Orgasmo

on miércoles, marzo 20, 2019

El orgasmo de una mujer no se obtiene cuando le quitas la ropa, o cuando tocas su cuerpo.

El orgasmo de una mujer comienza cuando le mandas un mensaje,
cuando eres su primera sonrisa del día.

Comienza cuando la ves,
y en vez de hablar sobre ti y tu día, la escuchas, atiendes sus problemas, sostienes su mano, la miras a los ojos, en lugar de quedarte en el celular.

El orgasmo de una mujer no comienza sin ropa,
ni en la habitación de un motel,
comienza en las pequeñas cosas, hay veces en que ni siquiera involucra el sexo, puede ser la cercanía física, cuando sabes que la necesita, y que no le permite a nadie más.

El orgasmo puede ser, una charla profunda o una tarde de risa, aquella broma que hiciste y la hizo reír, cuando su alma, lo único que quería, era llorar.

El orgasmo, depende del estado de ánimo.
Puedes cogértela, "hacerle el amor", follártela, (o como le quieras decir), pero la intimidad va más allá de la simple idea de la penetración (una idea muy masculina -por no decir machista- y por ende, demasiado limitada), es jugar con su cuerpo, y su alma, es tocarla por dentro y por fuera.

Es saber que están en libertad, aún entre cuatro paredes.
El orgasmo no es una habilidad física, es sensibilidad emocional.

No es sostener su cabello y hacer que se sienta protegida,
no es apagar las luces y que se sienta insegura.
es simplemente acariciar su alma (más allá de su cuerpo) y sacarla a bailar.

Ilustración: "Dánae" | Gustav Klimt (Óleo y oro sobre lienzo, 1907)

0 comentarios: