad es que cada quien deje el pasado donde está, para que vuelva a  amar, reír, jugar y divertirse, (pues eso es a lo que hemos venido aquí)...

El pasado ya no puede cambiarse, que cada quien tome lo que le sirva, pues finalmente, lo que yo hice, me hicieron (o nos hicimos), en menos de 50 años a nadie le va importar.

No soy Luzbel, ni tampoco un monstruo, tan sólo soy (al igual que tú), una más de los descendientes de Eva y Lilith, con toda la falibilidad que eso puede tener.

Así que suelta el pasado, de la misma forma que yo lo hice.
Déjame ir, de la misma manera que yo dejé al ángel que más amaba, partir.

0 comentarios: